México permanecerá en el corazón de Benedicto XVI

Univision.com | Mar 25, 2012 | 6:18 PM

El Papa salió del Colegio Miraflores al son del mariachi

MEXICO - El Papa Benedicto XVI pasa su última noche en el estado de Guanajuato tras una apretada agenda, en la que rompió el protocolo para estar más cerca de los feligreses que lo aclamaban.
Cientos de personas esperaban su regreso al Colegio Miraflores desde hace horas, por lo que el sumo pontífice decidió romper el protocolo y salir del recinto para compartir unos minutos con sus seguidores. Fue entonces cuando afirmó comprender los sentimientos de Juan Pablo II.
"Ahora sé por qué Juan Pablo II se sentía como un Papa Mexicano", expresó el máximo representante de la iglesia católica.
Al son de un mariachi que lo esperaba con música tradicional mexicana, Benedicto XVI recibió un sombrero de charro que portó durante algunos instantes, y al final de su breve salida aseguró que México permanecerá siempre en su corazón.
Encendió el monumento al Cristo Rey
Después de celebrar las Vísperas con obispos de México y América Latina, Benedicto XVI encendió de manera remota la estatua del Cristo Rey en Guanajuato, tras lo cual una serie de fuegos pirotécnicos iluminaron el Cerro del Cubilete.
El monumento es considerado como uno de los prinipales símbolos de la comunidad católica, y fue restaurado con motivo de su visita.
Acorde a información publicada por Notimex, se trata del quinto de varios monumentos erigidos a Cristo Rey, el primero de ellos dinamitado en la época cristera. El monumento comprende dos partes; la primera, una basílica esfera que simboliza el universo, y sobre ella, de pie, la estatua de Cristo Rey con dos ángeles que le ofrecen dos coronas, la del martirio y la regia.
Posteriormente Benedicto XVI inició un viaje a bordo del papamóvil con destino al Colegio Miraflores, recinto donde pasa su última noche en suelo mexicano.
Celebró las Vísperas con obispos de México y América Latina
Después de llegar a la Catedral de León, Benedicto XVI ofreció un discurso a obispos de México y América Latina.
Las campanas del recinto sonaron a su llegada, y fue recibido por religiosos, para posteriormente dar inicio a las vísperas en la Catedral de la Madre Santísima de la Luz. Durante el Rezo de las Vísperas el líder católico reconoció los retos y dificultades de muy diversa índole que enfrentan los católicos en el continente.
Acorde a información publicada por Notimex, en este rezo participron 130 Obispos mexicanos, así como representantes de las conferencias episcopales de América latina y del Caribe. Vicarios apostólicos de México, y representantes eclesiásticos y laicos de la Iglesia católica mexicana también se dieron cita en la Catedral.
Benedicto XVI aseguró que “no hay motivos para rendirse al despotismo del mal” y pidió a Dios que manifieste su fuerza en las “debilidades y penurias”.
La agenda de Benedicto sufrió un retraso
La salida de Benedicto XVI del Colegio Miraflores sufrió un retraso aproximado de 45 minutos. Tras haber permanecido a la expectativa, saludó a un grupo de sacerdotes en silla de ruedas en las inmediaciones del Colegio Miraflores, y abordó el papamóvil vestido con una sotana de color rojo.
Los feligreses vitorearon al paso del vehículo oficial del Vaticano, desde el cual Benedicto XVI envió bendiciones a las vallas humanas, conformadas por voluntarios y fieles.
Debido a un retraso, el vehículo del vaticano tuvo que circular a mayor velocidad para evitar mayores modificaciones en el itinerario de Benedicto XVI. .
Bendijo la estatua del Cristo Rey
A las 8:50 horas local, Benedicto XVI abordó la aeronave en un helipuerto ubicado en las inmediaciones de la sede del Colegio Miraflores, tras haber escuchado las porras de los fieles que lo esperaban a las afueras de la residencia en León.
Una vez en el aire, sobrevoló el Cerro del Cubilete para bendecir la estatua del Cristo Rey, uno de los símbolos más importantes del catolicismo en México, cuya estatura de 20 metros ha servido de inspiración para miles de peregrinos.
Aunque las autoridades eclesiásticas han dicho que la salud del Papa requería que no estuviera en grandes altitudes, se decidió que el Pontífice sólo sobrevolara el monumento en helicóptero y lo bendijera desde el aire, informó AP.
Veneró a la Virgen de Guadalupe y recordó a Juan Pablo II
Durante la misa celebrada en el Parque Bicentenario, Benedicto XVI exhortó a los mexicanos y latinoamericanos a no ceder a otros movimientos religiosos, y en cambio purificar su corazón y reafirmar su fe a pesar del sufrimiento que predomina en la región.
“Pidamos a la Virgen María que nos ayude a purificar nuestro corazón, especialmente ante la cercana celebración de las fiestas de Pascua, para que lleguemos a participar mejor en el misterio salvador de su hijo, tal como ella lo dio a conocer en estas tierras”, dijo.
“Y pidámosle también que siga acompañando y amparando a sus queridos hijos mexicanos y latinoamericanos, para que Cristo reine en sus vidas y les ayude a promover audazmente la paz, la concordia, la justicia y la solidaridad”, agregó.
Benedicto XVI expresó que su misión en el continente americano "tiene precisamente el cometido de hacer llegar esta convicción a todos los cristianos y comunidades eclesiales, para que resistan la tentación de una fe superficial y rutinaria".
Como parte de su discurso pronunciado en español, el líder católico recordó que Juan Pablo II deseaba ardientemente visitar el cerro del Cubilete y el monumento a Cristo Rey ubicado en su cima, pero nunca pudo hacerlo.
“Seguramente se alegrará hoy desde el cielo de que el Señor me haya concedido la gracia de poder estar ahora con ustedes, como también habrá bendecido a tantos millones de mexicanos que han querido venerar sus reliquias recientemente en todos los rincones del país”, apuntó.
Más de 640 mil fieles escucharon sus palabras
Federico Lombardi, director de la sala de prensa del Vaticano, informó en rueda de prensa que un total de 640 mil feligreses estuvieron presentes en la misa ofrecida por Benedicto XVI. 
“Había dicho que una evaluación realista podría ser de 500 mil personas porque los boletos eran 300 mil, pero en diversos lugares había personas de más, y después las estimaciones oficiales del estado de Guanajuato, incluidos todos los presentes en el lugar, fueron de 640 mil”, indicó.
Acorde a información publicada por Notimex, el vocero destacó la belleza del entorno que enmarcó la ceremonia del obispo de Roma y aseguró que fue el mejor escenario de todos aquellos en los cuales Benedicto XVI ha presidido celebraciones eucarísticas masivas en lo que va de su pontificado.
“Verdaderamente fue maravilloso, la naturaleza fue fundamental. La disposición del lugar, lo hermoso del día, fue una fantástica situación para la ceremonia”, afirmó.
©Univision.com
Commentarios