Anders Behring Breivik, autor de atentados en Noriega, será observado por psiquiatras

EFE | Feb 10, 2012 | 12:09 PM

Prolongan su estancia en la cárcel

El ultraderechista Anders Behring Breivik, autor confeso de los atentados del 22 de julio en Noruega con 77 muertos, será sometido a observación forzosa durante un nuevo examen psiquiátrico en la cárcel de Ila, al oeste de Oslo, que durará un máximo de cuatro semanas.
Así lo dictaminó la jueza Wenche Elizabeth Arntzen del Tribunal de Oslo, quien basó su decisión en el artículo 167 de la ley de Derecho Procesal Penal para justificar que el acusado sea forzado a someterse a observación si se considera que "es necesario para determinar su estado mental", algo que Breivik rechaza.
Aunque esta decisión judicial admite que lo más apropiado sería trasladar a Breivik al hospital psiquiátrico de Dikemark, señala que no es realista que se puedan hacer a tiempo los ajustes necesarios para cumplir con las medidas de seguridad que recomienda la policía.
"De acuerdo con las estimaciones de los nuevos expertos, el tribunal considera que un examen en Ila puede proporcionar información valiosa que difícilmente se pueda lograr de otro modo, y por lo tanto debe considerarse necesaria", señaló la magistrada en su dictamen.
El tribunal de Oslo había decidido prolongar 12 semanas más la estancia de Breivik en la cárcel de Ila, penal en el que está internado desde hace más de seis meses.
Aunque la medida decretada hoy pueda ser considerada una "intrusión" con respecto al acusado, el carácter "especialmente grave" del caso justifica que la cuestión de su estado mental "deba ser aclarada de la forma más práctica posible", según la juez.
Añadió que en la cárcel de Ila, Breivik "supuestamente se encuentra seguro y bien", por lo que la medida no implicará grandes consecuencias prácticas para él".
Con restricciones de aislamiento
Breivik está acusado de hacer explotar, el pasado 22 de julio, un coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo, donde murieron ocho personas, e inmediatamente después se trasladó a la isla de Utøya, a 45 kilómetros de la capital, donde disparó de forma indiscriminada y mató a otras 69.
Pese a que al acusado se le han levantado progresivamente las restricciones de aislamiento, no puede comunicarse con otros prisioneros, ya que es el único en régimen de máxima seguridad.
La observación psiquiátrica, en la que colaborará personal especializado del hospital psiquiátrico de Dikemark y que deberá concluir a finales de marzo, no puede afectar a los preparativos del juicio, cuyo inicio está previsto para el 16 de abril, de modo que las reuniones de Breivik con sus abogados quedarán al margen del examen médico.
La corte señaló también que en consideración a los preparativos de dicho examen no se puede esperar a que el Tribunal Supremo falle sobre el recurso de la defensa de Breivik contra el nombramiento de otros dos expertos para realizarle un nuevo informe psiquiátrico, decidido hace un mes.
El informe anterior, hecho público en noviembre, había concluido que Breivik padecía "esquizofrenia paranoide", lo que según las leyes noruegas impediría una pena de cárcel, que sería sustituida por una hipotética condena a tratamiento psiquiátrico forzado.
Las fuertes reacciones provocadas por este informe y la opinión discordante de los empleados de la penitenciaria de Ila llevaron al tribunal a elegir a un nuevo equipo de psiquiatras, aunque los abogados defensores apelaron la decisión al considerar que hubo un fallo procesal.
©EFE
Comentarios