Funes pide perdón por 'la más grande masacre contra civiles' en Latinoamérica

EFE | Jan 16, 2012 | 4:16 PM

Ejército mató

SAN SALVADOR - El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, pidió hoy perdón por "la más grande masacre contra civiles de la historia contemporánea latinoamericana", en la que el Ejército salvadoreño mató a casi 1.000 personas en 1981 en El Mozote y comunidades vecinas.
Al conmemorar el vigésimo aniversario de los acuerdos de paz firmados en 1992, Funes también anunció que ordenó a la Fuerza Armada revisar su historia para no exaltar a los responsables de la matanza ni a otros violadores de los derechos humanos.
"Por esta masacre, por las aberrantes violaciones a los derechos humanos y por los abusos perpetrados, en nombre del Estado salvadoreño, como presidente de la República y comandante general de la Fuerza Armada, pido perdón a los familiares de las víctimas", dijo Funes en El Mozote, unos 201 kilómetros al noreste de San Salvador.
Funes, quien lloró en varios momentos de su intervención, aseveró que "en El Mozote y comunidades vecinas, hace poco más de 30 años se consumó una desmesura criminal que se pretendió negar y ocultar sistemáticamente".
Masacre 
"En tres días y tres noches se perpetró la más grande masacre contra civiles de la historia contemporánea latinoamericana", por parte del ya desactivado batallón Atlacatl, dijo Funes, quien llegó al poder en 2009 por la antigua guerrilla izquierdista y ahora partido político Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).
Al menos 936 personas, 450 de ellas niños menores de 13 años, fueron asesinadas en El Mozote y caseríos aledaños en el departamento de Morazán, fronterizo con Honduras.
Autoridades, diplomáticos y centenares de familiares y sobrevivientes de la matanza asistieron a la conmemoración, celebrada ante un monumento a las víctimas, consistente en las efigies de dos padres y dos hijos tomados de la mano, junto a placas con los nombres de los 936 asesinados.
La guerra civil salvadoreña, que estalló en 1980, dejó unos 75,000 muertos, 8,000 heridos y 12,000 desaparecidos, y concluyó con los acuerdos firmados el 16 de enero de 1992 en México entre el Gobierno de Alfredo Cristiani (1989-1994) y el FMLN.
Funes recordó que la Comisión de la Verdad, que investigó los crímenes y otras violaciones de los derechos humanos cometidas durante la guerra, señaló en su informe de 1993 a los presuntos responsables de la matanza de El Mozote.
"Surgen responsabilidades: el teniente coronel Domingo Monterrosa, comandante de aquél batallón (Atlacatl); su segundo al mando, el mayor José Armando Azmitia Melara; jefe operativo, el entonces mayor Natividad de Jesús Cáceres Cabrera, y otros, mencionados por la Comisión de la Verdad", refirió.
Revisar la historia 
El mandatario anunció que instruyó a la Fuerza Armada a hacer la "revisión de su interpretación de la historia" para que no se siga rindiendo tributo a violadores de los derechos humanos.
"No podemos seguir enarbolando y presentando como héroes de la institución y del país a jefes militares que estuvieron vinculados en grandes violaciones a los derechos humanos", indicó Funes, que hizo un llamamiento similar "a todos los partidos políticos".
Funes, además, anunció medidas económicas y políticas en beneficio de las comunidades donde se perpetró la matanza.
Proclamó que, al reconocer la participación del Estado y pedir perdón por la masacre, asumió "la responsabilidad" que sus "antecesores no quisieron o no se animaron a asumir".
La derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) gobernó El Salvador durante 20 años consecutivos, entre 1989 y 2009.
La presidenta de la agrupación de víctimas de El Mozote, Dorila Márquez, quien perdió a sus padres, esposo, hijos y otros familiares en la matanza, expresó su agradecimiento a Funes y dijo esperar "que el acto de perdón no sólo sea un acto simbólico, sino el inicio de una verdadera reparación".
Márquez, cuya participación arrancó lágrimas de muchos asistentes al acto, comentó que cuando se perpetró la matanza "los niños estaban esperando la Navidad (...), pero en vez de recibir juguetes recibieron balas".
©EFE
Comentarios