Aumenta a 2.2% el retorno de migrantes de EU a México

Notimex | Dec 26, 2011 | 4:24 PM

Por crisis económica

MEXICO - En la última década, el número de hogares con migrantes establecidos en Estados Unidos de retorno a México aumentó de uno a 2.2 por ciento, afirmó el demógrafo Fernando Lozano Ascencio, de la UNAM.
El especialista del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) destacó que a partir de la crisis de 2008, la migración entre México y Estados Unidos ha tenido diversas transformaciones en los ámbitos sociodemográfico, económico y político.
Debido a ello, indicó, podrían derivar en un nuevo escenario de movilidad, lo que implica una serie de desafíos en el terreno teórico, metodológico y político, en específico en el de las políticas públicas.
Las principales causas
El experto refirió que la criminalización de la migración, la xenofobia, la proliferación de leyes antiinmigrantes, el reforzamiento del control fronterizo (físico y militar) y el aumento de las deportaciones desde Estados Unidos son las principales causas del cambio de escenario migratorio hacia el vecino país.
Este momento se caracteriza por una desaceleración del crecimiento de la población mexicana que reside en Estados Unidos, contra los augurios de un aumento exponencial, pues hoy es cercano a cero.
Aunado a ello, explicó, está el hecho de que desde hace cinco años México ha empezado a ser también un territorio de destino y no sólo de tránsito, además de que el flujo de retorno de connacionales ha aumentado, lo que ha sido más evidente en la última década.
El demógrafo señaló que lo mismo pasa con las remesas, pues aunque han aumentado, ya no lo hacen al mismo ritmo que en las décadas de los 80 y 90.
Según datos del último censo, en el año 2000 el porcentaje de viviendas que recibieron esos recursos provenientes de Estados Unidos fue de 4.5, mientras que en 2010 esa cifra disminuyó a 3.6 por ciento, precisó.
La importancia de las remesas
“A la par de esta situación, se puede observar un incremento en las remesas nacionales, es decir, hogares que cuentan con el apoyo económico de parientes que radican en otra entidad de la República”, comentó en un comunicado.
Explicó que estos envíos aún tienen un papel muy importante para las familias, pero se les ha asignado una función muy utilitarista, pues se ha adoptado la idea de que deben ser invertidos en negocios que contribuyan al desarrollo de México, cuando son recursos como otros y expresan una relación íntima entre el migrante y su familia.
“Por tratarse de ingresos propios, ningún gobierno tiene el derecho de decidir en qué deben ser empleados”, destacó el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Refirió que de acuerdo con la Encuesta de Gasto de los Hogares, en las viviendas que en 2006 recibían remesas el aporte equivalía a 32 por ciento de su ingreso, el cual para 2008 disminuyó a 20 por ciento.
“Lo interesante es que donde dejaron de recibir remesas, los ingresos por trabajo aumentaron de 23.9 a 28 por ciento, lo que significa que frente a la reducción del apoyo buscaron la manera de obtener recursos en el mercado laboral local”, añadió.
A nivel nacional, en los últimos años los flujos disminuyeron en todos los estados, pues de acuerdo con el Banco de México entre 2007 y 2010 el país dejó de recibir 18.3 por ciento de lo que habitualmente percibía por este concepto, puntualizó.
©Notimex
Comentarios