Lobo indultará a preso que salvó a compañeros en Comayagua

EFE | Feb 21, 2012 | 6:26 PM

Abrió las celdas

TEGUCIGALPA - El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, dijo que concederá el indulto al reo Marco Antonio Bonilla, de 50 años, porque salvó a varios de sus compañeros durante el voraz incendio que consumió parte de la cárcel  de Comayagua hace ocho días y causó al menos 360 fallecidos.
Lobo hizo el anuncio durante la reunión del Consejo de Ministros, en la que instruyó al titular del Interior y Población, Áfrico Madrid, para que inicie los trámites, aunque no precisó la fecha en que otorgará el perdón a Bonilla.
El gobernante indicó que ha recibido información de que Bonilla, también conocido como "El Chaparro", expuso su vida "increíblemente" para salvar la de varios de sus compañeros, abriendo barrotes de las celdas para que pudieran salir y escapar de las llamas.
Bonilla lleva casi 18 años en prisión y le restan cuatro y medio para cumplir una condena por la muerte de una persona y las heridas causadas a otras dos cuando salió en defensa de su padre, Pedro Bonilla, quien era víctima de una supuesta agresión, según una versión difundida el lunes por el diario local La Tribuna.
"El enfermero" 
La misma fuente publicó que durante el incendio registrado el pasado 14 de febrero en la Granja Penal de Comayagua, Bonilla habría permitido la salida de decenas de reos que se estaban quemando en la celda diez, que también fue alcanzada por el fuego que se inició en la número seis.
Marco Antonio Bonilla ingresó a la cárcel en mayo de 1994, pero por su buen comportamiento, según la versión del rotativo hondureño, fue enviado pocos años después a Tegucigalpa a capacitarse como auxiliar de enfermería, actividad que desempeña en la Granja Penal de Comayagua, donde también le dicen "El Enfermero".
Pedro Bonilla, de 91 años, está enfermo y desea ver a su hijo, según relató a la prensa Vilma Bonilla, hermana del prisionero.
Marco Antonio ha evitado dar entrevistas a los medios locales, pero a través de uno de sus compañeros en la Granja Penal de Comayagua, la cárcel siniestrada, ha dicho que su anhelo es ver a su padre con vida.
El fiscal general del Estado, Luis Rubí, dijo que los primeros resultados de las investigaciones que lleva acabo el Ministerio Público y un grupo de expertos de Estados Unidos indican que el incendio fue accidental.
El alto funcionario dijo al Canal 5 de la cadena Televicentro, que ninguna de las más de 200 autopsias practicadas hasta este martes reveló heridas de bala en las víctimas, lo que contraría versiones recogidas por la prensa local según las cuales guardias de la cárcel habrían disparado contra los reos durante el siniestro.
El presidente Lobo también anunció que indultará a varias reclusas de una cárcel cercana a Tegucigalpa que ya cumplieron su condena, pero siguen presas por no tener recursos para pagar una multa, sin más precisiones.
El sistema penitenciario de Honduras padece de un alto nivel de hacinamiento en sus 24 cárceles, preparadas para alberga hasta 8,280 personas, y además está afectado por una mora judicial, puesto que el 52% de los más de 13,000 prisioneros no han sido condenados, según datos oficiales.
©EFE
Commentarios