Los santeros cubanos esperan al Papa con respeto y sin grandes expectativas

EFE | Mar 14, 2012 | 4:34 PM

Se acerca la visita del Pontífice

LA HABANA - Los líderes de la santería y otras creencias afrocubanas esperan con respeto pero sin mayores expectativas la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba, un país de fuerte sincretismo religioso donde se estima que más del 70 por ciento de sus creyentes tienen algún vínculo con esos cultos.
"Es un gran honor que nos visite. Todas las religiones de origen africano están muy de acuerdo con esta visita", dijo a Efe Enrique Hernández, que es "Tata Nganga", máxima jerarquía en la Regla de Palo Monte, uno de los principales cultos con raíz africana que se practican en Cuba.
Hernández, babalawo (sacerdote de la santería cubana) de 94 años y con más de seis décadas consagrado a sus creencias, cree que "Cuba se engrandece con la visita del Papa" y espera que en esta ocasión el Pontífice se reúna con algún representante de las religiones afrocubanas.
Hasta el momento la agenda de Benedicto XVI no incluye ningún encuentro con religiosos aparte de los obispos cubanos, pero algunas voces de la santería creen que una reunión con sus líderes está pendiente desde la histórica visita de Juan Pablo II en 1998.
La etnóloga Natalia Bolívar, autora de una docena de libros sobre la santería en Cuba, afirmó a Efe que la Iglesia Católica "debe ser una iglesia de unión" y al Papa se le debería hablar "de esta parte del pueblo cubano" y de su "verdadera composición".
Bolívar no espera "nada" de la visita de Benedicto XVI y piensa que una negativa del Papa a reunirse con sacerdotes de los cultos afrocubanos puede ser interpretada como una "negación" del pueblo cubano y de su identidad.
Oficialmente, Cuba describe su panorama religioso como una mezcla de creencias sin que ninguna caracterice por sí sola al país: un sincretismo cuya base es el catolicismo, las religiones africanas de los esclavos traídos a la isla, y el espiritismo.
La transculturación en la isla
Las llamadas "religiones cubanas de origen africano" son fruto de una transculturación en la que los esclavos mantuvieron el culto a sus orishas (dioses) "enmascarándolos" en la adoración a los santos católicos que les impuso la evangelización colonial.
Así, la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, es Oshún, que representa el amor, la fertilidad y la sensualidad femenina; la Virgen de Regla es Yemayá, la divinidad de las aguas y madre de la religión yoruba; y Santa Bárbara es Changó, el orisha de la guerra que destaca por su virilidad
La jerarquía católica ve a las religiones afrocubanas como "una realidad cultural que la Iglesia respeta y trata de evangelizar conforme a su misión", según el secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, monseñor José Félix Pérez.
Por tradición, los babalawos respetan la Semana Santa y detienen sus rituales en esos días; los hay que todavía exigen el bautismo para las consagraciones de la santería y otros hablan abiertamente de su adoración a Cristo.
En su cuarto de veneración a los santos africanos, Enrique Hernández tiene una escultura de un cristo crucificado, como ejemplo de su respeto a la religión católica.
El presidente de la institución religiosa Asociación Cultural Yoruba de Cuba, Antonio Castañeda, señaló a Efe que son pocos los "católicos puros" que quedan en la isla, donde la gente "liga santería y catolicismo sabiendo que no tenemos nada en común".
Castañeda asevera que en esa institución "no tienen a menos" acudir a las misas de Benedicto XVI ni entrevistarse con él si así lo desea, pero no van a solicitar un encuentro ni se sentirán ofendidos si no se dirige a ellos.
"Yo me sentiría agraviado si viniera el Oni Ile Ife (de Nigeria) que es como decir nuestro papa y no quisiera reunirse con nosotros", sostiene el también babalawo.
"Como jefe de Estado y religioso lo respetamos", advierte Castañeda sobre Benedicto XVI. Y agrega: "Le abriremos las puertas y diremos viva el Papa y más nada".
Actualmente la Asociación Cultural Yoruba tiene más de 30 mil miembros, de ellos unos nueve mil babalawos y 20 mil santeros y santeras.
Es la punta del iceberg de los verdaderos números sobre practicantes de las religiones afrocubanas. Aunque no existe un estudio sobre el tema varias fuentes estiman que entre un 75 y un 85 por ciento de la población tiene vínculos con esas creencias.
©EFE
Commentarios