Promueven candidatura del vicepresidente de Ecuador para premio Nobel de Paz

EFE | Feb 03, 2012 | 1:33 PM

Buscan reconocimiento para Lenín Moreno

QUITO - Un grupo de ecuatorianos residentes en Noruega envió una carta al Instituto Nobel para promover la candidatura del vicepresidente de este país andino, Lenín Moreno, al premio Nobel de la Paz 2012, se informó el viernes oficialmente.
Los proponentes de la candidatura "buscan reconocer la tarea realizada (por Moreno) en favor de las personas con discapacidad y los pobres de Ecuador y del mundo, a través de la Misión solidaria Manuela Espejo", señala un comunicado de la Vicepresidencia.
El grupo de ecuatorianos residentes en Noruega envió la carta respaldado por el asambleísta Celso Maldonado, vicepresidente de la Comisión de personas con discapacidad de la Asamblea Nacional de esta nación andina.
Moreno ha desarrollado una ardua labor en beneficio de las personas con discapacidad, no sólo del Ecuador, sino de varios países de América Latina, entre ellos Colombia, Perú, Chile, Guatemala y próximamente Uruguay, Paraguay, Panamá y el Salvador, señala el comunicado.
'Un ser humano extraordinario', lo define Correa
En una entrevista radial, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo desconocer la propuesta para la candidatura, pese a lo cual apuntó que apoya a su vicepresidente.
"No había escuchado la propuesta, pero sería el primero en apoyarlo porque creo que Lenín es un ser humano extraordinario que ennoblece y causa orgullo a nuestro país", comentó.
El vicepresidente, que está en silla de ruedas hace más de una década tras resultar herido en un asalto, desarrolla el programa "Manuela Espejo" de ayuda a los discapacitados y ha difundido los principios del mismo en varias naciones que lo han solicitado.
El presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Cordero, dijo hoy en la radio de esa institución, que se adhiere al reconocimiento a Moreno que "ha hecho un trabajo silencioso".
Moreno "ha tenido el mérito de hacer cotidiana la situación que él vivió", dijo Cordero al señalar que ya el país se está acostumbrando a convivir con personas que tienen otras capacidades.
©EFE
Commentarios