Mitt Romney se refiere al Dream Act o Ley del Sueño como limosna

Univision.com* | Jan 05, 2012 | 1:05 AM

Precandidato presidencial republican reitera rechazo a beneficio migratorio

WASHINGTON - El precandidato presidencial republicano, Mitt Romney, explicó el miércoles que vetaría el proyecto de ley conocido como el Dream Act o Ley del Sueño, porque quiere ser un presidente que entiende lo necesario para crear empleos y no uno que habla sobre conceder limosnas, reportó The Associated Press.
Durante una entrevista concedida a la cadena CNN desde New Hampshire, Romney dijo que si "los votantes hispanos quieren un presidente que les hablará sobre una limosna o más beneficios gratuitos, ya lo tienen", refiriéndose al apoyo que el presidente Barack Obama ha expresado a favor del Dream Act, una iniciativa de ley que de ser aprobada por el Congreso permitiría la legalización de miles de jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos.
El martes Romney obtuvo una apretada victoria en las primarias del estado de Iowa con una diferencia de sólo ocho votos frente al candidato Rick Santorum.
El 'tema', según Romney
El ex gobernador de Massachusetts dijo además que "Si ellos (los votantes), en cambio, quieren un presidente que entiende la economía, que ha vivido en la economía y entiende lo necesario para ayudar a la gente a conseguir empleos, entonces yo soy esa persona". Y agregó: "Creo que ese será el tema que decidirá la elección del 2012".
La apreciación de Romney contrasta con los resultados de una reciente encuesta Univision/Latino Decisions, muestra que si bien reveló que el tema de la inmigración pasó a segundo lugar en grado de importancia, después de la economía, mostró un dato muy llamativo: El trato humano hacia los indocumentados es decisivo para el votante hispano a la hora de apoyar o no a un candidato.
Una de las preguntas decía: ‘Si usted apoya el plan de economía de un candidato y en el tema de inmigración este ha dicho que los inmigrantes ilegales son una amenaza para Estados Unidos y nunca se podría apoyar una amnistía para los ilegales, ¿qué le haría pensar esa declaración?’.
Un  54 por ciento de los encuestados latinos dijo que estaría menos dispuesto a apoyar a ese candidato mientras que solo el 14 por ciento respondió que estaría más dispuesto a apoyarlo.
Postura más humana
En la misma pregunta, y entre los latinos republicanos, el 46 por ciento respondió que estaría menos inclinado a votar a ese candidato. Este apoyo aumenta al 67 por ciento entre latinos republicanos si el candidato apoya una postura más humana hacia los indocumentados.
‘Latinos republicanos favorecen un enfoque más humano hacia el tema de inmigración. Hemos hallado un porcentaje muy pequeño, aún entre republicanos, de quienes apoyan las posturas de Cain o Romney. Esto es un problema serio para estos dos precandidatos. Están alejando latinos en su propio partido’, opinó Matt Barreto.
‘Un pequeño porcentaje de latinos dice que no le importa lo que los candidatos digan sobre inmigración siempre y cuando estén de acuerdo en la economía. Mientras que la economía sigue siendo el tema principal, inmigración tiene la habilidad de acercar o alejar al votante del candidato. Si dices lo equivocado acerca de inmigración, el candidato alejará al votante ya que se trata de una cuestión personal para el latino’, finalizó Barreto.
El apoyo de McCain
Romney ha criticado varias veces el Dream Act. La semana pasada, previo a la primaria de Iowa, el precandidato republicano dijo por primera vez de forma explícita que vetaría el proyecto de ley si tuviera la oportunidad.
"Me gusta la inmigración legal. Quiero más inmigración legal. Pero la inmigración ilegal tiene que detenerse para lograr que la inmigración legal sea posible", dijo Romney el miércoles, poco antes de aceptar el endoso que le hiciera el senador John McCain (Arizona), quien disputó y perdió la elección presidencial de 2008 frente a Barack Obama.
El representante demócrata Charlie González fustigó el comentario de Rumney sobre el Dream Act. "Eso demuestra que está completamente ajeno no solo a los detalles del proyecto de ley, sino a los retos que este país enfrenta actualmente".
El tema de la inmigración será, sin duda, uno de los asuntos más importantes que definirán la elección presidencial del primer martes de noviembre, donde el presidente Obama buscará la reelección.
Falta de apoyo político
Para ser aprobado en el Congreso, el Dream Act requiere un mínimo de 60 votos en el Senado y 218 en la Cámara de Representantes. Los demócratas sólo cuentan con 51 asientos en el Senado y al menos cuatro legisladores no apoyan la iniciativa. La Cámara de Representantes está controlada por los republicanos, quienes rechazan en bloque la propuesta.
Según el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), el principal grupo hispano de Estados Unidos, cada año unos 65 mil estudiantes indocumentados se gradúan en escuelas secundarias de Estados Unidos y no pueden continuar sus estudios universitarios porque no tienen estatus migratorio.
La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) ha señalado en repetidas ocasiones que el Dream Act "es lo correcto” y que con su aprobación en el Congreso “podemos dar la bienvenida a una nueva generación de estadounidenses que un día serán líderes de nuestra nación".
"Es importante tener en cuenta que estos jóvenes ingresaron a los Estados Unidos con sus padres siendo ellos muy pequeños, y que no entraron sin inspección de las autoridades migratorias por su propia voluntad. Todos haríamos lo mismo en una situación similar”, afirmó el Arzobispo de Los Angeles, José Gómez. “Poseen un talento y energía extraordinarios y están esperando una oportunidad para contribuir de forma plena sus talentos a nuestro país. Seríamos insensatos si les denegáramos esa oportunidad".
Respaldo nacional
Además del apoyo de iglesias de distintas denominaciones, el Dream Act es respaldado por empresarios, sindicatos, abogados, la Casa Blanca y decenas de organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes en todo el país.
El Congreso no ha dado a conocer si incluirá el proyecto en la legislatura 2012.
El Dream Act daría residencia temporal a miles de jóvenes sobresalientes quienes podrían continuar sus estudios universitarios. Una vez graduados o ingresados a servir en las Fuerzas Armadas, recibirían la residencia permanente y, cinco años más tarde, tendrían derecho a gestionar la ciudadanía estadounidense, señala el proyecto que Romney amenaza con vetar si es aprobado.
©Univision.com*
Commentarios