Naufragó barco con 250 emigrantes en costas de Indonesia

AFP | Dec 18, 2011 | 9:52 AM

Temen al menos 200 muertos, la mayoría procedentes de Irán y Afganistán

YAKARTA - Una embarcación con 250 inmigrantes afganos e iraníes que soñaban con ir a Australia naufragó en las costas de la isla indonesia de Java, causando probablemente la muerte de la mayoría de los pasajeros.
De los pasajeros que iban en el barco, 33 de ellos ya fueron rescatados -30 hombres, una mujer y dos niños- y están recibiendo asistencia en la ciudad de Prigi, en el este de Java, a unos 30 km del lugar del naufragio, dijo a la AFP Kelik Purwato, miembro de las operaciones de salvamento del distrito de Trenggalek.
Esta nueva tragedia -un año después del naufragio de otro barco de emigrantes que iban a Australia- provocó una ola de indignación entre las asociaciones australianas de ayuda a los refugiados, que cuestionan la política de inmigración de su país.
Primeros reportes
"El barco naufragó el sábado por la noche. Se han iniciado las labores de búsqueda, pero las difíciles condiciones meteorológicas hacen que la visibilidad sea muy reducida", declaró a la agencia estatal de Indonesia Antara un miembro del equipo de salvamento, Brian Gauthier.
El resto "debe ser evacuado lo antes posible. No podrán aguantar durante mucho tiempo en medio del mar", advirtió Gauthier.
Las autoridades creen que el barco podría ser una embarcación de pesca tradicional con capacidad para un centenar de pasajeros, aunque algunos de los rescatados han señalado que a bordo viajaban unas 250 personas.
Respecto a los otros pasajeros "es muy probable que se hayan ahogado", declaró el portavoz de la Agencia Nacional de Rescate, Gagah Prakoso. "Enviamos cuatro barcos y dos helicópteros, pero no hemos visto a nadie".
Condiciones extremas
"Es imposible, incluso para un buen nadador equipado con chaleco salvavidas, regresar a la costa en tales condiciones meteorológicas. Cuando los barcos naufragan, los cuerpos suben a la superficie al tercer día", agregó.
Armaghan Haidar, un estudiante afgano de 17 años que sobrevivió, dijo que estaba durmiendo cuando sintió al barco moverse violentamente a causa de la tempestad.
"Sentí agua en mis pies y eso me despertó. El barco se hundía, la gente era presa del pánico, gritaban, trataban de salir", dijo a la AFP en un albergue de Prigi Beach, un balneario de la costa sur, situado a 640 km al sureste de Yakarta.
"Logré salir del barco y aferrarme con otros cien a la parte exterior. Otros cien quedaron atrapados en el interior", añadió.
Viaje a la muerte
Los sobrevivientes contaron que venían, como los que por ahora se dan por desaparecidos, de Irán y Afganistán. Pagaron a los traficantes entre $2,500 y $5,000 (1,900 y 3,800 euros) por su viaje a Australia.
"Dijeron que tomaron el avión de Dubai a Yakarta, luego un bus hacia un lugar no especificado en Java, de donde embarcaron. Dicen que iban hacia la isla Christmas", declaró Kelik Purwanto.
"Queremos tener una vida mejor en Australia", explicó el joven. "No hay nada en Afganistán. Mucho terrorismo. No se puede estudiar, encontrar empleo. No tenemos futuro allá", dijo.
Destino final
Christmas es un pequeño territorio australiano situado en el Océano Índico a 2,600 km de las costas al noroeste de Australia y a 300 km de las costas indonesias.
En Australia, el ministro de Relaciones Interiores, Jason Clare, dijo que es "una terrible tragedia". "Las autoridades australianas trabajan con los indonesios" sobre este accidente, agregó. "Cuando la gente emprende un viaje peligroso y arriesga su vida, me preocupo mucho".
Pero las asociaciones de ayuda a los refugiados calificaron esas palabras de "hipócritas".
Cuestionan política de asilo
"Si el gobierno y la oposición estuvieran verdaderamente preocupados por la suerte de los demandantes de asilo, instaurarían por fin la política humana de recepción que Australia requiere desde hace tiempo", declaró Ian Rintoul, coordinador de la Coalición de acción para los refugiados.
En diciembre de 2010, unos 50 emigrantes iraquíes e iraníes murieron en el naufragio de su embarcación, que salió de las costas indonesias rumbo a la isla Christmas.
Este pequeño territorio alberga al principal centro de retención de Australia, donde están los demandantes de asilo que llegan por barco, mientras se examina su expediente.
Pese al bajo número (6,800 en 2010, menos en 2011), los inmigrantes que llegan por barco se han vuelto un tema complicado, que causa debates agitados entre la población y la clase política australiana.
©AFP
Commentarios