Luchan por proteger uno de los depósitos de oro más grandes del planeta