Redada masiva culminó con 3,168 arrestos en Estados Unidos

Univision.com* | Apr 02, 2012 | 1:13 PM

SIGUIENTE:

Las autoridades migratorias realizaron las redadas en todos los estados del país y se reporta que todos los detenidos tenían antecedentes panales.

Activistas reiteran criticas a la política de deportaciones del gobierno de Obama

El gobierno federal estadounidense anunció el lunes el arresto de 3,168 inmigrantes, la mayor redada ejecutada a la fecha en forma simultánea en todo el país.
Un comunicado de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) reveló que los detenidos son extranjeros condenados por delitos criminales graves e infractores de leyes de inmigración.
La batida, denominada “Cross Check”, duró seis días. Entre los arrestados se cuentan extranjeros acusados por delitos de violación, asalto a mano armada y asesinato, dijo el gobierno.
"Los resultados de esta operación policial subraya el compromiso de ICE y se centra en la detención y expulsión de criminales extranjeros declarados culpables”, dijo el director del ICE, John Morton.
ICE publicó una página en internet donde muestra videos de los operativos.
¿Qué opina de las redadas? participe en el Foro de Inmigración.
Casi 2 mil agentes
En la redada participaron más de 1,900 agentes de ICE, otras agencias federales y el apoyo de policías estatales y municipales, indicó el gobierno.
ICE confirmó que también se llevaron a cabo detenciones en los tres territorios anexados al país y Puerto Rico.
Las autoridades federales señalaron que de los 3,168 inmigrantes detenidos durante la redada 2,834 habían recibido condenas de prisión por diversos delitos. De ellos, al menos 1,063 habían sido sentenciados por delitos graves tales como asesinato, homicidio, intento de asesinato, secuestro, asalto con arma mortal, robo a mano armada, amenazas terroristas, tráfico de drogas, abuso infantil, los delitos sexuales contra menores de edad y asalto agravado.
El reporte agrega que 50 de los arrestados integraban pandillas.
Deportados reincidentes
Otros 698 arrestados habían sido deportados previamente de Estados Unidos y regresaron al país sin autorización. Por lo menos a 204 de estos les fueron presentados cargos que conllevan penas de hasta 20 años en prisión.
Entre los arrestados durante la reciente redada figura Carlington David Richards, de 34 años, un jamaiquino que residía en Washington y tenía una orden internacional de captura por un asesinato cometido en su país natal.
Las autoridades también identificaron al mexicano José Angel Durán-Ramos, de 66 años, quien residía en El Paso, Texas. Durán fue declarado culpable de asesinato el 10 de julio de 1984 y condenado a 18 años de prisión.
La lista incluye al camboyano Veasna Uy, de 34 años, un fugitivo de inmigración condenado el 5 de abril de 2000 por cargos de homicidio, intento de asesinato y asalto con arma mortal. Fue arrestado en California y puesto en proceso de deportación.
Según el gobierno, el primer operativo de este tipo se llevó a cabo en 2009 cuando fueron arrestados 2,442 extranjeros con antecedentes criminales. Desde entonces ha ejecutado siete batidas y arrestado a más de 7,400 inmigrantes.
Récord de deportaciones
En los últimos tres años fiscales el La Administración del Presidente Barack Obama ha roto récord de deportaciones. Durante el año fiscal 2011 unos 397 mil indocumentados fueron expulsados del país. De ellos, 210 mil tenía antecedentes penales, cifra que también constituyó un récord.
Durante el año fiscal 2010 el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) deportó a poco más de 392 mil y de ellos 195 mil tenía antecedentes criminales.
El gobierno asegura que su política de deportaciones hace énfasis en extranjeros con antecedentes criminales, “personas que constituyan un peligro para la seguridad nacional, personas que cruzan la frontera de México a Estados Unidos y reincidentes que ya fueron deportados anteriormente”, dijo Morton en diciembre del año pasado.
No todos están de acuerdo
Pero no todos están de acuerdo con la versión oficial. Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes sostienen que un elevado porcentaje de deportados no tiene antecedentes criminales que los convierta en una amenaza para la seguridad nacional.
Uno de ellos, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), ha reiterado que entre seis y siete de cada 10 deportados por el gobierno no “tiene antecedentes criminales graves” que ameriten ser expulsado del país.
“Creemos que incluso aquellos quienes son violadores de la ley, son personas como, por ejemplo, una muchacha que salió a México al sepelio de su abuelita y cuando regresó la detuvieron en la frontera. Esa es la clase de violadores que ellos (el gobierno) están hablando”, dijo Jorge Mario Cabrera, director de Comunicaciones de CHIRLA.
Redas silenciosas
Cabrera agregó que las organizaciones nacionales están alarmadas y preocupadas por las “redadas silenciosas” que lleva a cabo el Departamento de Seguridad Nacional (ICE).
“Nuestras voces se están volviendo menos fuertes. Nos estamos acostumbrando al sonido de la separación de nuestras familias”, dijo el activista.
Y añadió: “condenamos de la manera más fuerte la continuación de estas redadas innecesarias y pensamos que los anuncios de ciertos alivios comunicados por el gobierno permitirán a algunos ajustar sus permanencias, pero otros miles se están viendo afectados por este tipo de medidas”.
“La Administración comete un grave error al continuar con la deportación de miles de inmigrantes que no son un peligro para la sociedad y para la seguridad nacional”, apuntó. “Un mal no se cubre con medidas a medias. Se están cometiendo graves errores”.
Cabrera también dijo que este tipo de redadas daña la confianza de la comunidad inmigrante con la policía y que ello “vuelve más inseguro” a nuestro país.
Durante el año fiscal 2010 el DHS deportó a poco más de 392 mil indocumentados con antecedentes criminales. Durante el año fiscal 2009 la cantidad fue de 389 mil.
Cabrera dijo que la solución al problema de la inmigración indocumentada pasa por la aprobación en el Congreso de una reforma migratoria comprensiva.
Revisan miles de casos
Simultáneamente a la redada anunciada por ICE, el gobierno revisa miles de casos de deportación conforme una medida ejecutiva anunciada el 18 de agosto del año pasado.
En aquella ocasión, ICE anunció su intención de aplazar, por tiempo indefinido, la deportación de unos 300 mil inmigrantes sin autorización para estar en el país, que tengan una orden de deportación vigente y que carezcan de antecedentes penales, quienes podrían tener la posibilidad de solicitar un permiso de trabajo siempre y cuando cumplan con una serie de otros requisitos.
Advirtió que la medida es discrecional, afecta o impacta a aproximadamente 300 mil indocumentados en proceso de deportación y que cada caso será revisado minuciosamente por las Cortes de Inmigración.
De inmediato la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) advirtió a la población indocumentada que la medida -que afecta la política de deportaciones- no se trataba de una “amnistía", y recomendó estar atentos a posibles estafas por parte de tramitadores o notarios que realizan gestiones no autorizadas.
AILA apuntó que no existe una manera "segura" de calificar para ser beneficiario del anuncio hecho por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que tampoco existe una garantía de que un caso será considerado por las autoridades para ser revisado y recomendó consular un abogado.
Limbo migratorio
De los 300 mil casos anunciados por el gobierno, unos 175 mil han sido revisados y al menos 1,600  fueron cancelados.
Los favorecidos, sin embargo, se quedan como indocumentados en Estados Unidos y no pueden acceder a una licencia de manejar o a un permiso de trabajo al no tener un estatus legal de permanencia en Estados Unidos.
AILA reiteró que el anuncio del 18 de agosto de 2011 "no se trata de un programa de amnistía, no otorga estatus legal de permanencia a ningún indocumentado y los extranjeros sin papeles no deben inscribirse en las oficinas del servicio de inmigración para calificar a algún tipo de beneficio".
La Asociación reiteró además que el anuncio del ICE de agosto no proporciona ninguna vía para que los indocumentados presenten una solicitud de autorización de empleo (permiso de trabajo) ni tampoco representa una nueva forma para quedarse legalmente en Estados Unidos.
En cuanto a solicitudes para presentar un caso, AILA dijo que "no hay no hay ningún formulario" y tampoco “ninguna cuota que pagar”, y que el gobierno irá dando a conocer las formas en cómo se deberá proceder.
©Univision.com*
Comentarios