A 14 años de la matanza de Acteal

Notimex | Dec 22, 2011 | 2:13 PM
Recuerdan a víctimas ... Recuerdan a víctimas ...
3 Pausar Auto Play

En Chiapas, al sur de México, se registró una marcha para recordar a las víctimas de la masacre de Acteal.

Exigen justicia

SAN CRISTOBAL - La organización civil Las Abejas de Chenalhó organizó una jornada de ayuno y oración en la comunidad de Acteal, para reiterar su deseo de seguir luchando por la justicia, la paz y dignidad de los indígenas de Chiapas. El presidente de la organización, Antonio Gómez, afirmó que a 14 años de los hechos en que fallecieron 45 de sus compañeros, aún no han sido resueltos los homicidios porque no se ha castigado a los autores intelectuales de dichas muertes. Asimismo, mencionó que la jornada, comenzó el 17 de diciembre para orar por la paz de México. No liberar a los acusados En un comunicado, la agrupación pidió las autoridades que no se libere a más acusados, porque ellos son testigos de quienes les quitaron la vida a sus compañeros cuando precisamente realizaban una jornada de ayuno y oración por la paz de su municipio. En esta ocasión, el evento de ayuno y oración comprende también la participación de organizaciones defensoras de los derechos humanos y de la sociedad civil, para debatir sobre las alternativas de paz con justicia y dignidad en Chiapas. Los indígenas indicaron que durante los días de la jornada, también comparten sus testimonios con los invitados. También invitaron a todas las organizaciones y ciudadanos que quieran participar en la jornada para que asistan a la comunidad de Acteal, en el municipio de Chenalhó.
Siente indígena que vive con estigma
A 14 años de distancia, el concepto de prisión ha cambiado para “Juan”, uno de los acusados de la masacre de Acteal en 1997, quien pese a no estar ya tras las rejas, sigue con el estigma que le impide regresar a la tierra que lo vio nacer.
Liberado hace poco más de dos años gracias a un recurso de revisión avalado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), “Juan N” aceptó hablar para Notimex de lo que ocurre con su vida tras dejar el penal de Cintalapa y de el hecho de estar “preso” en su propio estado, sin poder regresar al municipio donde nació: Chenalhó.
Desde lo que considera su nuevo cautiverio, “Juan N” lamentó que poco le haya servido haber sido puesto en libertad porque por acuerdo con autoridades estatales y sus acusadores, le está absolutamente prohibido, como a otros liberados, acercarse a sus comunidades de origen en Chenalhó.
No puede regresar a Chenalhó
“Estamos tristes porque no podemos ir a donde fue nuestra casa, ni ver a nuestros familiares” dijo Juan al narrar las condiciones emocionales en las que ahora vive fuera de su tierra natal, aunque en su mismo estado, en el que prevalece no sólo un grupo étnico, sino varios, así como credos diversos.
El entrevistado es uno de los más de 20 indígenas que habían sido sentenciados como responsables de la autoría material de los hechos del 22 de diciembre de 1997, cuando un grupo privó de la vida a 45 personas en Acteal por motivos presuntamente políticos.
Fue, como sus demás compañeros de presidio, liberado por determinación de la SCJN ante el recurso de revisión interpuesto por un equipo de abogados del Centro de Investigación y Docencia Económicas, CIDE, fundamentado en la ausencia de un “debido proceso”.
Desde su liberación, los acusados que permanecían en el penal del Amate, en el municipio de Cintalapa, fueron llevados por las autoridades chiapanecas a un hotel mientras negociaban su retorno o su reubicación.
Empero, los familiares de las víctimas no aceptaron su retorno por considerar que se generarían problemas graves y debieron pagar su libertad del penal de Cintalapa con el ostracismo.
“Juan N.” pide ser identificado así por temor a represalias y afirmó que su destierro es una injusticia. Tampoco quiso revelar el sitio en el que ahora vive por los mismos motivos.
En contraparte, la Sociedad Civil “Las Abejas”, conformada por indígenas de Acteal y que mes con mes recuerda lo ocurrido, ha convocado a una jornada de ayuno y oración con el reclamo de justicia, y para apoyar esta actividad, organizaciones independientes han convocado a una marcha que partirá hoy de esta ciudad.
Luego, la movilización pernoctará en la comunidad Majomut, municipio de Chenalhó y, posteriormente, proseguirá su camino para arribar al santuario de Acteal, donde ocurrieron los hechos de 1997, el 22 por la mañana.
Los indígenas iniciaron también ya la remembranza por un aniversario más de este lamentable hecho en el que según la organización, los autores intelectuales no han recibido castigo alguno y precisamente esa es una de las exigencias de los agraviados.
En el municipio de Chenalhó, ubicado a unos 40 kilómetros al norponiente de ésta ciudad, se percibe un ambiente de tranquilidad y el problema principal que ahora ocupa a sus habitantes es el conflicto de límites que viven con sus vecinos del municipio de Chalchihuitán, con quienes mantienen una disputa por más de 700 hectáreas de tierras de siembra.
©Notimex
Commentarios