Joachim Gauck, el nuevo presidente de Alemania

AFP | Feb 20, 2012 | 11:13 AM

Fuera de toda sospecha

BERLÍN - El futuro presidente alemán, Joachim Gauck, es un pastor luterano de 72 años y antiguo militante de los derechos humanos en la ex República Democrática Alemana, que goza de una importante autoridad moral para ejercer un cargo desprestigiado por los escándalos que llevaron a la dimisión a su antecesor.
Este hombre de cabello gris, sonriente y que generalmente habla con un tono de voz muy suave, es oriundo del noreste de Alemania, el mismo lugar donde creció la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, hija de un pastor.
Gauck nació en enero de 1940 en Rostock (noroeste) y eligió ser pastor de la Iglesia luterana. En una RDA donde las iglesias disfrutaban de cierta tranquilidad, Gauck utilizó su posición para defender los derechos humanos.
En su autobiografía "El invierno en verano - la primavera en el otoño", publicada en 2009, relató los arrestos y las detenciones arbitrarias durante meses por la policía política de la RDA, la Stasi, de las que fue testigo.
Su padre fue detenido y condenado a 25 años por un tribunal militar soviético, cuando Gauck era aún un niño, y pasó varios años en un campo en Siberia.
Utilizó su posición de pastor para defender los derechos humanos y durante las primeras manifestaciones contra el régimen comunista en 1989, que acabaron con la caída del muro de Berlín en noviembre de ese año, se convirtió en el portavoz del colectivo de la oposición Nuevo Foro de Rostock.
¿Quién es Joachim Gauck?
El 3 de octubre de 1990 fue elegido para dirigir el centro encargado de conservar y explotar los archivos de la Stasi, la policía secreta de la RDA. Ocupó el puesto durante 10 años.
Fue candidato a las presidenciales de 2010, presentado por los socialdemócratas del SPD y los Verdes, y pese a que la prensa le consideró el "presidente de los corazones" por su gran popularidad, perdió en la tercera y última votación frente a Christian Wulff.
La dimisión de éste el pasado viernes, como consecuencia de un escándalo por haber recibido regalos de amigos ricos y por intentar intimidar a periodistas, ha devuelto a Gauck a la primera línea de la escena política.
Con el apoyo de la Unión cristiana de Merkel (CDU/CSU), de su aliado liberal (FDP), del Partido socialdemócrata (SPD) y de los Verdes, su elección por una asamblea federal compuesta por diputados del Bundestag y por delegados del mundo político y de la sociedad civil elegidos por los parlamentos regionales que debe llevarse a cabo el 18 de marzo es sólo una formalidad.
Pero incluso por sufragio universal, habría sido ampliamente elegido. Un sondeo publicado por el diario Bild lo ubicaba ampliamente al frente de todas las personalidades probables para el cargo con 54%.
Gauck se mostró modesto en su primera intervención, el domingo por la noche, advirtiendo que no era "ni Súperman, ni un hombre infalible", en una conferencia de prensa en la que se anunció su designación como candidato.
©AFP
Commentarios