Nueva Jerusalén, un pueblo de fanatismos, temores y prohibiciones

SIGUIENTE:

Nueva Jerusalén, un pueblo de fanatismos, temores y prohibiciones Todos los habitantes están obligados a tener la fe viva en la virgen del Rosario y sus apariciones, obedecer al padre Martín Le Tours y cumplir con un reglamento; la desobediencia se castiga severamente llegando hasta la expulsión del territorio.
Copia Codigo
Enlace