Shanghái impondrá a sus vehículos el estándar de emisiones Euro V

EFE | Dec 26, 2011 | 12:37 PM

La medida reducirá la contaminación en un 80%

La capital económica de China, Shanghái, pretende sacar de sus carreteras a más de 60,000 vehículos altamente contaminantes en los próximos dos años y obligar a los que se matriculen en la ciudad desde ahora a que cumplan con estándares de emisiones equivalentes al europeo Euro V para 2014.
Según recoge el diario oficial "Shanghai Daily", la Oficina de Protección Medioambiental de Shanghái pondrá en marcha un plan para reducir los alarmantes problemas de contaminación que, como en todas las grandes urbes chinas, sufren los 23 millones de habitantes de la metrópoli oriental.
Para ello pondrá en marcha la obligación formal de cumplir con los estándares de emisiones China V, equivalentes a los europeos Euro V, que reducen la cantidad de dióxidos sulfuros que liberan los vehículos en cerca de un 80 por ciento en comparación con los estándares China IV, que se imponen, teóricamente, en la actualidad.
Consecuencias de la contaminación
"La contaminación de los automóviles es más dañina para la salud de la población que la contaminación industrial (tanto de las afueras de la ciudad como la que llega de otras provincias), ya que los automóviles están mucho más cerca de la gente", advirtió Cai Zhigang, responsable de la oficina mediambiental.
Según Cai, el tráfico de Shanghái genera el 90 por ciento de las partículas orgánicas volátiles que se respiran en la ciudad china, así como el 66 por ciento del dióxido de nitrógeno de su aire.
El plan de las autoridades, presentado ahora, asegura que, cuando entre en práctica, "más del 90 por ciento de los vehículos podrán cumplir con el nuevo estándar de emisiones para 2014".
En Shanghái,  la situación es alarmante ya que dentro de la escala de mediciones china su aire fue clasificado en el estudio como de "calidad limpia", lo que contrasta violentamente con lo que respiran a diario sus habitantes.
Como en todas las grandes urbes de China, muy a menudo una espesa neblina envuelve los más de 15,000 rascacielos de Shanghái, cuyos habitantes sufren con frecuencia tos seca, irritación de ojos, dificultades para respirar y fatiga, aunque están habituados a pasar períodos de fuerte contaminación.
©EFE
Comentarios