Naufragio en Italia deja cifra poco clara de muertos

Univision.com | Jan 13, 2012 | 11:02 PM

SIGUIENTE:

Imágenes y testimonios de los pasajeros del ‘Costa Concordia’

Dos sobrevivientes dentro del barco

ROMA - Un crucero de lujo encalló el sábado frente a las costas de la Toscana, obligando a cerca de 4,200 personas a bordo a desalojarlo en botes salvavidas hacia una isla cercana mientras las cuadrillas de rescate sacaron del mar por lo menos tres cadáveres, informó la guardia costera italiana.
En tanto, al interior del barco fueron halladas dos personas con vida, que respondieron a los equipos de salvamento que aún no han podido llegar hasta ellos.
El comandante ya fue detenido, acusado de homicidio
En tanto, el comandante del Costa Concordia, Francesco Schettino, ha sido detenido, confirmó el fiscal jefe de Grosseto, Francesco Verusio. 
La agencia EFE informó que Verusio interrogó durante varias horas a Schettino, de 52 años y natural de Nápoles (sur de Italia).
La fiscalía, según los medios italianos, le acusa de homicidio culposo múltiple, naufragio y abandono del barco mientras muchos pasajeros aún se encontraban dentro de la nave.
De acuerdo con fuentes de la investigación citadas por medios italianos, el comandante abandonó la embarcación hacia las 23:30 hora local (22:30 GMT), cuando parte de los pasajeros y de la tripulación esperaban a ser evacuados.
Las últimas personas que abandonaron el crucero, agregaron las fuentes, lo hicieron entre las 02:30 y las 03:00 (01:30-02:00 GMT).
Ciro Ambrosi, primer oficial del puente de mando, también está siendo investigado, aseguran los medios italianos.
El barco ha sido precintado --informó EFE--, así como la caja negra, que ha sido ya recuperada y en la que se encuentran las grabaciones de las comunicaciones de la nave con la capitanía del puerto de Livorno, el más importante de la zona, precisó el fiscal.
Inesperado impacto con las rocas
Verusio indicó que el impacto con las rocas se produjo a las 21:45 hora local (20:45 GMT) y las capitanías de los puertos de la zona no fueron advertidos de inmediato.
Conforme a una primera reconstrucción de lo sucedido hecha por Verusio, el comandante del "Costa Concordia" se acercó demasiado a la isla de Giglio, hizo una maniobra "inexperta" y el casco de la nave chocó con un escollo por su parte izquierda. En escasos minutos entró muchísima agua en el barco, añadió el fiscal.
El comandante Schettino aseguró que las rocas no estaban en el mapa que llevaba la embarcación, en cuyo puente de mando se encontraba cuando se produjo el choque, según la naviera propietaria del barco, Costa Crociere.
El naufragio ha causado hasta el momento tres muertos -un peruano y dos franceses- y 40 heridos, mientras que entre 60 y 70 personas no han sido localizadas, dijo el comandante Cosimo Nicastro, del Comando General de la Guardia Costera.
El comandante Franceso Paolillo dijo por teléfono a The Associated Press desde la ciudad portuaria de Livorno que "probablemente" había al menos tres muertos más, aunque reconoció que no ha recibido una confirmación de esos fallecimientos. 
Informó que varios helicópteros estaban rescatando a medio centenar de personas que permanecían a bordo del buque Costa Concordia, cerca de la isla toscana de Giglio.
De acuerdo con medios locales retomados por AP, el navío transportaba a unas 4,200 personas y encalló a unos cientos de metros de la pequeña isla.
Prometen investigación exhaustiva
El Consejo Europeo de Cruceros mostró su más honda preocupación por el naufragio en el mar Tirreno frente a la isla de Giglio, y aseguró que habrá "una investigación completa y concienzuda" del accidente.
El secretario general del Consejo Europeo de Cruceros, Tim Marking, ha asegurado la "plena cooperación" tanto de la compañía del crucero afectado como de la industria".
La atención inmediata se debe centrar no obstante en la atención a los pasajeros heridos, desaparecidos y víctimas mortales, señaló.
El naufragio del "Costa Concordia", con 4,229 ocupantes a bordo, se ha saldado con al menos tres fallecidos, 40 heridos y entre 60 y 70 personas no localizadas y con la detención del comandante del barco.
Marking ha expresado su empatía con los pasajeros y la tripulación del crucero naufragado, al tiempo que rindió tributo a todos los que han trabajado incansablemente para evacuar el barco y evitar más muertes.
Por otro lado, el secretario general del Consejo Europeo de Cruceros ha garantizado la seguridad de los cruceros de las demás compañías que forman parte de la asociación, - 30 compañías de cruceros y 34 asociadas-, al subrayar que éstas operan con los "máximos estándares de seguridad conformes a los requisitos marítimos internacionales".
De muchas nacionalidades, mexicanos entre ellosSegún la empresa, el Costa Concordia realizaba una travesía por el Mediterráneo. Zarpó de Civitavecchia y visitaría Savona, Marsella, Barcelona, Palma de Mallorca, Cagliari y Palermo.
En la lista de pasajeros referida por la compañía, había mil italianos, 500 alemanes y unos 160 franceses. Medios mexicanos confirman la presencia de dos de sus ciudadanos a bordo, procedentes de Jalisco (Occidente) y reportados sanos y salvos.
"Estábamos cenando cuando escuchamos un fuerte ruido, como el de una quilla siendo arrastrada sobre algo", dijo el pasajero y periodista Luciano Castro a la radio estatal italiana, según lo retomado por AP. Se fue la luz y "hubo escenas de pánico, cristales cayendo al piso", agregó Castro.
Añadió que algunos pasajeros le dijeron que varias personas se arrojaron al mar para tratar de nadar hacia los arrecifes cerca de la isla Giglio, aunque no vio a nadie haciéndolo. Dijo que conoció a un sobreviviente en tierra, un joven asiático que formaba parte de la tripulación que le dijo que nadó hacia los arrecifes.
Mientras amanecía, las autoridades realizaban una meticulosa búsqueda en el interior del barco de 290 metros (9,570 pies) de largo para asegurarse de que nadie se encuentra atrapado en el interior de la nave, informó Paolillo.
"Nadie está asomandose, gritando o pidiendo ayuda, pero hasta que concluya la inspección no lo sabremos", agregó el comandante.
Paolillo dijo que aún no se sabe si los muertos eran pasajeros o pertenecían al personal, ni sus nacionalidades. Tampoco está claro cómo fallecieron.
Aproximadamente 40 personas fueron reportadas lesionadas, la mayoría de ellas por moretones, y al menos dos fueron reportadas en estado de salud grave.
Los sobrevivientes superan por mucho a los 1,500 residentes de la isla y el alcalde Sergio Ortelli hizo un llamado a los isleños para que "cualquiera con un techo" brinde refugio a los evacuados.
Tripulante peruano y dos turistas franceses, las víctimas
En tanto, la agencia AFP precisó que las tres personas muertas en el naufragio son un tripulante peruano y dos turistas franceses, informó la prensa italiana citando a autoridades locales.
Los cuerpos de las tres personas, que aparentemente se ahogaron, se encuentran en la morgue de Orbetello, ciudad situada frente a Giglio. La fiscalía ordenó su autopsia.
Giuseppe Linari, citado por AFP, indicó primero que había "70 personas desaparecidas". Más tarde aclaró que esa cifra "evolucionaba de manera continua y disminuye constantemente".
Linari anunció que "cuatro estadounidenses habían sido hallados en la isla de Giglio por una persona que les dio auxilio".
Un fotógrafo de la AFP indicó que los habitantes de Giglio abrieron de manera solidaria las puertas de sus hogares a los naufragados, que abandonaron el buque casi sin nada, y les ofrecieron víveres y frazadas.
El alcalde de la localidad ordenó la apertura de los hoteles cerrados durante el invierno, las escuelas, los centros deportivos e incluso la iglesia albergó sobrevivientes.
Los sobrevivientes evocan al 'Titanic'
Por su parte, varios sobrevivientes del crucero de lujo que encalló y zozobró relataron el sábado escenas que evocaron al "Titanic", con una demorada evacuación de pasajeros mientras a su alrededor se rompían platos al tiempo que ellos subían arrastrándose por pasillos inclinados.
De acuerdo con la prensa local, citada por The Associated Press, las autoridades de la provincia de Grosseto dijeron que conocían el paradero de 4,164 de las 4,234 personas que estaban a bordo del crucero. Había informaciones sobre otros tres muertos pero no han sido confirmados, dijo el comandante de la Guardia Costera, Francesco Paolillo.
Los desaparecidos podrían estar "en la panza del barco", dijo Cosimo Castro, capitán del servicio de guardacostas, en declaraciones a la televisora Sky TG24.
No hay indicios firmes de que nadie esté atrapado, agregó, pero hizo notar que los rescatistas registraron ampliamente las aguas cercanas al navío durante horas y "habríamos visto los cadáveres".
Falta de instrucción de la tripulación
Diversos pasajeros se quejaron de que los tripulantes no los instruyeron sobre cómo salir del barco y de que, cuando la emergencia era evidente, tardaron tanto en bajar los botes salvavidas al mar que muchos no pudieron botarse al agua porque el barco ya estaba muy inclinado.
El ensayo de evacuación en el crucero estaba programado para la tarde del sábado, aunque algunos pasajeros llevaban varios días a bordo.
Unas 50 personas atrapadas fueron retiradas con helicópteros y otras fueron rescatadas por botes en la zona. Un funcionario dijo que algunos individuos saltaron al mar.
"Estuvo muy desorganizado, nuestro ensayo de evacuación estaba previsto para las cinco de la tarde", dijo la estadounidense Melissa Goduti, de 28 años, quien había subido horas antes al crucero. "Habíamos bromeado: '¿Qué tal si algo ocurriera hoy?'", citó AP.
"¿Han visto 'Titanic'? Eso era exactamente", relató Valerie Ananias, de 31 años y profesora en Los Angeles, que viajaba con su hermana y sus padres en el primero de dos cruceros por el Mediterráneo. Todos ellos tenían moretones en las rodillas por el esfuerzo de avanzar de rodillas por pasillos y huecos de escaleras casi verticales para llegar a los botes de rescate.
"Nos arrastramos por un pasillo, en la oscuridad, guiados únicamente por los destellos del chaleco salvavidas", dijo su madre, Georgia Ananias, de 61 años. "Podíamos oír que se estrellaban platos y trastos; la gente se azotaba en las paredes".
Las palabras se le entrecortaron por las lágrimas cuando recordó el momento en que una pareja argentina les entregaba a su hija de 3 años debido a que no podían mantener el equilibrio mientras el barco se inclinaba, y la familia estaba de pie en una pared.
"El dijo: 'tomen a mi nena'", dijo Ananias mientras entre lágrimas se cubría la boca con una mano. "Tomé a la nena. Pero entonces yo era empujada. No quería que la niña cayera por las escaleras. Se las regresé. Yo no podía sostenerla".
"Me pregunto dónde estarán", dijo Valerie en voz baja.
La familia afirmó que fueron unos de los últimos en salir del barco, y que bajaron meneándose por una cuerda en la parte descubierta del barco para esperar a un bote de rescate.
©Univision.com
Comentarios