Guatemala condena muerte campesino por soldados beliceños

EFE | Jan 31, 2012 | 4:24 PM

El gobierno exige una explicación

GUATEMALA - Guatemala condenó la muerte, el pasado sábado, de un campesino guatemalteco a manos de supuestos soldados de Belice, en un confuso incidente ocurrido en la zona de adyacencia entre ambos países, y pidió a Belmopán una explicación de lo ocurrido.
El Ministerio guatemalteco de Relaciones Exteriores dijo en un comunicado que un grupo de campesinos guatemaltecos fue atacado por "supuestos miembros de las fuerzas de defensa de Belice", en los alrededores de la aldea Monte de los Olivos, en la zona del territorio en litigio entre ambos países.
Como resultado de ese ataque falleció el campesino guatemalteco Juan Choc Chub, de 29 años de edad, y su hermano, Daniel Choc Chub, resultó gravemente herido.
Por medio de su embajada en ese país, la Cancillería guatemalteca solicitó al Gobierno de Belice "que con urgencia informe sobre lo ocurrido", y a la oficina de la Organización de Estados Americanos (OEA) ubicada en la zona de adyacencia, "que proceda a verificar de inmediato este lamentable incidente".
"El Ministerio de Relaciones Exteriores lamenta profundamente la muerte de un guatemalteco más en el área y queda a la espera de los resultados de los informes solicitados, para actuar en defensa de sus connacionales de conformidad con el derecho internacional para buscar que los responsables sean castigados de conformidad con la ley", señaló la Cancillería.
Guatemala y Belice mantienen un litigio territorial desde hace más de un siglo, el cual acordaron en 2008 llevar a la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, para su resolución, ante la incapacidad para ponerse de acuerdo sobre el conflicto en el marco de la OEA.
Sin embargo, los dos países deberán realizar una consulta popular de forma simultánea en la que los habitantes deben decidir si se somete el litigio a esa Corte.
Guatemala reclama más de 12 mil kilómetros cuadrados de territorio beliceño, que representan más de la mitad de su superficie, a pesar de que en 1991 reconoció la independencia de la excolonia británica.
En consenso entre ambos Gobiernos, la OEA estableció hace diez años una oficina en la zona de adyacencia, para fomentar las medidas de confianza entre ambos países. 
©EFE
Comentarios