'Puse el arma en mi cabeza para que me mataran', relató un ex rehén de las FARC

Univision.com | Apr 04, 2012 | 3:09 PM

Relatos del largo cautiverio

BOGOTÁ.- Los 10 rehenes uniformados que fueron liberados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) relataron en una rueda de prensa, sus dramáticas experiencias durante los más de 10 años que permanecieron cautivos en medio de la selva colombiana.
De acuerdo con el diario español El País, el sargento Luis Arturo Arcia, secuestrado desde el 1 de marzo de 1998, platicó, ante medio de comunicación locales y extranjeros: “Estuvimos encadenados por ocho largos años y yo creo que, es más, encadenados por parejas, las 24 horas del día. En ocasiones estuvimos encadenados de los pies y en ocasiones de las manos. Las FARC siempre mantuvieron la idea de que en caso de un rescate el lema era que ‘vivos no se los llevan’”.
Colombia ha escuchado decenas de relatos como éste de aquellos que regresan de la selva, pero es imposible permanecer impávido ante las declaraciones.
Intento de huida
El policía José Libardo Forero, quien estuvo secuestrado durante 13 años, habló sobre su intento fallido de fugarse con el intendente Jorge Trujillo hace algunos años.
‘Fue un día especial, con lluvia. El guardia estaba a tres metros de nosotros pero en un descuido nos salimpos. La salida era peligrosa, tanto que cuando íbamos saliendo por poco retrocedemos’. Pedía a Dios que me diera algo para iluminarnos y apareció una luciérnaga; el Señor nos ayudó, nos había indicado el camino y a partir de ahí sobrevivimos con siete paquetes de galletas y dos arepas’.
Intentaron hacer una brújula con una aguja, una cuchara y agua para ubicar el río Guaviare, pues no tenían idea de dónde estaban.
Caminaban durante el día pero en las noches se desubicaban ya que en la selva los árboles son muy altos y frondosos, por lo que tapan la luz de la luna. ‘Metimos una luciérnaga en un vaso con agua para que alumbrara nuestro camino por las noches y la agitábamos cuando se apagaba’ contó con cierto aire de ingenio.
A pesar de que la suerte los acompañó algunas semanas, al día número 25 todo cambió. “Unos campesinos nos dieron comida y ahí llegó la guerrilla. Yo la verdad, esperaba un tiro, pues la orden era muy estricta: fusilar a todo el que intentara escapar. Les puse mi cabeza para que me mataran de una vez. Gracias a Dios no pasó, pero les dije que no nos humillaran” comentó Forero.
Regalos desde cautiverio
Durante los años que estuvieron cautivos, encontraron algunas formas de aliviar el estrés y una de ellas fue un pequeño marrano salvaje, mismo que se vio en las imágenes de televisión cuando Forero apareció con un animalito que caminaba junto a él.
Los secuestrados lo llaman saíno, de nombre Josefo, que fue un regalo para Alan Jara, actual gobernador de Meta y ex secuestrado de las FARC con el que José Forero compartió cautiverio, pero que fue liberado en 2009.
‘En cautiverio y en esa situación, hay muchas cosas que te ayudan a quitar el estrés y a llevar el tiempo sin contar los días ni las horas’ comentó Forero, quien relató que encontró al animal cuando iban en una marcha y una guerrillera le dijo que si quería llevárselo y él dijo que sí.
Relató que al principio, el marrano le mordió la frente por intentar acariciarlo.
Quien también llegó con regalos del cautiverio fue el sargento Robinson Salcedo, quien bajó del helicóptero con una pareja de pericos que entregó a Yonathan, su hijo de ahora 13 años.
‘Mi papá no me reconoció’ explicó el joven. ‘Fue un momento muy corto, lo vi bien’ y agregó que le dijo: ‘Papi, estos pericos son para usted’.
El día más doloroso
En lo que varios liberados coincidieron fue en lo doloroso de 26 de noviembre cuando el Ejército colombiano intentó acercarse a un campamento guerrillero donde había cuatro secuestrados (José Libio Martínez, Álvaro Moreno, Edgar Duarte y Elkin Hernández) y la guerrilla los mató a todos.
‘Ese día estuvo jugando mi Santa Fé (equipo de futbol), prendí el radio cuando dieron la noticia de que habían asesinado a nuestros hermanos. Para nosotros fue muy duro, porque llevaban 12, 13 o 14 años esperando la tan anhelada libertad’ comentó Arcia.
Pero el paso del tiempo no sólo dejó huellas imborrables. También en las FARC y es que según los recién liberados, ya no es la guerrilla fuerte y poderosa de antes.
‘En el comienzo del cautiverio había una guerrilla fuerte que mostraba resultados, por eso estábamos secuestrados, pero ahora las FARC no pueden escuchar un avión del Ejército porque es el pánico total. Está debilitada aunque no derrotada’ comentó el sargento de la policía, César Augusto Lasso.
©Univision.com
Comentarios