Romney vence en Nevada y se encamina a la nominación republicana

Univision.com | Feb 04, 2012 | 7:03 PM

Ron Paul y Newt Gingrich se disputan el segundo lugar y advierten una larga batalla

No hubo sorpresas en Nevada. El republicano Mitt Romney venció a su contendiente Newt Gingrich el sábado y volvió a mostrar su favoritismo para alcanzar la nominación y enfrentar al presidente Barack Obama en las elecciones presidenciales de noviembre.
La cadena CNN reportó que el ex gobernador de Massachusetts obtuvo el 48% de votos en los caucus de Nevada, frente al 23% de Newt Gingrich, quien asegura que la incertidumbre se mantendrá por lo menos hasta julio, y 18% de Ron Paul, un adversario que jura no abandonar la batalla.
Rick Santorum se adjudicó el 11% de los apoyos escrutados el 71% de las asambleas.
El mapa electoral de Google Politics otorgó a Romney el 47%, Gingrich 22%, Paul 19% y Santorum 11% con el 70% escrutado.
El periódico The New York Times, tabulado el 45% de los caucus de Nevada, dió la victoria a Romney con el 42%, seguido de Gingrich con el 26%, Paul con el 18% y Santorum 13%.
Nevada aportó 28 delegados. Hasta el viernes Romney había conseguido 71, Gingrich 23, Santorum 13 y Paul 3. Para alcanzar la nominación se requieren 1,144.
Tras el resultado de Nevada, Romney aumentó a 81 delegados. Gingrich subió a 23, Paul 6 y Santorum 15, según el conteo de CNN.
Candidato restablecido
“La victoria de Romney en la Florida, su victoria de Romney en Nevada y su más que probable triunfo en los siguientes estados este mes, significa que sin duda Romney se ha restablecido como el favorito para la nominación de su partido”, dijo el periodista Matthew Jaffe, de la cadena ABC. “En mi opinión sólo es una cuestión de tiempo”.
Agregó que Gingrich, Santorum y Paul han dicho que van a seguir en la contienda, “pero Romney tiene más triunfos hasta ahora, más apoyo, más dinero y más organización. Será muy, pero muy difícil para ellos superarle”.
Sin embargo, Jaffe advierte que Romney “necesita cerrar la nominación lo más rápido posible. Si quiere ganar la Casa Blanca, tiene que enfocar sus ataques en Obama lo antes posible porque el presidente Barack Obama tiene más dinero y más organización que Romney”.
Dos puntos importantes a favor de Obama señalados por Jaffe son la muerte de Osama Bin Laden y que la economía va mejorando.
Falta mucho camino
Para el también periodista y analista político Alan Rivera, el triunfo de Romney en Nevada “no significa que tenga asegurada todavía la nominación presidencial en su bolsillo”.
Agregó que “aún faltan primarias y caucus en más de 40 estados y la mayoría de los delegados no han sido distribuidos todavía. Aún le falta mucho a Romney para alcanzar la cifra de 1,144 para ser nominado”.
Rivera dijo además que el nivel de disconformidad con los candidatos republicanos es tan alto “que siguen siendo altamente volátiles” y que “más del 45% de los electores republicanos todavía no sabe por quién votar”.
Al igual que Jaffe, Rivera dijo señaló que un factos clave para las aspiraciones de Romney “es el factor dinero”, pero dijo que ello no significa que tenga asegurada la carrera. Sus oponentes usan ese factor clave por ahora para avanzar en la carrera para atacarlo y minar su capacidad de respuesta.
Citó por ejemplo unas recientes declaraciones de Romney a la cadena CNN, cuando dijo que no está “preocupado por los pobres”.
“Estamos hablando de casi 50 millones de personas en todo el país”, dijo Rivera.
Rivera también advirtió sorpresas en las semanas próximas y que las estrategias de Gingrich, Santorum y Paul “tienen mucha telka que cortar todavía. Lo harán. El apoyo de Sarah Palin a Gingrich es determinante. Y todavía no lo ha dado todo”.
A la pregunta si Romney le ganaría al Presidente Obama en Noviembre, Rivera dijo que “no” y tampoco ninguno de los ogtros tres precandidatos.
Una encuesta Univision Noticias, ABC y Latino Decisions publicada a finales de enero reveló que Obama gana cómodo a cualquiera de los cuatro candidatos republicanos.
Aclaración obligada
Entre la primaria de Florida y Nevada apenas transcurrieron cuatro días. Y estuvieron salpicados por la polémica. El miércoles sorprendió a propios y extraños al declarar durante una entrevista a la cadena CNN que él no está "preocupado por los más pobres" porque ellos "tienen una red de seguridad suficiente". Y agregó que en lugar de ello está centrado en aliviar el sufrimiento de las familias de clase media golpeadas por la crisis económica.
Los comentarios fueron la comidilla de sus críticos.
Un día después, durante una entrevista con el reportero de Nevada Jon Ralston, aclaró que se había expresó mal cuando aseguró que no estaba muy preocupado por los pobres. Dijo que sus comentarios fueron una equivocada declaración accidental de una posición que él ha repetido a lo largo de su campaña presidencial.
La equivocación no afectó su favoritismo en Nevada, donde se impuso con una ventaja de XX puntos sobre Gingrich, su adversario inmediato.
Sin sorpresas
Los caucus de Nevada iniciaron temprano. Conforme los simpatizantes republicanos comenzaron a afluir a las asambleas parecía confirmarse la condición de favorito de Romney: "Siempre apoyé a Newt Gingrinch, pero creo que hoy votaré por Romney", dijo la jubilada Catherine Scherrer al llegar a una escuela de una barriada de Las Vegas.
"Creo que sería un buen hombre para el puesto. Es más estable, tuvo algunas respuestas muy buenas la otra noche en televisión", aseguró la mujer a un periodista de la Agencia Francesa de Noticias (AFP).
Los primeros resultados del caucus a la que acudió Scherrer ratificaron la ventaja de Romney.
En la votación de una asamblea celebrada en la cafetería de la escuela ganó con claridad, con 36 apoyos frente a los 8 de Ron Paul, los tres del ex presidente de la Cámara de Representantes Gingrich, y otros tantos de Rick Santorum.
Pese a los resultados, se confirma el escenario advertido al término de las primarias de Florida, el martes: ninguno de sus rivales -especialmente el más fuerte, Gingrich- parece decidido a abandonar la contienda y los tres alistan sus baterías para los próximos para las primarias del próximo martes en Colorado.
La preocupación sigue siendo el nivel de desgaste que el proceso le significará a los republicanos, quienes celebrarán la convención los primeros días de agosto en Tampa, Florida. Y si bastarán tres meses para recuperar fuerzas y ganarle el pulso al presidente Barack Obama.
Voto mormón
La incógnita de la votación de este sábado no se centraba tanto en saber si Romney iba a ganar, sino si verdaderamente marcará una buena diferencia con el resto de sus contendientes. En un estado donde reside un gran número de mormones, la religión que profesa Romney, los observadores consideran que recibir menos del 50% de los votos sería un fracaso para el ex gobernador de Massachusetts.
"¿Podrá mejorar el 50%, el porcentaje que obtuvo hace cuatro años?", se preguntó David Damore, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Nevada, al comienzo del caucus.
"Todo el mundo sabe que él va a ganar, ¿pero en qué proporción y con cuántos votos?", dijo el catedrático a la AFP.
Cerca del 7% de la población de Nevada es mormona, pero su influencia es mayor porque son muy participativos en los procesos electorales. Casi una cuarta parte de todos los votantes de la primaria republicana de 2008 en Nevada era mormona y aproximadamente nueve de cada 10 apoyó a Romney en ese entonces.
Romney lleva tres triunfos en la carrera por la nominación: New Hampshire, Florida y Nevada. Gingrich ganó sorpresivamente en Carolina del Sur y Santorum ganó apretadamente la primera elección primaria de Iowa.
Tema de campaña
Romney apuntala su campaña en la economía. Se centra en Obama y ofrece un gobierno fuerte que devolverá la confianza a los estadounidenses.
Una reciente encuesta de Univision Noticias, ABC y Latino Decisions, publicada en enero, reveló que la economía es la preocupación de los electores estadounidenses.
Pero en medio de la guerra de palabras entre republicanos y demócratas por la captura de votos, el Obama tuvo buenas noticias el viernes. El Departamento de Trabajo dio a conocer que la tasa de desempleo del país bajó del 8.5% al 8.3% en diciembre, la cifra más baja en casi tres años.
Expertos señalaron que las cifras debilitan los ataques de Romney y obligan a los republicanos a revisar sus estrategias de campaña, porque si en marzo el Departamento de Trabajo da a conocer informes positivos como el del viernes, nada detendrá al presidente en la búsqueda de un segundo mandato.
Entusiasmo en riesgo
Una preocupación en aumento para los republicanos es mantener un alto nivel de entusiasmo entre los electores del partido durante las primarias. Un reporte de The Associated Press publicado esta semana dio cuenta que la concurrencia de votantes sugiere que está decayendo el ánimo por Romney.
En los cuatro estados que votaron antes de Nevada, la concurrencia fue mayor cuando la gente se entusiasmó por algún otro candidato.
En la Florida, donde Romney obtuvo el 46% de los votos esta semana, el número de votantes fue significativamente menor al de 2008. Una revisión condado por condado reveló que la concurrencia subió con respecto a la de hace cuatro años en los distritos en los cuales su rival, Newt Gingrich, anduvo bien y bajó en los que dominó Romney, según Michael McDonald, profesor en la Universidad George Mason que dirige el Proyecto Electoral Estados Unidos para rastrear los datos de las elecciones.
Romney está ganando, dijo McDonald, "pero el hecho de que no esté entusiasmando a estos votantes debería ser una señal de advertencia para la campaña".
The Associated Press dijo además que en Carolina del Sur, donde Gingrich superó por mucho a Romney, la concurrencia subió considerablemente, de 445 mil hace cuatro años a 606 mil.
"Por cierto, el entusiasmo en Carolina del Sur fue por Newt Gingrich", comentó Katon Dawson, ex titular estatal republicano que respalda a Gingrich. Agregó que se verá si Romney puede suscitar la misma pasión, "según cómo siga su campaña a partir de ahora".
Los demócratas señalaron que los votantes independientes contribuyeron a establecer dichos récords de concurrencia, y que la campaña del presidente Barack Obama competirá por esos votos en el otoño.
Después de Nevada
Los aspirantes Santorum y Paul miran más allá de las asambleas partidarias en Nevada. Los resultados, previstos con anticipación, indicaban que difícilmente afectarían sus estrategias en lo que parece ser una contienda limitada Romney y Gingrich.
Santorum dijo esta semana, en un acto, que Colorado era "un estado abierto a todos" y exhortó a los votantes a apoyarlo en las primarias del martes próximo. Por su parte, Paul siguió atentamente los sucesos en Nevada al tiempo que hizo campaña en Minnesota, otro estado donde los republicanos eligen su candidato el martes.
"Este no es un estado donde alguien tiene una ventaja natural", dijo Santorum en Montrose. El precandidato prevé continuar su campaña en Minnesota este domingo.
Paul, en cambio, se dirigirá a actos en Rochester, Chanhassen y Arden Hills, también en el estado de Minnesota.
En 2008 Paul terminó segundo detrás de Romney.
La campaña de Paul invirtió $350 mil en publicidad televisiva en Nevada, poco menos que los $371 mil de Romney, de acuerdo con el Smart Media Group que rastrea la publicidad política. La campaña de Gingrich no hizo publicidad en Nevada y Santorum gastó apenas 12 mil. Las cifras contrastan con lo invertido en Florida, donde Romney gastó más de $11 millones, cuatro veces más que lo invertido por Gingrich.
El caucus de Nevada
La apertura de casillas para las elecciones primarias en Nevada se realizó sin incidentes. Las autoridades electorales reportaron que abrieron de manera puntual la mayoría de las 125 casillas instaladas en el estado, que tiene una de las más altas tasas de desempleo, así como la más severa crisis por embargos hipotecarios en el país.
El estado aporta 28 delegados para la convención republicana de agosto.
Los resultados en 16 de 17 condados de Nevada se dieron a conocer a partir de las 17:00 hora local, mientras en el condado de Clark, donde se ubican Las Vegas y más de la mitad de los registrados, se anunciaron a partir de las 19:00 horas local.
Nevada es la quinta entidad con la mayor población de hispanos del país, con el 27 por ciento, mientras que un 15 por ciento del padrón son identificados como votantes hispanos.
Nevada, el quinto estado en votar entre los aspirantes a la nominación republicana a la presidencia de Estados Unidos, vuelve al mismo formato empleado en Iowa, el de los caucus o asambleas populares, y permite votar sólo a aquellos registrados como republicanos.
Con la Primaria de Nevada concluyen las 'cinco grandes', es decir, las citas con las urnas de ese estado y los de Iowa —aunque éstas sólo fueron consultivas—, New Hampshire, Carolina del Sur y Florida. Ahora, se produce prácticamente un hiato de un mes, en el que sólo unos pocos comicios —varios de ellos, además, sin resultado vinculante- hasta que llegue el 'supermartes' del 6 de marzo.
©Univision.com
Comentarios