Las prisiones mexicanas donde no existen las reglas

Univision.com | Feb 12, 2012 | 12:51 PM

Las familias organizan auténticos días de campo dentro del penal

MÉXICO- En las cárceles de la Ciudad de México la disciplina se ha relajado a tal grado, que incluso durante la visita familiar se pueden apreciar locales de comida, dulces e incluso donde se realizan tatuajes.
A diferencia de otros países, donde las reglas son estrictas, dentro de las prisiones capitalinas es común ver a los niños jugando en el penal, mientras que las parejas buscan sitios más apartados, como las "cabañas", que son espacios improvisados con mantas, y las familias organizan auténticos días de campo con toda la comida que llevaron.
De acuerdo con el periódico Reforma en su versión digital, los custodios aseguran que el número de visitantes, que en ocasiones llega a 12 mil personas en las 10 prisiones del DF, dificulta el control de los reos, pues en cada penal hay unos 40 celadores por turno.
Esto ha generado problemas, comentaron, como el homicidio de una joven a manos de su esposo, preso en el Reclusorio Sur.
En EU la visita familiar es un privilegio, no un derecho
Al respecto, el penitenciarista José Luis Mussi explicó que en prisiones de EU la visita familiar es restringida y no se realiza en explanadas, sino en cuartos donde sólo entra el reo, su familiar y custodios que siempre los vigilan.
En las cárceles de Florida, por ejemplo, la visita familiar no es considerada un derecho de los reos, sino un privilegio, por lo que en cualquier momento puede suspenderse.
En las prisiones de Nueva York, cuyos requisitos para la visita son detallados en Internet, no se permite el ingreso de comidas preparadas en el hogar ni repostería.
Además de las diferencias en el reglamento, en las cárceles de la capital mexicana -según publicó Reforma- se relaja la disciplina y los expertos en infraestructura penitenciaria coincidieron en que los reclusorios capitalinos están mal diseñados.
Roberto Rojas, quien ha diseñado 50 centros penitenciarios, aseguró que los visitantes deben esperar horas de pie, bajo el sol o la lluvia y sin sanitarios, antes de ingresar a ver a los internos, lo que evidencia un mal diseño arquitectónico, aunado a la sobrepoblación penitenciaria.
©Univision.com
Commentarios