Grupo que apoya la reforma migratoria fustiga propuesta de legalización de Gingrich

Univision.com* | Dec 12, 2011 | 4:29 PM

Center for American Progress dijo que se trata de un programa de 'alto riesgo'

Tres semanas después de lanzada la propuesta de legalizar a millones de indocumentados pero negarles la ciudadanía, una importante organización que defiende los derechos de los indocumentados y apoya una reforma migratoria comprensiva dijo que la propuesta del aspirante republicano, Newt Gingrich, “no es lo que parece”.
El Center for American Progress (CAP), una organización con base en Washington DC que lidera una campaña para que el Congreso apruebe una reforma amplia de las leyes de inmigración, y que el gobierno de Barack Obama detenga su política de deportaciones, dijo en un informe que el plan sugerido por Gingrich durante un debate presidencial del Partido Republicano “no resuelve el problema” y que se trata de una propuesta “débil e inefectiva”.
Gingrich, ex presidente del Congreso y quien lidera la contienda republicana para alcanzar la nominación y disputarle a Obama la presidencia en los comicios de noviembre de 2012, dijo a principios de noviembre que “no se podía adoptar una política migratoria que destruya a familias que han estado aquí durante un cuarto de siglo”, y que estaba a favor de la legalización de indocumentados que llevaran años en el país y carecieran de antecedentes criminales.
Pero subrayó que no estaba de acuerdo con otorgarles a estos inmigrantes la posibilidad de alcanzar la ciudadanía estadounidense.
El único, pero…
El CAP reconoció el hecho de que Gingrich es el único precandidato republicano que hasta ahora ha expresado su apoyo a la política migratoria que no sea sumamente costosa y autodestructiva en términos económicos. Pero subrayó que esa postura, que él lo ha caracterizado como humana, compasiva y realista, “no es lo que parece”.
“La propuesta del ex presidente de la Cámara de Representantes no tiene los resultados que su retórica promueve. El universo de personas que podrían calificar es muy pequeño, y los beneficios que recibirían son poco claros”, precisó el reporte.
Agrega que Gingrich se imagina la creación de comités de “revisión ciudadana” que tomarían decisiones acerca de quién merece y quien no merece estatus legal, y que además no proporciona “criterios explícitos de elegibilidad, sugiere que la dispensación favorable de estos comités locales estaría disponible solamente a personas que han estado aquí durante décadas –ha propuesto 25 años de residencia como el calificador clave– y que se demuestren vínculos profundos y contribuciones a sus comunidades”.
Beneficios limitados
El Centro preciso además "a las pocas personas que probablemente podrían cumplir estos requisitos –los sugeridos por Gingrich- se les prohibirá solicitar la ciudadanía estadounidense o recibir beneficios federales”, y que “para obtener estatus legal, tendrían que demostrar suficientes ingresos laborales para pagar un seguro médico privado y pagar una multa de $5 mil".
“Esto, por sí solo, descalificaría a muchos estadounidenses”, apunto el Centro.
En cuanto a aquellos que si pudieran reunir los requisitos mínimos para regularizar sus permanencias, el CAP dijo que “los que son capaces de demostrar ese umbral de ingresos todavía estarían en una posición muy precaria. Si pierden su puesto de trabajo que les ayuda a calificar, perderían su estatus legal. Entonces, el número de personas que podrían calificar parece ser muy pequeño”, advirtió.
"Y los que sí califican solo ganarían un estatus marginalmente más seguro que no tener ninguno", agregó.
De "alto riesgo"
El Center for American Progress resumió que la propuesta “humana” y “compasiva” de Gingrich es en realidad “un programa de alto riesgo y baja recompensa que daría poco consuelo a los votantes latinos que quieren que el problema sea resuelto”.
Poco después de lanzar la propuesta, Gingrich intensificó su compromiso a la mano dura del cumplimiento de la ley de inmigración vigente, señalando que “alguien que no forme parte del pequeño universo de aquellos capaces de llenar los requisitos de un comité de revisión ciudadana estaría sujeto a procedimientos de deportación inmediatos”, reportó el CAP.
Días más tarde Gingrich alabó la ley de inmigración de Carolina del Sur, que junto con la ley de Arizona, Alabama, Utah y Georgia son consideradas como las más duras en su tipo en Estados Unidos.
Cuestión de votos
El Centro anticipó que la propuesta de Gingrich “no va a inspirar a los votantes latinos” y dijo que la estrategia era "equivocada".
"Los latinos se sienten frustrados con las políticas de aplicación de la administración del Presidente Obama, pero también son muy conscientes de que los republicanos se han unido en oposición a la legislación demócrata que trata en una manera constructiva y humana con los inmigrantes indocumentados, quienes con frecuencia viven lado a lado con los votantes latinos", se lee en el reporte del CAP.
"Si Gingrich quiere seriamente alcanzar y luchar por estos votantes, va a tener que empezar con una propuesta de reforma más realista y más generosa", recomendó el Centro. "También va a tener que enérgicamente retroceder su apoyo a las deportaciones inmediatas, iniciativas severas estatales y construcción de cercas", si realmente quiere o "espera atraer" el voto hispano de Estados Unidos para con quistar la Casa Blanca, concluyó.
©Univision.com*
Commentarios