Oposición siria indignada tras veto de China y Rusia a resolución de la ONU

AFP | Feb 05, 2012 | 1:41 PM

Naciones Unidas condenó represión

DAMASCO - Opositores sirios afirmaron el domingo que el veto chino y ruso en el Consejo de Seguridad a una resolución que condenaba a Siria por la represión era una "licencia para matar", mientras Rusia anunciaba que su canciller discutiría en Damasco "reformas democráticas" rápidas.
Entre tanto sigue la violencia. Tres civiles murieron a manos de las fuerzas de seguridad en Idleb (noroeste), Homs y la provincia de Damasco, informó el opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.
Además nueve militares del ejército regular perdieron la vida este domingo en enfrentamientos con desertores, después de un bombardeo contra la ciudad de Homs (centro), cuna de la revuelta popular contra el gobierno de Bashar al Asad, añadió la fuente.
En el frente diplomático, el gobierno ruso anunció que el ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, viajará el martes a Damasco para negociar con las autoridades sirias un plan rápido de "reformas democráticas indispensables".
La cancillería rusa informó que el gobierno "tiene la intención de hacer todo lo posible para una rápida estabilización" en Siria.
Rusia y China opusieron su veto el sábado en el Consejo de Seguridad de la ONU, hundiendo un proyecto de resolución que condenaba la represión en Siria. Ese proyecto había sido presentado por países árabes y occidentales horas después de un bombardeo sirio contra Homs.
Este veto permitirá "que continúe la búsqueda de una solución pacífica a la crisis", afirmó la agencia oficial China Nueva (Xinhua).
Crisis en Siria
Es la segunda vez que China y Rusia impiden que el Consejo de Seguridad rompa once meses de silencio sobre Siria en los que la represión dejó un saldo de por lo menos 6,000 muertos, según los militantes opositores.
Los dos países, al oponer su veto, desataron la ira de árabes y occidentales, así como de los opositores sirios.
El Consejo Nacional Sirio (CNS), que reagrupa a la mayoría de las corrientes de la oposición, estimó en un comunicado que el doble veto era "irresponsable" y daba al régimen "un permiso para matar (...) con impunidad".
El CNS, que envió una delegación a Nueva York, indicó que mantendrá sus esfuerzos políticos "a todos los niveles", y llevará el caso ante la Asamblea General de la ONU "para obtener una solución en apoyo al pueblo sirio".
También llamó a los "países árabes y amigos a tomar todas las medidas económicas y diplomáticas" contra los países que bloquearon la resolución.
Llamaron a boicot
Haciéndose eco de ese llamado, los Hermanos Musulmanes de Jordania, la principal fuerza política de oposición en ese país, llamaron a un boicot a productos rusos y chinos.
El primer ministro de Túnez, Hamadi Jebali, exhortó a todos los países a expulsar a los embajadores sirios para protestar contra la represión.
Numerosos sirios se han manifestado contra sus embajadas en diveros países del mundo, incluyendo El Cairo, Kuwait, Atenas, Berlín, Londres, Estambul y Canberra.
En Trípoli, unos 200 manifestantes sirios invadieron su propia embajada y retiraron la bandera de Siria, que sustituyeron por la "de la independencia". La embajada de Siria en Beirut también fue rodeada por varios miles de manifestantes.
El primer ministro de Catar, Hamed ben Jasem al Thani, estimó que el veto de Rusia y China daba a Asad "el derecho de matar", al tiempo que la Organización de la Cooperación Islámica alertó contra "el peligro de una marcha hacia una guerra civil".
El ministro turco de Relaciones Exteriores, Ahmet Davutoglu, opinó que el voto de China y Rusia en la ONU demostró que "la lógica de la Guerra Fría persiste". "China y Rusia no votaron teniendo en cuenta la realidad, sino que votaron contra los países del Oeste", dijo.
©AFP
Commentarios