Cubanos se acogen al programa de concesión de créditos

Notimex | Feb 22, 2012 | 2:21 PM

Una de las más de 300 reformas de Castro

LA HABANA - Una de las principales instituciones bancarias de Cuba había aprobado hasta el 15 de este mes más de seis mil solicitudes de créditos, una de las medidas del presidente Raúl Castro para estimular la frágil economía en la isla caribeña.
Se trata del Banco Popular de Ahorro (BPA) autorizado a otorgar estos préstamos junto con los bancos Metropolitano (BM) y el de Crédito y Comercio (Bandec), informó el miércoles el diario oficial Granma.
Los créditos otorgados en virtud del Decreto-Ley 289, que entró en vigor hace dos meses, deberán destinarse al desarrollo de la producción agropecuaria, la reparación de vivienda por esfuerzo propio y el trabajo por "cuenta propia" (autoempleo).
La medida es parte de las más de 300 reformas de Castro para "actualizar" el agotado modelo económico socialista vigente hace medio siglo y avaladas por el VI congreso del gobernante Partido Comunista, celebrado en abril del año pasado.
Patricia Buigas, directora de atención a la Banca Personal en el BPA, explicó al periódico que la institución realiza un análisis de riesgo de los solicitantes y que para la devolución de los créditos se utilizan las retenciones de los salarios mensuales.
En el caso de los trabajadores por cuenta propia u otras personas que no tengan vínculo laboral estatal, se les provee una chequera de pago con la cuota que deben pagar cada mes, agregó la funcionaria .
Se flexibilizará la economía nacional
Además de los más de 362 mil trabajadores por "cuenta propia", en la isla hay unos 150 mil arrendatarios de parcelas agrícolas, y decenas de miles de cubanos afectados por el alto déficit habitacional que enfrenta el país desde hace décadas.
Un economista gubernamental que solicitó el anonimato dijo a Notimex que la concesión de créditos será "un útil instrumento" para la compraventa de autos y casas entre particulares, aprobadas por el gobierno a finales de 2011.
Con la nueva política crediticia, regresan al escenario nacional instrumentos bancarios desaparecidos en las últimas cuatro décadas, y desconocidos para al menos siete de cada 10 cubanos, entre ellos los cheques, pagarés y letras de cambio.
El nuevo decreto permite además la apertura de cuentas corrientes en pesos cubanos y pesos convertibles y la contratación de tarjetas de crédito y de débito.
Según analistas, las medidas crediticias permitirán una mayor flexibilización de la hasta ahora excesivamente regulada economía nacional controlada por el Estado y un retorno más transparente a las relaciones monetario-mercantiles.
Pero el economista independiente Óscar Espinosa opinó que la no concesión en pesos convertibles (CUC, divisa de carácter local equivalente al dólar) podría crear engorrosas transacciones en un país donde los principales bienes sólo pueden adquirirse en esa moneda.
Hasta octubre de 1960, Cuba tenía una banca desarrollada y eficiente, truncada cuando inició una campaña de “lucha contra el burocratismo”, que afectó el aparato administrativo existente y la experiencia acumulada en materia de contabilidad.
©Notimex
Commentarios