Soldados de EU quemaron ejemplares del Corán en Afganistán

EFE | Feb 21, 2012 | 3:50 PM

Exigen la salida de tropas extranjeras

TEHERÁN- Soldados estadounidenses destacados en la base de Bagram, la principal con la que cuenta EU en Afganistán, quemaron el lunes varios ejemplares del Corán, lo que ocasionó numerosas protestas en ese país.
Al respecto, Irán condenó este martes la quema de dichos ejemplares, al tratarse del libro sagrado de los musulmanes, y reclamó la salida de las tropas extranjeras de Afganistán.
El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Ramin Mehmanparast, dijo que "la profanación de las creencias de los musulmanes se produjo por lo mal que entienden los ocupantes extranjeros de Afganistán la cultura religiosa islámica".
"La inmediata retirada de la tropas extranjeras de Afganistán es la única alternativa para que la paz y la estabilidad regresen a este país", agregó Mehmanparast, quien acusó a las tropas de la OTAN de violar los derechos del pueblo afgano.
EU pidió disculpas
Por su parte, el secretario de Defensa de EU, Leon Panetta, pidió disculpas al pueblo afgano por la quema de los ejemplares del Corán por parte de sus soldados.
En una declaración escrita, Panetta pidió disculpas por el trato inapropiado del Corán y señaló que "estas acciones no representan las opiniones de los militares de los Estados Unidos".
"Honramos y respetamos las prácticas religiosas del pueblo afgano, sin excepción", subrayó Panetta, que indicó que el general de Infantería de Marina de EU John Allen, jefe de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF), le notificó el "profundamente desafortunado incidente".
El general Allen pidió disculpas tanto a las autoridades como al pueblo afgano, y ordenó una investigación después de que un grupo de empleados afganos de la base militar denunciaran que vieron cómo militares estadounidenses quemaban el Corán.
Unos tres mil afganos se concentraron en los alrededores de la base militar para protestar por el incidente, según indicó Roshna Khalid, el portavoz regional de Parwan, donde está ubicada la base.
La profanación del Corán es un asunto muy sensible en Afganistán, donde una veintena de personas, entre ellas siete trabajadores de la ONU, murieron en protestas el año pasado a raíz de la quema pública de un ejemplar en una iglesia estadounidense.
©EFE
Commentarios