Afirman que hay más víctimas de enfermeros detenidos en Uruguay

EFE | Mar 20, 2012 | 8:10 PM

Estiman que cometieron varias decenas de muertes

MONTEVIDEO- El ministro del Interior de Uruguay, Eduardo Bonomi, afirmó que las víctimas de los dos enfermeros procesados por el asesinato de pacientes en unidades de cuidados intensivos de Montevideo son "sin duda" muchas más que las 16 de las que se habló inicialmente.
"No es una investigación fácil", "el trabajo que le queda al juez es importante" porque se cree que la acción criminal de los enfermeros "abarca varios años", afirmó Bonomi a la emisora Radio Carve.
"Lo que se ha descubierto es con las historias médicas y la muerte de personas en un lapso relativamente corto de tiempo", indicó el ministro, antes de afirmar que no descarta la posibilidad de que los crímenes se remonten a "más de siete años" atrás.
Fuentes judiciales indicaron que aunque durante los interrogatorios los inculpados confesaron cinco y once asesinatos cada uno al mostrárseles fotografías, "en ambos casos los enfermeros reconocieron haber perdido la cuenta".
"Todavía no tenemos un número exacto ni periodo de tiempo", agregaron las fuentes, que estiman "en varias decenas" las víctimas mortales.
Descartan tráfico de órganos
Según informa la prensa uruguaya, los investigadores de la policía, que ha comenzado a recibir denuncias de nuevos casos sospechosos, especulan con un número superior a los 200 casos, aunque por ahora se trata solamente de conjeturas.
"No vamos a hablar de cantidad de casos, ni de plazos de tiempo hasta que tengamos toda la información, porque este se ha vuelto un tema demasiado sensible como para no ser precisos", se excusó a los medios el comisario inspector San Angel Rosas, coordinador de la Dirección General de Crimen Organizado e Interpol.
Junto a los enfermeros, que se encuentran en prisión, fue procesada por encubrimiento una enfermera que conocía a uno de ellos, aunque la justicia descarta por ahora una acción coordinada.
El móvil de los crímenes, según sus autores, era "dar calma" a las víctimas aunque ese es otro punto oscuro, admitió el ministro, que descartó en principio posibles vínculos entre los asesinos y mafias de tráfico de órganos porque las víctimas eran todas "personas de edad".
©EFE
Commentarios