México le dice adiós a Benedicto XVI

Univision.com | Mar 26, 2012 | 9:56 AM

SIGUIENTE:

El Papa Benedicto se despide de México

"No se dejen amedrentar por las fuerzas del mal"

LEON, Guanajuato - "Amigos mexicanos, mi breve pero intensa visita ha llegado a su fin pero no es el fin de mi afecto y cercanía a un país que vive muy dentro de mí. Que me ha colmado de experiencias involvidables, como involvidables son tantas atenciones", dijo Benedicto XVI en una ceremonia de despedida que se realizaba en el Aeropuerto Internacional de Guanajuato.
Agregó, en medio de ovaciones, que "ante la fe en Jesucristo he sentido vibrar en los corazones. Deseo gritar con energía y caridad un llamado al publo mexicano a ser fiel a si mismo y no dejarse amedrentarse por las fuerzas del mal. A ser valiente y trabajar", expresó Benedicto XVI, quien agradeció a los mexicanos por las hospitalidades con las que fue recibido.
El Papa Benedicto XVI llegó este lunes al Aeropuerto Internacional de Guanajuato, donde recibió el último homenaje de los mexicanos, en una ceremonia de despedida encabezada por el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa.
El presidente Felipe Calderón Hinojosa agradeció la visita a México del Papa Benedicto XVI a nombre de millones de mexicanas y mexicanos, la cual, subrayó, fortalece la concordia y el amor entre nosotros. "México lo llevará siempre en el alma", dijo el mandatario mexicano.
“Gracias por dejarnos el espíritu lleno de esperanza y el ánimo fortalecido para seguir luchando por un México justo, seguro y próspero al que aspiramos”, subrayó el titular del Ejecutivo federal en la ceremonia oficial de desepedida al obispo de Roma.
En el aeropuerto Internacional de Guanajuato, ubicado en este municipio, Calderón Hinojosa dijo que los mexicanos deseamos muy pronto volver a contar con su presecencia en el país, le deseo una exitosa estadía en La Habana, Cuba, que es su próxima escala en esta gira pastoral, así como un buen regreso al Vaticano.
Llegó al aeropuerto en helicóptero
Tras recorrer en helicóptero los 20 kilómetros que separan la sede del Colegio Miraflores de León, donde se hospedó estos días, al aeropuerto, el líder católico se dirigió hasta la zona de abordaje del avión papal.
A su salida de la escuela saludó a un grupo de personas, entre ellos algunos artistas mientras elementos de los cuerpos de seguridad y socorristas que trabajaron en su visita formaron una valla que lo saludó a su paso.
Tras el aterrizaje del helicóptero Súper Puma del Estado Mayor Presidencial en la base aérea, Joseph Ratzinger se dirigió a la plazoleta reservada al Ceremonial de Estado, donde se encontraba ya estacionado el avión de Alitalia que lo conducirá a Santiago de Cuba.
Fieles lo esperaban
Desde las primeras horas de este lunes miles de personas se congregaron afuera del Colegio Miraflores con el objetivo de poder ver al Santo Padre al menos a los lejos y amenizaron la espera con porras y cánticos.
A diferencia de la ceremonia de bienvenida, hermética, incluso fría para la forma de ser de los mexicanos, en la despedida en el Aeropuerto Internacional de Guanajuato la algarabía que le espera al Sumo Pontífice de la Iglesia católica es totalmente al estilo del país.
“¡Benedicto, hermano, ya eres mexicano!”, “¡Esta es, la juventud del Papa!”, “¡Qué emoción, el Papa está en León!”, “Benedicto, amigo, Juan Pablo está contigo!”, fueron algunas de las canciones que entonaron los fieles, quienes agitaron una y otra vez banderas con los colores del Vaticano.
Esta forma de ser está marcada por emociones, alegría, fiesta, pero también “con mucho dolor”, de acuerdo con los presentes que dicen: “aprendimos a quererlo, descubrimos a otro Papa mexicano”.
El helicóptero blanco que transportó al líder católico, acompañado por otro igual, llegó al helipuerto del Colegio Miraflores a las 08:00 horas y se ubicó en la explanada.
Dan serenata a Benedicto XVI
Fuera del programa oficial, un grupo de mariachi dedicó la noche del domingo una serenata al Papa Benedicto XVI que salió conmovido del lugar en el que se hospeda y tras agradecer el entusiasmo aseguró que "México siempre estará en mi corazón".
Al final de una larga jornada en la que ofició una misa masiva y se reunió con obispos del continente americano, el Pontífice se retiró al Colegio Miraflores a descansar y unos minutos después un mariachi se apostó a las fueras del lugar y comenzó a entonar canciones mexicanas ante la mirada de decenas de fieles que permanecían en el lugar.
Para la sorpresa de la feligresía, el Papa apareció por la puerta del colegio y arrancó gritos de júbilo.
Una integrante del mariachi le obsequió un sombrero charro blanco con motivos amarillos, el cual se colocó de inmediato, entre la emoción de la gente.
"Muchas gracias por este entusiasmo. Estoy muy feliz de estar con ustedes", dijo el Papa en italiano luego de saludar a cada uno de los mariachis.
"He hecho muchos viajes, pero nunca me habían recibido con tal entusiasmo", afirmó el Pontífice, de 84 años.
Dijo que por muchos años ha rezado por México, pero "ahora voy a rezar aún más".
El Pontífice dijo que "ahora puedo entender por qué Juan Pablo II decía 'siento que soy un Papa mexicano", una frase que desató aún más la euforia de la gente, que en respuesta le gritó "¡Benedicto, hermano, ya eres mexicano!", una frase que lo ha acompañado desde que piso el viernes por primera vez tierras aztecas.
Antes de volver al interior del Colegio Miraflores dijo que estaba muy feliz con ese encuentro, pero debía retirarse porque el lunes tendrá un día muy ocupado.
Benedicto XVI, quien en sus casi siete años de pontificado viajó por primera vez a México, partirá el lunes de un país que le ha dado una cálida bienvenida y de inmediato viajará hacia Cuba para continuar su visita apostólica por territorio de habla hispana en Latinoamérica.
Su antecesor, Juan Pablo II, estuvo en México en cinco ocasiones y fue el primer país del extranjero que visitó.
©Univision.com
Comentarios