Retórica antiinmigrante atrae votos y arrincona a indocumentados en el estado de Georgia

AFP | Mar 03, 2012 | 7:52 AM

Posturas migratorias de precandidatos republicanos aleja el voto latino

La retórica de tolerancia cero hacia los indocumentados es popular en Georgia, un bastión conservador del Partido Republicano en el sureste de Estados Unidos, donde Newt Gingrich, "un duro antiinmigrante" según activistas, luce invencible para la elección interna del próximo Súper Martes.
Gingrich, quien durante dos décadas representó a Georgia en la Cámara de Representantes, es considerado un hijo pródigo de este estado de fuertes convicciones evangélicas y confía en que el martes se confirmarán todos los sondeos que le atribuyen una victoria de 35,3%, según una encuesta de Real Clear Politics.
"Desafortunadamente Gingrich es un hombre duro antiinmigrante, uno más en este feudo republicano", dijo a la AFP Adelina Nicholls, directora ejecutiva de la Alianza Latina para los Derechos Humanos de Georgia.
"En Georgia tenemos a todos los republicanos en contra, que son mayoría, y además un presidente como Obama que ha mostrado indiferencia a la ley antiinmigrante que se aprobó el año pasado", agregó Nicholls.
El Súper Martes
Los precandidatos republicanos Mitt Romney, Rick Santorum, Gingrich y Ron Paul se medirán el 6 de marzo en las primarias que se realizarán en 10 estados. Georgia es crucial para Gingrich porque de ganar los 76 delegados del estado, reimpulsaría su decaída candidatura a la nominación por su partido para competir contra Obama por la Casa Blanca.
Todos los postulantes prometen mayor seguridad en la frontera, tolerancia cero a los inmigrantes sin papeles y, como Gingrich, se oponen a cualquier amnistía para estudiantes indocumentados como el proyecto de ley conocido como Dream Act, para que jóvenes criados y educados en el país accedan a la educación superior pública y se les otorgue residencia legal.
Justamente este tema ha provocado protestas en estos días frente al congreso en Atlanta, capital estatal, donde se está por votar una ley que busca prohibir la asistencia de inmigrantes sin papeles a las universidades estatales que hasta ahora los admiten si pagan la matrícula que le exigen a quienes no pagan impuestos.
Un comité del Senado estatal aprobó ya la iniciativa que debe votar próximamente la Cámara de Representantes del distrito.
Casi un millón de hispanos
Más de 800 mil personas -8,8% de la población de casi 10 millones de habitantes de Georgia, según el censo de 2010- integran la comunidad latina de mayoría mexicana en este estado agrícola, conocido como el productor de duraznos y maníes del país.
Es una comunidad relativamente nueva en comparación con la que vive en la vecina Florida, "pero la mano de obra indocumentada en los campos ya representa al menos 40% y con las leyes que aprobaron para verificar el estatuto migratorio muchos se han ido a otros estados por miedo a ser deportados", señaló Nicholls.
Un estudio realizado por el Centro de Desarrollo Económico y de Negocio Agrícolas de la Universidad de Georgia en octubre del año pasado, señaló que el empleo en la época de mayor cosecha pudo haber sido de 12,930 puestos, pero que no alcanzaron el nivel por la falta de 5,244 trabajadores en los campos.
Frente a estos problemas con los productores agrícolas Gingrich se ha expresado a favor de programas de trabajadores con permisos laborales temporales.
"Federalismo" vigente
Para algunos expertos en ciencias políticas, en Georgia, así como en la vecina Alabama o en Arizona, oeste del país, "hay un problema de federalismo sobre qué es lo que pueden y no pueden hacer los Estados hacia la inmigración (...) y por ello han aprobado leyes muy estrictas" para desafiar a Obama, explicó a la AFP Andra Gillespie, profesora en la Universidad de Emory en Atlanta.
Por ahora los precandidatos usan el tema migratorio para atacarse entre ellos, para ver quién es más duro contra los indocumentados de cara a captar al electorado conservador, que en Georgia es mayoría.
"Es un tema muy ideológico y existe una cierta división en el bando republicano sobre el tema", apuntó Charles Bullock, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Georgia.
Empresarios republicanos están resultando muy perjudicados por las medidas antiinmigrantes que han expulsado del estado a trabajadores, pero sus impulsores son republicanos a quienes no les importa el costo que esto tenga en la economía.
"Mientras los republicanos captan votos con esta discusión antiinmigrante, los centros de detención migratoria tienen hasta 1,800 arrestados por día para deportar", denunció Adelina Nicholls.
"Nuestro partido es la comunidad, los latinos que se unen y se solidarizan espantados por la separación de familias y detenciones arbitrarias que se vienen sucediendo en este estado sin que nadie nos haga caso", sostuvo.
©AFP
Comentarios