Talibanes atacan delegación que visitaba aldea donde ocurrió matanza

Univision.com | Mar 13, 2012 | 8:14 AM

SIGUIENTE:

Vilma Tarazona explica cómo ocurrió la masacre y nos trae las reacciones del gobierno del Presidente Barack Obama.

Aldeanos aseguran que matanza fue cometida por varios soldados y se trató de un acto de venganza

BALANDI, Afganistán - Un grupo de rebeldes del Talibán atacó el martes a una delegación del gobierno afgano que visitaba una de dos aldeas en el sur de Afganistán, en las que un soldado estadounidense supuestamente mató a 16 civiles.
En los hechos pereció un soldado afgano que era parte del equipo de seguridad de la delegación, dijo el general Abdul Razaq, jefe de la policía de la provincia de Kandahar, donde tenía lugar la visita.
Otro soldado afgano y un fiscal militar resultaron heridos en el ataque, reportó la Agencia Francesa de Noticias (AFP).
El ataque en la aldea de Balandi ocurrió después de que el Talibán jurara que mataría y decapitaría a los responsables de la matanza de 16 civiles afganos perpetradas el domingo.
Hermanos del presidente
Los disparos comenzaron cuando la delegación, que incluía a dos hermanos del presidente Hamid Karzai y otros funcionarios de alto rango, efectuaba en una mezquita un servicio religioso en memoria de las víctimas.
Qayum Karzai, uno de los hermanos del presidente, afirmó que los disparos no le parecieron de la mayor importancia.
"Dábamos nuestras condolencias a los lugareños, entonces escuchamos dos disparos muy leves", expresó Karzai. "Creímos que el ejército nacional hacía disparos al aire", agregó.
Karzai dijo además que los integrantes de la delegación, que también incluyó al gobernador de Kandahar, Tooryalai Wesa, y al ministro de Asuntos Fronterizos y Tribales, Asadulá Jalid, resultaron ilesos y regresaron a la ciudad de Kandahar.
Autor de la matanza
Las autoridades estadounidenses mantienen arrestado al sargento al que se acusa de perpetrar la matanza antes del amanecer del domingo en dos aldeas cercanas a su base en el distrito de Panjwai, al que se considera lugar del surgimiento del Talibán.
Según aldeanos, el militar estadounidense acechó varias casas en medio de la noche, disparó contra familias que dormían y quemó después algunos de los cadáveres.
De las 16 personas asesinadas, tres eran mujeres y ninguno niño, señaló Karzai.
En el este de Afganistán, cientos de estudiantes efectuaron una manifestación en la que gritaban lemas contra Estados Unidos y el soldado norteamericano al que se acusa de efectuar los asesinatos. La movilización es la primera debido a la tragedia.
"¡Muerte a Estados Unidos!" y "¡Muerte al soldado que mató a nuestros civiles", gritaba la multitud.
Algunos portaban una pancarta que pedía un juicio público para el culpable, a quien los oficiales estadounidenses han identificado como un hombre casado de 38 años, padre de dos niños, quien fue entrenado como francotirador y recientemente había sufrido una lesión a la cabeza en la guerra de Irak.
Denuncian venganza
Un grupo de líderes tribales y aldeanos de Kandahar aseguraron el lunes, un día después de ocurrida la matanza de 16 civiles en una aldea de Kandahar, que se trató de una "venganza".
Un centenar de aldeanos del distrito de Panjwai, en el que ocurrieron los hechos, participaron en una rueda de prensa en la que dijeron que la matanza fue perpetrada por varios militares y no por uno, como afirman Estados Unidos y la misión de la OTAN.
"Un artefacto estalló al paso de un vehículo en la zona de Zangabad, del distrito de Panjwai hace tres días", explicó uno de los líderes tribales, Haji Muhammad Shah Khan, en declaraciones citadas por la agencia de noticias AIP.
"Más tarde, los soldados de Estados Unidos reunieron a varias personas en la zona y les acusaron de haber puesto el artefacto. Dijeron que se vengarían y atacarían a las mujeres y niños de la zona", añadió.
Según otro aldeano, Haji Muhammad Hassan, la matanza fue perpetrada por un grupo de soldados con apoyo aéreo, pese a que las autoridades afganas y estadounidenses, y la misión de la OTAN, han atribuido los hechos a un militar aquejado de una supuesta "crisis nerviosa".
"Si el soldado tenía un problema mental, ¿por qué no mató a los soldados que tenía a su lado?", se preguntó Hassan.
Advierten rebelión
Los aldeanos pidieron a Estados Unidos, la comunidad internacional y Naciones Unidas que lancen una investigación y amenazaron con una "rebelión nacional" si se produce otro incidente armado contra civiles en Kandahar.
Según fuentes oficiales estadounidenses, el militar salió de su base en la madrugada del domingo para una incursión armada por las viviendas civiles de los alrededores durante la que disparó contra sus moradores, entre ellos mujeres y niños.
Aunque su nombre no se ha divulgado y hay una investigación en marcha, medios estadounidenses han afirmado que el autor de los hechos es un sargento de 38 años que pertenece a la Base Conjunta Lewis-McChord, situada a las afueras de Seattle, Washington (noroeste).
De esa base, considerada como una de las más problemáticas del servicio militar estadounidense, procedían también los cuatro soldados de Estados Unidos condenados por asesinar a varios civiles afganos en 2010 y guardar parte de sus cadáveres como trofeos.
El supuesto autor de los hechos servía por primera vez en Afganistán, aunque había estado en Irak en varias ocasiones.
Pena de muerte
El soldado acusado de matar a 16 afganos civiles podría enfrentar la pena de muerte si resulta condenado, afirmó el lunes el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta.
El sospechoso de la matanza de afganos será sometido a la justicia estadounidense militar siguiendo las leyes de Estados Unidos, que permiten la pena de muerte en algunos casos, dijo el jefe del Pentágono a reporteros a bordo de su vuelo a Kirguistán.
Interrogado sobre si el soldado podría ser condenado a muerte, Panetta afirmó: "Tengo entendido que en estas instancias esto podría considerarse".
Panetta condenó el hecho como una "terrible pérdida de vidas" y dijo que no estaba claro qué había llevado al soldado a matar a los civiles.
Luego de abandonar la base militar en que se encontraba, el soldado entró en casas de afganos y disparó contra familias civiles, "entonces en algún momento después de eso volvió de nuevo a la base operativa y básicamente se entregó. Contó a otras personas lo que ocurrió", dijo Panetta.
Interrogado sobre si eso era considerado una confesión, Panetta afirmó: "Sospecho que así fue".
"No estamos seguros de cuáles fueron las razones. Pero (el soldado) está bajo custodia. He asegurado al presidente (Hamid) Karzai que será llevado ante la justicia y deberá rendir cuentas", declaró el jefe de Defensa estadounidense.
©Univision.com
Comentarios