Obispo de San Francisco clama una reforma migratoria comprensiva

Univision.com* | Jan 29, 2012 | 9:11 AM

Religioso lanzó severa critica al programa federal Comunidades Seguras

SAN FRANCISCO – El Arzobispo católico de San Francisco, George Niederauer, fustigó el programa federal denominado Comunidades Seguras -que permite verificar el estado migratrorio de personas detenidas en cárceles estadounidenses- y clamó al gobierno y al Congreso por la aprobación de una reforma migratoria que incluya una vía que permita la legalización de millones de indocumentados.
Niederauer hizo las declaraciones durante un encuentro entre representantes de varios credos en San Francisco, reportó The Associated Press.
"No podemos permitir que continúe el dolor y el temor de la separación familiar entre nuestras comunidades", dijo el religioso. "Necesitamos respetar la dignidad de todos nuestras hermanos y hermanas, con documentos (que les permitan estar legalmente en el país) o sin ellos".
Retiro de California
Niederauer pidió además la intervención del gobernador y del secretario de justicia de California para que el estado “detenenga” esa situación, un llamado a retirarse del acuerdo alcanzado con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para poner en funcionamiento el programa de vigilancia.
Bajo el programa Comunidades Seguras, las huellas dactilares de los individuos fichados en cárceles son revisadas contra la base de datos de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) y la Oficina de Aduanas y Control Frointerizo (ICE), además de otras agencias gubernamentales. Quienes no tengan el permiso para estar en el país legalmente enfrentán un proceso de deportación.
ICE indicó que en el programa participan más de 1,700 jurisdicciones, el cual ha causado la deportación de más de 110 mil inmigrantes acusados de algún crimen.
Miles de  no criminales
Para los críticos al programa, Comuinidades Seguras afecta a personas sin antecedentes delincuenciales y a los apresados por infracciones viales de rutina, como la ausencia de licencia para conducir.
Durante el año fiscal 2011 el gobierno de Obama deportó a más de 397 mil indocumentados –cifra que incluye a los expulsados por Comunidades Seguras-, cifra que marcó un récord por tercer año consecutivo. El gobierno asegura que la mayoría de ellos tenía antecedentes criminales, pero organizaciones nacionales, entre ellasel Foro Nacional de Inmigración (NIF) y la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) sostienen que entre seis a siete de cada 10 deportados por el gobierno de Obama no tenían antecedentes criminales y no representaban una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.
"Este programa causa que nuestros hermanos y hermanas sean enviados a un centro de detención porque fueron detenidos por una infracción vial", dijo Moisés Agudo, miembro de la arquidiócesis de San Francisco que también tomó la palabra durante el evento del sábado.
Los religiosos reiteraron su firme apoyo a la reforma migratoria y rechazo a las deportaciones.
Llamado anterior
El pasado 12 de diciembre, día en que los católicos celebraron un nuevo aniveersario de la Aparición de Nuestra Señora de Guadalupe, un grupo de 33 obispos de origen hispano exhortaron  a los inmigrantes indocumentados a no perder la fe y no desesperarse por la ausencia de una reforma migratoria.
Los religiosos también pidieron a los casi 12 millones de extranjeros sin papeles a no perder la esperanza en medio del impacto que están causando las deportaciones, que en los últimos tres años han batido récords en Estados Unidos.
La exhortación fue incluida en una carta que leída en todos los templos del país durante las celebraciones del 480 Aniversario de la Aparición de Nuestra Señora de Guadalupe, registrada el 12 de diciembre de 1531 en México.
Patrona de las Américas
En la carta, los obispos señalaron que muchos inmigrantes sin debida documentación "hacen los trabajos más difíciles, con sueldos miserables y sin seguro de salud o prestaciones salariales o sociales" pero "en lugar de ofrecerles gratitud, se les trata como criminales porque han violado la ley de inmigración actual".
Agregaron que estaban conscientes "del dolor de las familias que han sufrido la deportación de alguno de sus miembros y de la frustración de los jóvenes que han crecido en este país y cuyos sueños son truncados por su estatus migratorio", en referencia a un proyecto de ley para regularizar la condición migratoria de quienes ingresaron ilegalmente al país antes de los 15 años que no obtuvo los votos necesarios en el Senado.
Los obispos hispanos apuntaron que "todas estas situaciones claman a Dios por una solución digna y humana" y se mostraron comprometidos a seguir trabajando para lograr una ley migratoria que "respete la unidad de la familia e incluya pasos ordenados y razonables para que personas sin documentos puedan obtener la ciudadanía", los pilares de una reforma migratoria según ha expresado la Conferencia en repetidas ocasiones.
La Carta
La siguiente es la carta que dieron a conocer 33 obispos hispanos de Estados Unidos en apoyo a la reforma migratoria y de rechazo a las deportaciones que están siendo ejecutadas por el gobierno federal.
"Muy estimados hermanas y hermanos inmigrantes,
¡Que la paz y la gracia de Nuestro Señor Jesucristo estén con todos ustedes!
Nosotros los obispos hispanos/latinos de Estados Unidos abajo firmantes les hacemos saber a quienes se encuentran en nuestro país sin papeles que no están solos ni olvidados. Reconocemos que todo ser humano, documentado o no, es imagen de Dios y por lo tanto tiene un valor y dignidad infinitos. Les abrimos nuestros brazos y nuestro corazón y los recibimos como miembros de nuestra familia católica. Como pastores, les dirigimos estas palabras desde lo más profundo de nuestro corazón.
De una manera muy especial queremos agradecerles los valores cristianos que nos demuestran con su vida el sacrificio por el bien de sus familias, la determinación y perseverancia, el gozo de vivir, su profunda fe y su fidelidad a pesar de la inseguridad y tantas dificultades. Ustedes contribuyen mucho al bienestar de nuestra nación en el ámbito económico, cultural y espiritual.
Ambiente de incertidumbre
La crisis económica ha impactado a toda la comunidad estadounidense. Lamentablemente, algunos aprovechan este ambiente de incertidumbre para despreciar al migrante y aun culparlo por esta crisis. Sembrar el odio no nos lleva a remediar la crisis. Encontraremos el remedio en la solidaridad entre todos los trabajadores y colaboradores —inmigrantes y ciudadanos— que conviven en los Estados Unidos.
En sus rostros sufrientes vemos el rostro verdadero de Jesucristo. Sabemos muy bien el gran sacrificio que hacen por el bien de sus familias. Muchos de ustedes hacen los trabajos más difíciles, con sueldos miserables y sin seguro de salud o prestaciones salariales o sociales. A pesar de sus contribuciones al bienestar de nuestro país, en lugar de ofrecerles gratitud, se les trata como criminales porque han violado la ley de inmigración actual.
Estamos también muy conscientes del dolor de las familias que han sufrido la deportación de alguno de sus miembros; de la frustración de los jóvenes que han crecido en este país y cuyos sueños son truncados por su estatus migratorio; de la ansiedad de aquellos que están en espera de la aprobación de su petición de residencia permanente; y de la angustia de quienes viven cada día bajo la amenaza de ser deportados. Todas estas situaciones claman a Dios por una solución digna y humana.
Ignorados y abandonados
Reconocemos que en ocasión las acciones tomadas con respecto a los inmigrantes les ha llevado a sentirse ignorados y abandonados, incluyendo cuando no se han escuchado voces que se levanten ante las falsedades que se promueven dentro de nuestra sociedad. Por medio de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) hemos abogado ante el Congreso estadounidense por un cambio a la ley de inmigración que respete la unidad de la familia, e incluya pasos ordenados y razonables para que personas sin documentos puedan obtener la ciudadanía. La nueva ley deberá incluir un programa de visas para trabajadores que respete los derechos humanos de los inmigrantes, les provea las necesidades básicas para vivir y facilite su ingreso a nuestro país para trabajar en un ambiente seguro y ordenado. Así mismo, continuamos abogando por la justicia económica global que facilite el empleo de nuestros hermanos y hermanas en su tierra de origen y les provea lo suficiente para vivir con dignidad.
El pueblo inmigrante es una fuerza revitalizadora para el país. La falta de una reforma migratoria justa, humana y eficaz debilita el bien común de toda la unión americana.
Nos duele y nos apena que muchos de nuestros hermanos y hermanas católicos no hayan apoyado nuestras peticiones por un cambio a la ley de inmigración que proteja sus derechos, mientras ustedes contribuyen con su trabajo a nuestro país. Les prometemos que seguiremos trabajando para obtener este cambio. Conocemos lo difícil que es el camino para llegar y para entrar a Estados Unidos. Por eso estamos comprometidos a hacer lo que podamos para lograr un cambio de ley que les permita entrar y vivir en este país legalmente, y no se vean ustedes obligados a emprender un camino peligroso para proveer a sus familias. Como pastores que se preocupan por el bienestar de todos ustedes, les debemos decir que consideren seriamente si es aconsejable emprender su camino hacia acá antes de que se logre un cambio justo y humano en las leyes de inmigración.
"No son extranjeros"
Sin embargo, no vamos a esperar hasta que cambie la ley para darles la bienvenida en nuestras iglesias a los que ya están aquí, ya que San Pablo nos dice, “Ustedes ya no son extranjeros ni huéspedes, sino conciudadanos de los que forman el pueblo de Dios; son familia de Dios” (Ef. 2:19).
Como miembros del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia, les ofrecemos alimento espiritual. Siéntanse bienvenidos a la Santa Misa, la Eucaristía que nos alimenta con la palabra y con el cuerpo y la sangre de Jesús. Les ofrecemos programas de catequesis para sus hijos, y los programas de formación que nuestros esfuerzos diocesanos nos permiten poner a su alcance.
Los ciudadanos y residentes permanentes de este país no podemos olvidar que casi todos, nosotros o nuestros antepasados, hemos venido de otras tierras, y juntos con inmigrantes de varias naciones y culturas hemos formado una nueva nación. Ahora debemos abrirles el corazón y los brazos a los recién llegados, como nos lo pide Jesús cuando nos dice, “Tuve hambre y ustedes me alimentaron; tuve sed y ustedes me dieron de beber; pasé como forastero y ustedes me recibieron en su casa” (Mt 25:35). Estas palabras del Señor Jesús se pueden aplicar a los inmigrantes entre nosotros. Tuvieron hambre en su tierra de origen, tuvieron sed al pasar por el desierto, y se encuentran entre nosotros como forasteros (ver Daniel G. Groody, CSC, “Crossing the Line,” The Way, Vol. 43, No.2, abril 2004, p.58-69). Su presencia nos invita a ser más valientes en la denuncia de las injusticias que sufren. A imitación de Jesús y de los grandes profetas, debemos denunciar las fuerzas que los oprimen, y anunciar la buena nueva del Reino con nuestras obras de caridad. Oremos y luchemos para que estos hermanos y hermanas nuestras tengan las mismas oportunidades de las cuales nosotros nos hemos beneficiado.
Vemos en ustedes migrantes a Jesús peregrino. La Palabra de Dios migró del cielo a la tierra para hacerse hombre y salvar a la humanidad. Jesús emigró con María y José a Egipto, como refugiado. Migró de Galilea a Jerusalén para el sacrificio de la Cruz, y finalmente emigró de la muerte a la resurrección y ascendió al cielo. Hoy día, sigue caminando y acompañando a todos los migrantes que peregrinan por el mundo en búsqueda de alimento, trabajo, dignidad, seguridad y oportunidades para el bien de sus familias.
Todos somos inmigrantes
Ustedes nos revelan la realidad suprema de la vida: todos somos migrantes. Su migración es un fuerte y claro mensaje de que todos somos migrantes hacia la vida eterna. Jesús nos acompaña a todos los cristianos en nuestro peregrinar hacia la casa del Padre, el reino de Dios en el cielo (Ver Tertio Millennio Adveniente No. 50).
Les rogamos que no se desesperen. Mantengan su fe en Jesús migrante que sigue caminando con ustedes, y en la Santísima Virgen de Guadalupe que constantemente nos repite las palabras dichas a san Juan Diego, “¿No estoy yo aquí que soy tu Madre?” Ella nunca nos abandona, ni nos abandona san José quien nos protege como lo hizo con la Sagrada Familia durante su emigración a Egipto.
Como pastores queremos seguir abogando por todos los inmigrantes. Con san Pablo les repetimos: “No se dejen vencer por el mal; antes bien, venzan el mal con la fuerza del bien” (Rom. 12:21).
Que Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo los acompañe y los bendiga siempre.
Sinceramente en Cristo Salvador.
©Univision.com*
Commentarios