El camino para la selección de México no ha sido fácil