Emboscada de FARC dejó 14 policías muertos

EFE | Sep 03, 2010 | 5:59 PM

Santos pidió minuto de silencio

BOGOTA - El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, lamentó el asesinato de 14 policías en una emboscada de las FARC antes de viajar a la zona del ataque para liderar un consejo de seguridad en el departamento del Caquetá, en el sur de Colombia y donde se produjo el atentado guerrillero.
El mandatario pidió un minuto de silencio en memoria de las 14 víctimas del ataque contra una patrulla policial, ocurrido el pasado miércoles pero del que sólo se conoció hasta el jueves por la noche el número total de víctimas.
"Cuando llegamos de Brasil nos informaron que fue 14 el número de policías asesinados por el terrorismo en Caquetá. También hubo asesinatos de unos soldados en Norte de Santander y en Nariño", dijo, al recordar la muerte de otros tres militares en acciones de las FARC en zonas fronterizas con Venezuela y Ecuador.
Condolencias a deudos
"Mi corazón está con las familias de estos héroes de la patria que murieron cumpliendo su deber, policías y soldados. Y como estoy seguro que ustedes todos, toda Colombia, también están con esas familias, y queremos rendirle un homenaje, los invito a que hagamos un minuto de silencio por sus vidas", señaló.
Santos hizo sus declaraciones durante la clausura del VI encuentro de la Jurisdicción Constitucional en Bogotá y de inmediato se desplazó al aeropuerto militar de Catam para viajar a Florencia, capital provincial de Caquetá.
Desde Florencia, Santos se desplazará al municipio de El Doncello para liderar un consejo de seguridad y analizar la situación de orden público en esa región junto a su ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, y la cúpula militar.
Allí buscará "establecer de primera mano las circunstancias que rodearon estos hechos. Evidentemente no es solo lo que aconteció en El Doncello, son las circunstancias que preocupan al Gobierno y frente a las cuales todos debemos redoblar esfuerzos", dijo el titular colombiano de Justicia e Interior, Germán Vargas Lleras, a la emisora RCN.
Campo minado
"El Gobierno está impactado con lo sucedido en Caquetá, es un hecho atroz que nos hace pensar que estos grupos ilegales aún tienen mucha capacidad para hacer daño", puntualizó el ministro.
El secretario de Gobierno de Caquetá, Edilberto Ramón Endo, calificó, por su parte, la emboscada de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como un acto de "criminalidad grotesco".
"Cayeron en un campo minado y no contentos dispararon ráfagas de fusil a los heridos y posteriormente fueron rociados con gasolina, por eso algunos quedaron incinerados", afirmó Endo a la emisora La W.
El funcionario había señalado el miércoles que en la emboscada de las FARC solo habían muerto cinco policías, pero al llegar el jueves a la zona confirmaron que fueron 14 las víctimas.
Esta última acción de las FARC se suma a otras registradas el jueves, en las que al menos tres militares colombianos murieron y siete más resultaron heridos en emboscadas en zonas de frontera con Ecuador y Venezuela.
La emboscada del Caquetá se convierte en la más sangrienta y la de mayor número de víctimas desde que el presidente Juan Manuel Santos llegó al poder, el pasado 7 de agosto.
©EFE
Commentarios