Blog: Forjando relaciones positivas entre padres y maestros

Univision.com | Apr 10, 2012 | 1:49 PM
Esta es la cuarta columna de la bloguera visitante Judy Karasik, asociada senior de desarrollo en The Education Trust, madre y activista que aboga por la equidad educativa en su distrito escolar y por los derechos de las personas con discapacidades. En la columna de hoy, Judy comparte importantes consejos que debemos tomar en cuenta a la hora de entablar una conversación con el maestro de nuestro niño. Partiendo desde la honestidad de sus propios temores, nos invita  a reconsiderar nuestro rol en la vida de nuestros hijos como estudiantes y a comprometernos con los maestros y con la escuela, asegurándonos de que el maestro, como aliado y defensor del niño, cumpla su parte del trato.
En esta serie de columnas hemos discutido lo que puede ir mal entre maestros y padres. Gracias a la ayuda de una colega, una antigua maestra, hoy tengo algunos consejos prácticos acerca de cómo hacer que la relación padres y maestros funcione.
Específicamente, quiero hablar de cómo sentarse en conferencia con un maestro, fortalecer la confianza, y empezar a trabajar juntos para ayudar a su hijo.
Sin confianza, muy pocas cosas buenas pasan en la vida. Triunfe sobre sus inquietudes como padre en el extraño paisaje que es el salón de clases de su hijo, y tome las riendas de la conversación de una manera humana e íntegra. Sea un adulto.
La apertura
Haga las siguientes preguntas:
- ¿Con qué mi hijo está teniendo dificultad? ¿Puede enseñarme algunos trabajos recientes?
Deténgase y mire el trabajo que su hijo ha realizado. Puede ser que usted esté nervioso, pero tómese su tiempo. Si su hijo necesita más práctica en un tema difícil, pídale al maestro que le envíe trabajo adicional para la casa.
-¿En qué mi hijo hace buen trabajo? Nuevamente, ¿Puede enseñarme algunos trabajos recientes?
Esto es importante porque elogiar ayuda a que los niños salgan mejor en las escuelas, y no es difícil de hacer, pero es algo que a menudo nosotros los adultos, tanto padres como maestros, olvidamos hacer.
- ¿Cómo puedo ayudar?
Juntos, encuentren una manera realista para que usted pueda respaldar el aprendizaje en casa. Usted no tiene que convertirse en un maestro, pero hay cosas que usted y su familia pueden hacer. Y al decir “familia” me refiero a todo aquel que sea su pariente o amigo.
- ¿Cómo usted y la escuela planifican ayudar?
Demuestre su confianza en la escuela y el maestro, y su intención de hacerlos responsables. ¿Qué recursos y estrategias van a brindar para ayudar a su hijo a llenar lagunas, dominar conceptos y fortalecer destrezas? Ellos sabían de antemano que usted venía, por lo que esta pregunta no debería ser una sorpresa.
Manos a la obra
Aquí están las recomendaciones que los maestros probablemente le den,  las reacciones aterrorizadas que yo tendría y cómo podemos calmarnos  para seguir con el programa.
- Revise la tarea
Reacción de miedo: Si usted es como yo, esta recomendación le hará entrar en pánico. ¿Qué significa “revise la tarea”? ¿Ver que hay algo escrito en la página? o ¿qué?
Cálmese: Preguntarle al niño acerca de la tarea es la mitad de la batalla. Averigue cuánto tiempo debe tomar realizar la tarea en las noches. Su hijo necesita saber que debe hacer la tarea por usted, por su maestro y por él mismo. Y sí, mírela y revísela. Si no está completa, pídale al niño que la termine. Pregúntele cómo supo las respuestas. Deje que su niño le enseñe a usted.
- Ayude con la lectura
Reacción de miedo: ¿Y si no tengo tiempo? ¡No sé cómo enseñarle a leer a un niño de segundo grado! ¡Yo NO voy a leer el libro de historia de secundaria de mi hijo!
Cálmese: En la escuela primaria, lea con su hija o busque un familiar que lea con ella. En la escuela secundaria, fomente la lectura: CUALQUIER lectura es una práctica y su hija necesita práctica para navegar a través de esos inmensos libros de textos. Busquen libros que  le gusten en la biblioteca pública. Pregúntele qué le parece interesante y escuche lo que le explica.
- Mire sus pruebas cortas, exámenes y trabajos corregidos.
Reacción de miedo: No tengo idea de lo que un niño necesita hacer en la escuela. ¿Cómo voy a saber qué está bien y qué no?
Cálmese: Busque retroalimentación en pruebas cortas y trabajos. Si usted o su hijo no entienden por qué obtuvo esa puntuación, inmediatamente pregúntele a la maestra. Exalte el buen trabajo y el mejoramiento del niño.
Avísele a la maestra si CUALQUIER consejo que le brinda resulta de algún modo difícil para usted. Sin pena, sea la razón que sea.
Es difícil ser honesto con alguien con quien uno siente recelo a la hora de hablar, pero sea honesto. La gente sabe cuando usted está haciendo un esfuerzo. Ser honesto ayuda al maestro a ser más honesto con usted y sin duda ayudará al maestro a darle consejos que usted pueda utilizar.
Y ya que está siendo honesto
No se encoja, obtenga una promesa, paralela a la que usted está haciendo de ayudar en el hogar, por parte del maestro de ofrecer lo que su hijo necesita de la escuela. Pida detalles específicos sobre los próximos pasos a tomarse en el salón de clases y por parte de otros especialistas de instrucción en la escuela. ¿Cuál es el plan? Haga del maestro un defensor de su hijo.
Establezca un periodo de tiempo y una cita para darle seguimiento. Haga arreglos para ver al maestro de nuevo en un mes.
Cuando termine esta conversación, mi esperanza es que usted no salga de ahí sintiendo que ha ganado una batalla. Salga de ahí confiado en que ha hecho un aliado. Esa es, al final del día, la meta de la conferencia padre-maestro.
No olvide seguirnos en Twitter@CerrandoBrechas  y Facebook, Cerrando Brechas. y visitar la página web de Cerrando Brechas en http://cerrandobrechasblog.org.
DEJA TUS PREGUNTAS EN EL ÁREA DE COMENTARIOS PARA QUE LAS CONTESTE LA EXPERTA.
©Univision.com
Comentarios

Presentado por

Encuéntranos en