Ratas del aire

  • El mito. Pocos animales provocan tanta controversia en la sociedad como las palomas. Rodeadas de EFE

    Ratas del aire

    El mito. Pocos animales provocan tanta controversia en la sociedad como las palomas. Rodeadas de literatura, emblemáticas como mensajeras de la paz, dulces y buenas, la realidad es bien distinta en el medio urbano. El mito de la dulce paloma de la paz se desvanece.  Los expertos las definen

    Ratas del aire

    Las palomas que alegran los parques de las ciudades son más peligrosas de lo que puede parecer.

  • EFE

    Ratas del aire

    Guerra urbana. En la actualidad, numerosas ciudades mantienen una lucha continua contra las palomas. Están consideradas como una plaga debido a los riesgos sanitarios que se derivan de su presencia y las molestias que provocan en el mobiliario urbano. Las heces de las palomas contienen sustancias

    Ratas del aire

    Las palomas que alegran los parques de las ciudades son más peligrosas de lo que puede parecer.

  • EFE

    Ratas del aire

    La controversia está servida: por un lado, sus defensores agrupados en asociaciones protectoras de animales, que ven en las palomas un símbolo de paz, libertad y afecto. Pero por otro, más allá de esta visión idílica, se percibe un recelo entre los ciudadanos e instituciones que miran con

    Ratas del aire

    Las palomas que alegran los parques de las ciudades son más peligrosas de lo que puede parecer.

  • EFE

    Ratas del aire

    Sus rincones. Puentes, tejados, repisas, conductos de desagüe, desvanes, cúpulas, áticos y estatuas son los lugares que las palomas suelen preferir en las ciudades para descansar y nidificar. En las áreas rurales, sus sitios favoritos son los patios de las granjas, graneros, establos, torres… En

    Ratas del aire

    Las palomas que alegran los parques de las ciudades son más peligrosas de lo que puede parecer.

  • EFE

    Ratas del aire

    Enfermedades. Según los ornitólogos, las palomas pueden transmitir diferentes enfermedades: salmonelosis, cuando la gente las toca o cuando depositan sus alimentos en bancos de parques; histoplasmosis, una enfermedad respiratoria; ornitosis, parecida a la neumonía viral; y

    Ratas del aire

    Las palomas que alegran los parques de las ciudades son más peligrosas de lo que puede parecer.

  • EFE

    Ratas del aire

    El hogar perfecto. Especialmente perjudicado resulta el patrimonio eclesiástico, debido a sus características arquitectónicas. Prácticamente todas las iglesias y construcciones religiosas se convierten en hogares ideales para estas aves y un problema grave para la conservación de monumentos. Muchos

    Ratas del aire

    Las palomas que alegran los parques de las ciudades son más peligrosas de lo que puede parecer.

  • EFE

    Ratas del aire

    Métodos de control. El más efectivo es impedir su acceso a los lugares elegidos para anidación, perchado o descanso, utilizando redes plásticas resistentes al paso de las aves. La modificación del ángulo de las repisas a otros superiores a 45 grados es otra forma de disuadirlas para que no escojan

    Ratas del aire

    Las palomas que alegran los parques de las ciudades son más peligrosas de lo que puede parecer.

  • EFE

    Ratas del aire

    La conducta de los ciudadanos es también importante. Muchos ayuntamientos tienen prohibido dar de comer a estos animales. No dejar esparcidos alimentos por el suelo, dado que pueden atraer a ratas y cucarachas. No facilitar su acceso a lugares donde puedan anidar y no permitir, como muchas

    Ratas del aire

    Las palomas que alegran los parques de las ciudades son más peligrosas de lo que puede parecer.

  • EFE

    Ratas del aire

    Todo ello, en beneficio del ciudadano, su salud, sus edificios y el patrimonio urbano, junto a los lugares adecuados para albergar a las palomas. Es la única manera de que estas aves tan glosadas por escritores, pintores y escultores, así como por la arquitectura religiosa, no provoquen efectos

    Ratas del aire

    Las palomas que alegran los parques de las ciudades son más peligrosas de lo que puede parecer.

Cargando