Van más de 45 mil salvadoreños y guatemaltecos deportados de EU en 2011

Univision.com* | Dec 20, 2011 | 5:46 PM

Política de expulsiones de Barack Obama no da tregua a indocumentados

La cifra de inmigrantes indocumentados deportados por Estados Unidos no se detiene, pese a los pedidos de gobiernos, activistas y organizaciones de derechos civiles que le piden a la Administración que frene las expulsiones hasta que el Congreso debata y apruebe una reforma migratoria comprensiva.
Entre enero y noviembre, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) expulsó del país a más de 15,500 salvadoreños, cifra menor a los casi 18,000 deportados en los primeros 11 meses de 2010, informó el martes la Dirección General de Migración salvadoreña.
"Si vemos la cifra, a nivel general, tenemos una disminución en la cantidad de deportados desde Estados Unidos, y parte de esos deportados llegó con antecedente penal por algún delito cometido en ese país", aseguró a la prensa el director general de Migración, Rubén Alvarado.
No todos son criminales
De acuerdo con las estadísticas del gobierno salvadoreño, del total de 15,648 inmigrantes deportados por Washington, 7,391 tenían antecedentes penales en Estados Unidos por haber cometido delitos como asalto, conducir en estado de embriaguez, comerciar droga, o robo, entre otras razones.
El gobierno de Obama ha reiterado que su política de deportaciones prioriza en la detención y expulsión de extranjeros son autorización de estadía en el país y que tienen antecedentes criminales.
Durante el año fiscal 2010, que finalizó el 30 de septiembre, el gobierno deportó a más de 397 mil indocumentados, cifra que marcó un nuevo récord por tercer año consecutivo.
Menos de lo que dicen
Grupos que defienden los derechos de los inmigrantes, entre ellos la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) asegura que entre seis a siete de cada 10 expulsados no representan una amenaza para la seguridad nacional y que em la mayoría de los casos tienen antecedentes simples, tal como una infracción de tránsito.
Según estimaciones del gobierno de San Salvador, unos 200 inmigrantes de ese país centroamericano emigran diariamente hacia Estados Unidos, donde residen unos 2,5 millones de compatriotas.
Los salvadoreños en el exterior, principalmente los residentes en Estados Unidos, son un importante pilar de la economía salvadoreña mediante el envío de las remesas familiares.
Cifras del Banco Central de Reserva (BCR) indican que El Salvador recibió $3,286 millones en remesas familiares entre enero y noviembre, que significaron un aumento del 15,6% en relación al mismo período de 2010.
En todo 2010 las remesas fueron equivalentes al 16,3% del Producto Interno Bruto.
Preocupación en Guatemala
Asimismo, en Guatemala, las autoridades reconocieron que en lo que va de 2011 han ingresado al país 29,555 inmigrantes que fueron deportados por Estados Unidos desde enero.
Fernando Lucero, vocero de la Dirección General de Migración (DGM) de Guatemala, dijo que "la mayoría de guatemaltecos deportados provienen de Arizona y Texas", y agregó que "esto es producto de la drasticidad de las normas migratorias impulsadas en Estados Unidos".
El número de expulsados de 2011 probablemente será mayor porque todavía se prevé el arribo de otros 10 vuelos con deportados antes del final del año, agregó el funcionario.
"En cada aeronave llegan entre 80 y 100 guatemaltecos expulsados de Estados Unidos", explicó Lucero, para añadir que los registros de la institución tenían en 2009 un total de 27,222 deportados.
Las cifras de la DGM también evidencian un incremento de guatemaltecos deportados vía terrestre desde México, pues en lo que va de 2011 se contabilizan 30,297, mientras que en todo el 2010 se registraron 28,215 casos.
La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estima que 1,2 millones de guatemaltecos residen en Estados Unidos, la mayoría de ellos indocumentados.
Revisan 300 mil casos
Al tiempo que continúa la deportación de inmigrantes con y sin antecedentes penales, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) continúa desarrollando una nueva norma anunciada el 18 de agosto y que aplazó por tiempo indefinido la deportación de ciertos inmigrantes sin autorización para estar en el país, que tengan una orden de deportación vigente y que carezcan de antecedentes penales, quienes podrían tener la posibilidad de solicitar un permiso de trabajo siempre y cuando cumplan con una serie de otros requisitos.
El DHS también advirtió que la medida es discrecional, afecta o impacta a aproximadamente 300 mil indocumentados en proceso de deportación y que cada caso será revisado minuciosamente por las Cortes de Inmigración.
La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), apuntó que no existe una manera "segura" de calificar para ser beneficiario del anuncio hecho por el DHS, y que tampoco existe una garantía de que un caso será considerado por las autoridades para ser revisado.
Añadió que antes de dar un paso, los inmigrantes que crean que puedan acceder al beneficio deben primero consultar con un abogado autorizado con licencia para ejercer la ley de inmigración estadounidense, y que por nada se ponga en contacto con las autoridades de inmigración, porque "puede ser arrestado y puesto en proceso de deportación".
"Sólo un abogado de inmigración con licencia para ejercer puede evaluar su caso y brindarle un consejo legal adecuado, e informarle acerca de sus derechos", subrayó AILA.
Ojo con los fraudes
En el caso de los notarios o tramitadores migratorios, AILA dijo que se debe "tener cuidado" y advirtió que el anuncio en el cambio de política sobre deportaciones se pueden generar situaciones de estafas y diversos otros tipos de fraudes notariales que afectan severamente a la comunidad inmigrante de Estados Unidos.
En Estados Unidos viven alrededor de 11 millones de indocumentados, según datos del DHS y del Pew Hispanic Center (un grupo de Washington que estudia los movimientos migratorios).
Unos 300 mil de ellos, que tienen órdenes de deportación reunirían los requisitos para que una corte de inmigración revise sus casos.
El anuncio del gobierno "no se trata de un programa de Amnistía, no otorga estatus legal de permanencia a ningún indocumentado y los extranjeros sin papeles no deben inscribirse en las oficinas del servicio de inmigración para calificar a algún tipo de beneficio", dijo AILA.
Números preocupantes
A finales de septiembre el director de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), John Morton, dijo que cerca de un millón de inmigrantes indocumentados tienen antecedentes penales en Estados Unidos y son el objetivo prioritario de deportación del gobierno.
"Las estimaciones varían pero (son) aproximadamente un millón de personas con antecedentes penales, sujetos a deportación", explicó Morton en rueda de prensa.
"Desde hace décadas, años, hay mucha más gente ilegalmente en este país de la que ICE pueda deportar", comentó Morton al anunciar la mayor operación en la historia del país, que culminó con el arresto de 2,901 indocumentados con antecedentes.
En Estados Unidos hay aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados.
"Lo que hemos hecho desde que llegamos al poder (bajo la presidencia de Obama) es sentar una agenda de prioridades para utilizar los limitados recursos a nuestra disposición", enfatizó.
"Desde nuestra perspectiva lo mejor es empezar con los criminales", dijo.
"También expulsamos a gente que no tiene antecedentes", reconoció Morton, cuyo gobierno ha batido récords en los últimos dos años y medio, con una media de 350,000 deportaciones al año.
©Univision.com*
Commentarios