El ala derecha del partido republicano se resiste a Romney

AFP | Feb 10, 2012 | 8:33 AM

Las recientes victorias de Santorum alargan la batalla por la nominación del rival de Obama

Las sorpresivas victorias del conservador Rick Santorum el martes ilustran las divisiones entre los republicanos a nueve meses de la elección presidencial, con el ala derecha del partido que no se deja seducir por Mitt Romney, el único que luce capaz de intimidar al presidente Barack Obama.
Rick Santorum, un católico que juega a fondo la carta de los valores tradicionales, ya ha ganado en cuatro estados. Primero en Iowa y el martes en Minnesota (norte), Misuri (centro) y Colorado (oeste); es decir, más que el moderado Mitt Romney, quien ganó tres primarias (New Hampshire, Florida y Nevada) desde que comenzó la carrera el 3 de enero.
El multimillonario Romney, cuya campaña está mejor financiada y organizada, sigue siendo el favorito para obtener la investidura del Partido Republicano a fines de agosto, en la Convención a celebrarse en Tampa, Florida, para competir por la presidencia en noviembre.
Pero sus tres fracasos del martes "alimentan la tesis de que Romney es incapaz de reducir la brecha que lo separa de la derecha, particularmente en lo que concierne a temas sociales", declaró a la AFP el politólogo David Damore, de la Universidad de Nevada, en Las Vegas.
La batalla se extiende
En lugar de a una cómoda elección, Romney se ve enfrentado ahora a una larga batalla en los 42 estados que restan. Los próximos en pronunciarse serán Arizona (suroeste) y Michigan (norte) el 28 de febrero.
A pesar del viraje a la derecha, "¿puede convertirse (Romney) en un portaestandarte aceptable para un partido cada vez más dominado por los conservadores evangelistas y los militantes del 'Tea Party', el movimiento anti-impuestos que apareció en la escena pública tras la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca?, se interroga el periódico The Washington Post.
Obama se frota las manos
Desde el inicio de la campaña el verano pasado, los candidatos ultraconservadores estuvieron a la cabeza en los sondeos, gracias al efecto 'cualquiera menos Romney'. Pero Michele Bachmann, Rick Perry y Herman Cain abandonaron la carrera, ya sea por meteduras de pata o por escándalos sexuales.
De los tres candidatos aún en liza contra Romney, Ron Paul parece el que tiene menos posibilidades, debido a sus posiciones iconoclastas sobre la despenalización de las drogas, por ejemplo.
Quedan Rick Santorum, contrario al matrimonio homosexual, el aborto y la contracepción, y el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, quien juega la carta populista contra "las élites" y compara a Romney con Obama por haber promulgado cuando era gobernador de Massachusetts (noreste) una reforma de la salud parecida a la que el presidente aplica ahora en todo el país.
La carrera de Gingrich
Gingrich no ha hecho campaña en los tres estados en juego el martes y se reservó para los 11 comicios que tendrán lugar el 6 de marzo en ocasión del Supermartes, en particular en los estados del sur del país.
En teoría, las tres últimas primarias no cambiaron nada en la carrera por obtener los 1,114 delegados necesarios para obtener la candidatura del partido: el martes únicamente estaban en juego 128 delegados y su distribución no se conoce aún.
Según la cadena CNN, Romney, quien ganó en el muy poblado estado de Florida, contaba hasta las primarias del martes último con 106 delegados, Newt Gingrich con 38, Rick Santorum con 22 y Ron Paul con 20.
Divisiones favorables
Las divisiones del Partido Republicano no podían caerle mejor a Obama, quien se beneficia de una mejora en la economía y "bien podría ser el hombre con más suerte del mundo", como observa The Washington Post.
Obligado a defenderse sobre su derecha, Romney "cedió el electorado centrista a Obama", afirma el diario.
Según un sondeo de ABC/Washington Post difundido el lunes, si las elecciones presidenciales se realizaran ahora, el presidente saliente obtendría 51% de los votos, contra 45% para Romney. Su ventaja sería aun mayor si el candidato republicano fuera Gingrich, a quien vencería 54% a 43%.
©AFP
Comentarios