Avances contra la desigualdad de género en el mundo

EFE | Mar 07, 2012 | 5:57 PM

Día a día, las mujeres logran ganar terreno

Las mujeres avanzan día a día hacia la igualdad y mientras en Europa pelean por ocupar más cargos directivos, en Oriente Medio su voz se escucha en las revueltas, en América ganan terreno en política, y en Asia impulsan cambios en la realeza.
En el maco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que se conmemora el 8 de marzo, diversas acciones a lo largo de todo el mundo revelan los esfuerzos por vencer la desigualdad de género.
Un ejemplo es Francia, donde se ha aprobado una ley sobre la representación equilibrada de hombres y mujeres en los consejos de administración, que instaura una cuota mínima del 40 por ciento del sexo menos representado. También se ha eliminado el término "señorita" ("mademoiselle") de los formularios oficiales.
En el Reino Unido, un 12.5 por ciento de los cargos directivos de las empresas que cotizan en la Bolsa de Londres son mujeres, frente al 21 por ciento de empresas con Consejos de Administración formados solo por hombres.
Según estadísticas oficiales, en España las mujeres comienzan pisando fuerte en la etapa universitaria al obtener mejores calificaciones que los hombres, pero en la vida laboral ocupan la mayoría de los empleos a tiempo parcial, perciben menos salario y ocupan menos puestos de responsabilidad en las empresas y ámbitos de decisión.
En Portugal se han multiplicado las voces que denuncian un mayor impacto sobre la mujer de la grave crisis económica y el aumento del desempleo. Un 52.4 por ciento de los beneficiarios de prestaciones sociales son mujeres.
En Australia se han eliminado las restricciones que impedían a las mujeres militares desempeñar labores en el frente de combate en las mismas condiciones que los hombres.
En Japón, el gobierno acogió en febrero pasado su primer debate sobre si las mujeres de la familia imperial deberían retener su estatus real en caso de contraer matrimonio con un plebeyo.
Cada vez más presidentas en América
Aunque América Latina cuenta con tres presidentas, la brasileña Dilma Rousseff, la costarricense Laura Chinchilla y la argentina Cristina Fernández, el camino por recorrer aún es largo.
La principal preocupación en estos países gobernados por mujeres sigue siendo la violencia de género, y pese a que en todos ellos se han aprobado leyes, no se ha logrado reducir significativamente los índices de violencia.
En Centroamérica, el Gobierno de Nicaragua ha propuesto una reforma de la Ley de Municipios que busca ceder a la mujeres el 50 por ciento de las candidaturas en elecciones municipales, mientras que en Honduras grupos de mujeres han exigido al Parlamento que apruebe una ley que les garantice la mitad de los escaños.
La situación de la mujer ha ganado un mayor relieve en Panamá gracias al protagonismo de la cacica del pueblo Ngäbe Buglé, Silvia Carrera Concepción, en las negociaciones con el Gobierno sobre actividad minera y proyectos hidroeléctricos.
También en Cuba el presidente Raúl Castro ha abogado por fomentar la participación de mujeres en cargos de dirección del Estado, junto a otras minorías como negros o mestizos.
El Día Internacional de la Mujer Trabajadora se celebra en EU en medio de la polémica sobre la cobertura de los gastos en anticonceptivos por parte de las empresas y con más de 14 mil nuevos puestos para mujeres recién estrenados en las Fuerzas Armadas.
Mujeres árabes son las más afectadas
Pese a los avances que han supuesto las revueltas para la democracia en el mundo árabe, no ha habido una mejora significativa de los derechos de las mujeres, que incluso han perdido representación en las nuevas instituciones.
Según el Mapa Mundial de la Mujer en la Política 2012, recientemente presentado en la ONU, solo un 10.7 por ciento de los miembros del Parlamento son mujeres en los países árabes, la región del mundo con menor presencia femenina en este ámbito.
En el Yemen, una de las protagonistas de la revuelta contra el entonces presidente, Ali Abdalá Saleh, fue la activista Tawakul Karman, que el año pasado fue distinguida con el Nobel de la Paz.
Una mujer egipcia, Asmaa Mahfuz, y otra siria, Razan Zeituneh, recibieron también el premio Sajárov de Libertad de Conciencia que concede el Parlamento Europeo por su activismo contra los regímenes dictatoriales en sus respectivos países durante la llamada Primavera Árabe.
Por último, los ataques en Israel a la igualdad de género de los extremistas religiosos, que imponen en determinadas zonas segregación por géneros y modestia extrema en los atuendos femeninos llevaron al primer ministro, Benjamín Netanyahu, a asegurar que "la exclusión de la mujer de los espacios públicos contradice el espíritu del judaísmo".
©EFE
Commentarios