Nuestro cerebro disfruta el sufrimiento de los que no queremos

SIGUIENTE:

Nuestro cerebro disfruta el sufrimiento de los que no queremos Nuestro cerebro disfruta de la desgracia ajena! así lo indica un estudio publicado en la revista 'frontiers in psychology'. Varios investigadores pusieron a prueba el odio de un grupo de personas hacia otro.