Expertos celebran cambio a Ley del Castigo, pero reclaman reforma migratoria

Univision.com* | Jan 06, 2012 | 9:03 PM

SIGUIENTE:

La medida acorta espera por trámites migratorios para familiares de ciudadanos americanos.

Activistas pro derechos de los inmigrantes piden incluir a los residentes legales permanentes

Expertos de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) celebraron el viernes el anuncio hecho por el gobierno de publicar, en breve, una nueva propuesta para modificar el proceso de renuncia de derecho inmigratorio conocido como 'waiver'.
La medida permitirá a ciertos inmigrantes indocumentados pedir un ajuste de estatus en Estados Unidos sin el requisito de salir del país, y verse afectados por la polémica y cuestionada  Ley del Castigo o Ley de los 10 años.
El cambio recomendado por la Administración propone beneficiar solamente a hijos, esposos y padres de ciudadanos estadounidenses que se encuentran ilegalmente en territorio de Estados Unidos.
Expertos advirtieron que la medida anunciada se trata de un cambio de proceso que no garantiza la emisión de un 'waiver' por parte del gobierno federal.
De qué se trata
La nueva regla permitirá al pariente del ciudadano (cónyuge o hijo) obtener en Estados Unidos una excepción provisional, que podrá ser ratificada en un consulado estadounidense.
La ley vigente, aprobada por el Congreso en 1996, indica que los indocumentados que llevan 180 días o más en el país deben permanecer fuera por espacio de tres años antes de poder regresar. Y quienes llevan 365 días o más sin papeles deben permanecer 10 años fuera antes de poder regresar, previa gestión de un perdón ante un consulado.
La medida anunciada permitiría a quienes califiquen y obtengan el 'waiver' ir a buscar sus visas de residencia y regresar al país sin cumplir el largo y cuestionado castigo.
El director de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración, Alejandro Mayorkas, dijo el viernes que la modificación reglamentaria propuesta "reducirá significativamente el tiempo que los ciudadanos estadounidenses están separados de sus cónyuges e hijos en ciertas circunstancias, mientras esos parientes gestionan la obtención de visas para convertirse en inmigrantes legales en Estados Unidos".
Cúmulo de obstáculos
Actualmente los ciudadanos estadounidense y residentes legales permanentes enfrentan una serie de obstáculos para obtener una "green card" para sus hijos o cónyuges indocumentados. La gestión indica que deben primero presentar una petición de visa que, una vez sea aprobada, el beneficiario debe salir del país a buscar la green card o tarjeta verde. Pero al momento de poner un pie fuera de Estados Unidos se activa la Ley del Castigo o Ley de los 10 años.
La norma propuesta por la Administración anula esta medida por medio de un 'waiver'. Pero para obtener el perdón hay que demostrar que el cónyuge o hijos del ciudadano experimentará un "sufrimiento extremo" si tiene que salir y permanecer durante un plazo de tres o 10 años lejos de su familia.
A partir de la entrada en vigor del cambio, en caso de obtener el 'waiver' el indocumentado podrá salir de Estados Unidos a buscar la visa y podrá regresar en un tiempo breve, y no se enfrentará a los meses o años de separación y la ansiedad que muchos en la actualidad sufren a causa de la legislación vigente.
Aliviará penurias
David Leopold, ex presidente de AILA, dijo que la medida permitirá "que la gente espere su visa aquí, en Estados Unidos, y no en el extranjero durante meses o años".
"Este cambio de reglas le ayudará a aliviar las penurias de las familias que, bajo la ley actual, han tenido que soportar largas separaciones de cónyuges e hijos mientras esperan para la exención de regresar a Estados Unidos", dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA). "En muchos casos el sostén de la familia ha tenido que salir del país y obligado al resto de la familia a buscar el sustento diario".
"Cientos de miles de familias han tenido que soportar penurias extremas bajo la ley actual", agregó.
Lista de víctimas
Hasta ahora la Ley del Castigo o Ley de los 10 años acumula una larga lista de víctimas desde que fue aprobada en 1996. Una de ellas es Viktoria Ivanova, una residente de California quien estuvo separara de su esposo ciudadano estadounidense por tres años a la espera de su ‘waiver’ y poder reunificarse con su familia. "Cuando solicité la renuncia, el proceso fue muy duro para mí y mi marido. Él se deprimió durante el proceso. Era difícil poder controlar cualquier cambio o progreso, y sentí el que nadie me pudo ayudar, ni siquiera un abogado".
Kelly Alfaro, una ciudadana estadounidense que vive en el estado de Washington, tuvo que soportar la separación por años de su esposo, quien durante la larga espera en Ciudad Juárez, México, perdió un ojo a causa de una infección. El tiempo de espera se convirtió en una verdadera agonía para esta familia, hasta que se cumplió el plazo y pudieron reunirse, después de varios años de estar separados.
Está bien, pero…
Si bien el anuncio hecho por el gobierno ayudará a muchas familias, expertos advierten que la medida "no representa un cambio sustancial en la ley", dijo Douglas Stump, primer vicepresidente de AILA. Y señaló que el cambio es "limitado" y que el nuevo procedimiento "proporciona un mecanismo para proteger a los ciudadanos estadounidenses y sus familias (cónyuges e hijos), pero el extranjero indocumentado sigue sujeto a todas las otras penas asociadas a la presencia indocumentada en Estados Unidos".
Los expertos dijeron además que el gobierno demorará meses en poner en vigor la medida y recomendaron que los potenciales beneficiarios "primero consulten con un abogado competente y con licencia para ejercer antes de presentar ningún documento".
Angela Kelley, vicepresidente de Política de Inmigración y Abogacía en el Center for American Progress (CAP), dijo que "el anuncio marca otro paso en los esfuerzos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para restaurar la racionalidad de un sistema de inmigración roto, y mejora la situación para las familias estadounidenses y sus contribuyentes".
Reforma migratoria
"El gobierno está actuando al pie de la letra de la ley y no otorga apertura de vías adicionales a los indocumentados para que puedan obtener un estatus legal. El cambio en las reglas previstas de ninguna manera alterara la definición legal de dificultad extrema de estas solicitudes. Y no va tan lejos como se podría (o como esperaríamos) ya que el nuevo proceso no se extiende a los cónyuges e hijos de residentes permanentes legales", indicó la activista.
Pese a ello, "aplaudimos el esfuerzo continuo de la administración para hacer el sistema más humano", dijo Kelly. "Estados Unidos y los ciudadanos de las familias que han tenido miedo de perderse en el laberinto de los consulados extranjeros y pueden tener mayor confianza ahora que las adjudicaciones serán aprobadas en los Estados Unidos. Pero la triste verdad es que hasta que el Congreso se responsabilice de mejorar la estructura jurídica en la que se basa el sistema inmigratorio, millones de familias estadounidenses continuarán sufriendo".
Las organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos claman desde hace más de una década por una reforma migratoria que incluya una vía justa de legalización para los 11 millones de indocumentados. La falta de voluntad política y un acuerdo bipartidista en el Congreso no han permitido que un proyecto de ley con estas características sea aprobado en ambas cámaras del legislativo.
©Univision.com*
Comentarios