Romney y Santorum mantienen distancia seguidos de Gingrich y Paul

Univision.com | Mar 11, 2012 | 1:17 PM

Tema de la reforma migratoria sigue alejando el voto hispano del Partido Republicano

La victoria de Rick Santorum en Kansas y el triunfo de Mitt Romney en los caucus de Guan y las Islas Marianas del Norte prolongaron el sábado la compleja carrera por la nominación presidencial republicana.
Santorum ganó con el 51% de los votos el caucus de Kansas, seguido por Romney con el 21%, Newt Gingrich con el 14% y Ron Paul 13%.
Con los resultados del sábado, Romney sigue encabezando la lista de delegados con 458, Santorum 203, Gingrich 118 y Paul 66. Ahora la batalla se traslada este martes 13 de marzo al sur de Estados Unidos, en los competitivos estados de Alabama y Mississippi.
El candidato que alcance los 1,144 delegados para la Convención Nacional del 27 de agosto en Tampa Florida, enfrentará al presidente Barack Obama el primer martes de noviembre por la conquista de la Casa Blanca.
Anticipan duelo reñido
Las encuestas de opinión pronostican una contienda reñida en las dos elecciones próximas, particularmente en Alabama, donde Romney, Santorum y Gingrich intensificaron sus campañas televisivas.
Gingrich, cuya campaña lucha por la supervivencia tras una holgada victoria en Georgia el Supermartes, no puede darse el lujo de perder en Mississippi o en Alabama. Romney, ex gobernador de Massachusetts, busca triunfos en el sur para demostrar que tiene la capacidad de conquistar el apoyo de los votantes evangélicos.
El martes 6 de marzo, cuando se realizaron elecciones en 10 estados, Romney ganó en seis incluyendo el codiciado Ohio, aunque con una mínima ventaja de 38% a 37% a Santorum.
Las estadísticas señalan que quien gana la primaria republicana de Ohio logra la nominación presidencial.
Pero Santorum no se rinde y tras sus tres victorias del Supermartes (Dakota del Norte, Tennessee y Oklahoma) aspira a dejar a Gingrich fuera de la contienda y surgir como el único rival de Romney desde la derecha del espectro político.
Santorum dijo a la cadena NBC que su campaña ha tenido muy buenos resultados contra la campaña de Romney, con muchos mayores fondos, cuando la puja se redujo a dos candidatos. Pero no reclamó específicamente que Gingrich abandone la lucha. "Yo no le pedí a Gingrich que entrara, y no le voy a pedir que salga".
El martes 13
Alabama y Mississippi se convertirán este martes 13 en el centro de atención nacional. Las dos primarias no sólo de desarrollan en medio de una guerra de palabras entre los cuatro aspirantes, sino en una danza de millones en anuncios de radio, prensa y televisión.
Sólo en el Supermartes se gastaron más de $12 millones y Romney encabeza la lista. En Florida Romney gastó más de $10 millones, tres o cuatro veces más que su adversario más cercano.
Un asistente de Gingrich afirmó que el ex titular de la Cámara de Representantes debe ganar ambas primarias en el sur para justificar su continuidad en la campaña. Pero Gingrich se manifestó optimista. "Creo que hay una buena probabilidad de ganar", dijo a The Associated Press sobre las elecciones de Alabama y Mississippi.
"Pero quiero zanjar esto de una vez por todas. Vamos a Tampa", agregó, aludiendo al escenario de la convención nacional republicana que se realizará a mediados de año.
Voto hispano se aleja
Los republicanos no parecen estar beneficiándose del malestar que hay entre los hispanos con las promesas incumplidas del presidente Barack Obama en cuanto a la reforma migratoria, y de hecho da la impresión de que ven cada vez más distante el voto de esa comunidad.
"Durante su campaña los candidatos republicanos han utilizado lenguaje lleno de odio, hablando de 'bebés ancla', autodeportación, muro electrificado", manifestó Margaret Morán, presidenta nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés). "Para los latinos esto es decepcionante y seguro ha tenido un gran impacto en la participación de los hispanos en las elecciones primarias".
"Probablemente esta retórica les funcione con la mayoría de miembros de su partido, pero les va a costar el voto latino", advirtió Morán luego de la votación del Súper Martes, que confirmó el favoritismo de dos "duros" en el tema de inmigración, Mitt Romney y Rick Santorum, para conseguir la nominación republicana para las elecciones presidenciales.
Muchos hispanos expresan frustración con Obama, quien apoyó una reforma integral a las leyes de inmigración pero tropezó con la férrea oposición republicana en el Congreso. El mandatario, por otro lado, tuvo que concentrarse en una feroz crisis económica que hizo que todo lo demás pasase a segundo plano, incluida la reforma.
Qué dicen los republicanos
"Los indocumentados han sido tratados de forma muy injusta por este gobierno", señaló la republicana Cristina Espinosa luego de votar en Atlanta. Añadió que durante el gobierno de Obama habían aumentado las deportaciones de hispanos y la hostilidad hacia quienes no tienen documentos.
Desde 2009, un año después de que Obama asumiera la presidencia, ha habido un promedio de 400 mil deportados por año, según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS). No obstante, el año pasado el gobierno de Obama ordenó la revisión de unos 300 mil casos pendientes de deportación y solicitó al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) que le diese prioridad a las deportaciones de delincuentes o personas con antecedentes y evalúe cuidadosamente los casos de estudiantes, padres de niños estadounidenses y ancianos.
Pero el viernes un informe de ICE a una comisión del Congreso reveló que de los primeros 150 mil casos revisados sólo 1,500 fueron suspendidos.
"El presidente Obama prometió un montón de cosas a los latinos y no las ha cumplido", afirmó Jerry González, director ejecutivo de la Asociación de Funcionarios Electos Latinos de Georgia (GALEO), una organización sin fines de lucro que busca incrementar la participación cívica de los hispanos.
"Este es un momento clave para los votantes latinos. Es el momento de que voten por los candidatos que quieren cambiar el discurso migratorio", expresó Espinosa.
Los más pobres
Mississippi y Alabama son los estados más pobres del país y por lo tanto los cuatro aspirantes republicanos centraron sus campañas en prometer prosperidad y en criticar a Obama, que buscará la reelección el 6 de noviembre frente al vencedor de esta primaria republicana.
"Si soy presidente vamos a cortar los gastos federales, vamos a limitar los gastos federales y finalmente vamos a tener un presupuesto balanceado", dijo Romney en un mitin con cientos de personas en Tarrant, al norte de Birmingham.
Consciente de su poco atractivo para los más conservadores, Romney pasó los últimos dos días recorriendo Mississippi y Alabama, donde están en juego 40 y 50 delegados respectivamente, y logró contra todo pronóstico posesionarse en los sondeos.
En Mississippi, Romney alcanzó una ventaja de hasta ocho puntos (35%) sobre sus rivales Gingrich y Santorum (ambos empatados con 27%), según un sondeo de Rasmussen Reports divulgado el viernes.
Pero la indecisión de los electores republicanos envía señales contradictorias en las encuestas, y así la firma American Research Group (ARG) ubica a Gingrich aventajando estrechamente a Romney (35 a 31%), con Santorum en tercer lugar (con 20%) en el mismo estado.
Mientras tanto en Alabama Romney avanzó hasta ubicarse a un punto de diferencia por debajo del favorito Gingrich (21 contra 20%) o dos puntos por encima del ex presidente de la Cámara de Representantes, según indicó el sitio Real Clear Politics.
Victoria clave
Para Romney ganar en uno de estos dos estados acortaría su camino a la nominación, para el ultraconservador Santorum un triunfo consolidaría su papel como un rival de peligro para Romney y para Gingrich significa el todo por el todo en momentos en que se multiplican los llamados para que se retire de la carrera al haber ganado solo en dos primarias, Carolina del Sur y Georgia.
"No creo que Romney sea capaz de ganar en Mississippi o en Alabama. No creo que tenga la base entusiasta que necesitaría para lograrlo", dijo a la Agencia Francesa de Noticias (AFP) Troy Gibson, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad del Sur de Mississippi.
Sin embargo para Charles Franklin, profesor en la escuela de derecho de la Universidad Marquette, no hay que olvidar que la campaña de Romney suele "irrumpir abruptamente y consigue el apoyo de la mayoría para cimentarse" a último minuto, aun cuando el electorado suele considerarlo como segunda opción.
Pero "dada la larga trayectoria de Gingrich en el sur", el haber representado 20 años a Georgia en el Congreso lo convierte en un candidato "un poco más atractivo que Santorum", dijo el profesor.
Pero el martes Gingrich "no solo tiene que demostrar que es capaz de más victorias en el sur, sino además que su campaña tiene suficientes piernas para avanzar", recalcó el politólogo Franklin.
Tanto en Mississippi como en Alabama algunos electores consultados por la AFP expresaron que su principal preocupación es "la economía del país".
John Bryant, concejal republicano en Terrant, dijo a la AFP que a sus 67 años no está decidido y aunque sabe que Romney no es favorito en Alabama "porque no es tan conservador como los otros candidatos", a él le interesa saber "qué puede hacer por nosotros si es elegido presidente para cambiar la economía y que recuperemos el camino correcto hacia la prosperidad".
©Univision.com
Comentarios