Médicos alertan de riesgo de muerte de Noriega

Univision.com | Mar 14, 2012 | 3:54 PM

Tumor cerebral

PANAMÁ - Un equipo de médicos que atiende al exgeneral panameño Manuel Antonio Noriega, de 78 años, preso en Panamá desde diciembre pasado, dijeron hoy que el reo es un paciente de "algo riesgo" cuyo confinamiento carcelario lo puede llevar a una muerte prematura, de lo cual responsabilizan al Gobierno.
El grupo de cuatro galenos privados, entre los que hay un cardiólogo y un neurocirujano, indicaron en una rueda de prensa que Noriega, además de ser atendido por hipertensión arterial, colesterol, trastornos en la próstata y de úlcera péptica, tiene un tumor cerebral benigno y una probable enfermedad coronaria.
Eduardo Reyes, médico general, explicó que el tumor le fue detectado a Noriega en su encarcelamiento en Francia, mientras que la enfermedad cardíaca fue constatada, el mes pasado, en su ingreso a cuidados intensivos del Hospital Santo Tomás (HST) en Panamá, por galenos de este nosocomio.
Los riesgos 
Su hospitalización por isquemia cerebral en el Santo Tomás dejó constancia del riesgo de eventos vasculares como derrames cerebrales o ataques al corazón, señalaron los médicos en un comunicado.
Recordaron que ya en su confinamiento de aproximadamente 20 años en Estados Unidos, Noriega sufrió dos accidentes cerebro vasculares que han dejado secuelas en su organismo.
Señalaron también que Noriega reporta un cuadro depresivo que puede influir en la aparición de eventos peligrosos del corazón.
El cardiólogo José López indicó que visita una vez a la semana a Noriega, y que ayer lo encontró un poco tenso, con dolores de cabeza leves y opresión en el pecho, aunque su presión arterial se mantiene normal.
El neurocirujano Emir Pérez dijo, por su parte, que el tumor (meningioma cerebral) expone igualmente al ex hombre fuerte de Panamá a síntomas como convulsiones parciales o generalizadas, epilepsia y a presión intracraneal, entre otros.
Prisión pone en riesgo su vidaLos médicos se quejaron de que la cárcel El Renacer, donde está confinado Noriega, 40 kilómetros al norte de la capital, no tiene las condiciones para un paciente de alto riesgo como él, por lo que, según ellos, su estadía en dicho penal pone en peligro su vida.
La lejanía del penal también dificulta su traslado a cualquier hospital en caso de una emergencia médica, insistieron los galenos, quienes recalcaron las limitaciones del sistema penitenciario en materia de atención médica para un paciente como Noriega.
Ante la pregunta de si estas observaciones ameritan su traslado o depósito hospitalario para su mejor atención médica, Reyes dijo que esto lo han solicitado los abogados del exgeneral y es un trámite que espera respuesta de las autoridades penitenciarias.
 

Piden arresto domiciliario

"El equipo médico aporta la objetividad científica y la evidencia para que el equipo legal haga la solicitud de un depósito domiciliario o depósito en clínica privada", manifestó Reyes.
Añadió que se reunieron con el equipo de abogados a los que, según expresó, aportaron "desde un inicio todos los elementos haciendo énfasis en que (Noriega) es un paciente de alto riesgo, y que su confinamiento en un lugar donde no se están dando las condiciones incrementa las posibilidades de una muerte prematura".
Reyes recordó que el pasado 17 de febrero fue suspendida, sin explicación todavía, una evaluación médica que se le efectuaría a Noriega por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que era importante para decidir su arresto hospitalario.
El grupo de galenos destacó que el sistema penitenciario será responsable de cualquier daño grave a la salud o la acentuación de la enfermedad de Noriega.
El pasado 9 de febrero, Noriega regresó a la cárcel El Renacer tras estar cinco días en cuidados intensivos en el HST, en la capital.
El exgeneral, quien gobernó de facto Panamá entre 1983 y 1989, retornó el pasado 11 de diciembre al país luego de cumplir 21 años de cárcel en Estados Unidos y Francia por delitos de narcotráfico y lavado de dinero.
Noriega fue derrocado por una invasión estadounidense en 1989 y afronta en Panamá penas de 60 años de cárcel por diversas condenas relacionadas con delitos como homicidio, violaciones a los derechos humanos y hasta daños al medio ambiente.
En el banquillo de los acusados
Los panameños no podrán ver aún al exdictador Noriega sentarse en el banquillo de los acusados en su propio país, pese a que lleva encarcelado en Panamá casi tres meses tras pasar más de veinte años en prisiones de Estados Unidos y Francia.
La fecha señalada para que Noriega se viera por primera vez las caras con la Justicia panameña era el próximo martes, 13 de marzo, pero unos errores de procedimiento obligaron a suspender hasta nueva fecha la vista de este proceso que se le sigue por homicidio.
El Tribunal Superior de la provincia occidental de Chiriquí, con sede en la ciudad de David, cerca de la frontera con Costa Rica, suspendió hoy el juicio a Noriega debido a un retraso en la notificación al imputado, según confirmaron fuentes judiciales.
"Se está informando de la suspensión, que se fija hoy por edicto, porque no se ha podido notificar del auto de llamamiento a juicio" a todas las partes involucradas, señaló a Efe una fuente del tribunal que lleva el caso.
Pese a encontrarse en este país desde el pasado 11 de diciembre, fecha en que fue extraditado desde Francia, a Noriega no se le había notificado de este proceso que tiene pendiente por el homicidio de un soldado estadounidense de origen panameño cometido en 1968.
Poco después de su extradición a Panamá, el tribunal Superior de Chiriquí había fijado el pasado 22 de diciembre el juicio contra Noriega, tres meses después de que al exdictador se le formularan los cargos en ausencia en una audiencia preliminar.
Juzgado en ausencia 
Noriega, que ya ha sido juzgado en múltiples ocasiones en Panamá, pero siempre en ausencia por haber estado desde su caída del poder, en 1989, en cárceles de Estados Unidos y Francia, debe afrontar a la Justicia panameña por su responsabilidad en la desaparición y homicidio del soldado Everett Clayton Kimble Guerra, en 1968.
En ese entonces, el exdictador era el jefe del Cuartel de la provincia occidental de Chiriquí.
La fuente judicial explicó que por causa del retraso en la notificación, las partes implicadas en el juicio no iban a poder disponer de los cinco días hábiles que se les concede para cumplir con el periodo probatorio necesario para estudiar el caso.
El Tribunal Superior de Chiriquí deberá fijar ahora una nueva fecha del juicio y hacer que se notifique el proceso a las partes antes del plazo estipulado.
Según las fuentes, la nueva fecha del juicio se fijará una vez sean evacuadas una serie de solicitudes por parte de la defensa del exgeneral, incluyendo la petición de depósito hospitalario, que aún no ha sido resuelto.
En diciembre pasado, el Tribunal Superior de Chiriquí ya había negado a los abogados de Noriega un recurso de nulidad que habían presentado contra el llamamiento de su cliente a este juicio.
Por el caso de la desaparición y homicidio de Everett Clayton Kimble Guerra, un soldado de la Marina de Estados Unidos que tenía 21 años cuando desapareció, figuran también como acusados los exmilitares panameños Aristóteles García y Abundio Moreno.
García no se presentó a la audiencia preliminar, por lo que fue declarado en rebeldía, mientras que Moreno fue enjuiciado en septiembre pasado, pero aún no se le ha dictado sentencia.
©Univision.com
Comentarios