Piden frenar deportación de guatemalteco

EFE | Sep 01, 2010 | 1:44 PM

Aprobación del Dream Act ayudaría a miles

WASHINGTON DC - Varios grupos pro inmigrantes instaron a las senadoras republicanas de Maine, Susan Collins y Olympia Snowe, a intervenir en el proceso de deportación del inmigrante guatemalteco Selvin Arévalo, y a dar su apoyo al proyecto de ley Dream Act que podría ayudar a otros estudiantes indocumentados como él.
En una conferencia telefónica, los grupos liderados por la organización America's Voice señalaron que el caso de Arévalo es un ejemplo de "por qué el Senado debe aprobar" el Dream Act a la vuelta de su receso legislativo, en septiembre.
El proyecto de ley, presentado por primera vez en 2001 pero estancado en la Cámara Alta, permitiría regularizar a los indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir 16 años y han vivido al menos cinco años consecutivos en el país.
Esta medida impediría la deportación de estudiantes como Arévalo, un guatemalteco de 24 años que llegó a Portland (Maine) cuando tenía 14 y ha cursado en esa ciudad sus estudios secundarios.
Por un accidenteArévalo estaba a punto de obtener su diploma de graduación en el instituto cuando se vio involucrado "en un leve accidente de tráfico" y fue detenido por la policía local, según explicó en la conferencia Lynn Tramonte, portavoz de America's Voice.
Tramonte señaló que Arévalo, que se encuentra en un centro de detención y en proceso de deportación, escribió al ser arrestado una carta al presidente Barack Obama, en la que explicaba que quería ser legal "por tres razones".
"La primera razón es que quería ir a la Universidad para graduarse en informática; la segunda, que era importante en la comunidad en la que vivía y en su Iglesia; y la tercera, que quería poder viajar legalmente para ver a su familia por primera vez en ocho años", afirmó.
Isai Gálvez, amigo de Arévalo y líder juvenil en una iglesia de Portland, le describió como una "persona trabajadora y cariñosa" que llegó a Estados Unidos sin hablar inglés y "no sólo a trabajar, sino a estudiar para aportar algo a la sociedad".
Uno entre milesPor su parte, la directora ejecutiva de política de Inmigración Infantil y Familiar en la organización legal First Focus, Wendy Cervantes, señaló que el caso de Arévalo es un ejemplo de los "cientos de miles" de niños que crecieron en Estados Unidos y se ven obligados a regresar a "países que puede que no conozcan".
"Es moralmente incorrecto castigar a niños por circunstancias que escapan a su control. El Dream Act es la única vía de poner freno a esta injusticia", aseguró Cervantes.
El proyecto de ley prevé otorgar a los estudiantes una residencia temporal durante seis años, tiempo durante el cual deben realizar estudios universitarios y obtener al menos un grado de dos años o prestar servicio militar por dos años, como requisito para recibir la ciudadanía posteriormente.
Los requisitos son un título de secundaria, o su equivalente, o dos años en la universidad o en el Ejército, y demostrar una conducta correcta.
©EFE
Comentarios