Sara María Gómez: 'Es lo peor que puede pasar'

Univision.com | Dec 06, 2011 | 5:58 PM

Entrevista con Sara Maria Gómez, ex estudiante de la Universidad Autónoma de México

Entrevista con Sara María Gómez, ex estudiante de la UNAM, hecha por los periodistas Jorge Mota y Guillermo Gonzalez del Campo
Otra de las estudiantes de la UNAM que se sumó al grupo empeñado en denunciar las labores de hackers que operaban dentro y fuera de la universidad para atacar a Estados Unidos, fue la mexicana Sara María Gómez. Ella contactó Univision por primera vez con esta historia en julio de 2010.
Sara María abandonó México en el 2010 y está solicitando asilo político en los Estados Unidos.
Así explica cómo y por qué decidió participar en este grupo:
¿Por qué nos contactaste?Decidí contactarlos porque tenemos informaciones acerca de posibles atentados en contra de los Estados Unidos, a objetivos militares y civiles, por parte de las embajadas de  Irán y de Venezuela. En México ellos han estado pidiendo información acerca de los sistemas de seguridad de las plantas nucleares, de sus ubicaciones y diferentes informaciones también de empresas norteamericanas, para atacarlas.
¿Cómo sabes eso?Yo me entero porque tengo un amigo que se llama Juan Carlos y él ha estado trabajando en esta situación, en la universidad de la UNAM, en la Unión de Profesores de la facultad de Ingeniería. Nos une una amistad de más de trece años ya y, pues, para este trabajo necesitaba a alguien con un nivel muy alto de confianza. Me platica que se necesita hacer una denuncia, primero en México con las diferentes autoridades y medios de comunicación, de que se está utilizando a estudiantes de la universidad y a la institución como tal para hacer estas actividades en contra de los Estados Unidos, por lo cual yo decido involucrarme.
¿Cómo te involucraste?Contacté vía teléfono diferentes medios de comunicación en México o diferentes representantes del gobierno de México y los partidos políticos, y asistí a las reuniones con ellos cuando nos daban la cita. Y se les mostraba los materiales que se tenía y se les explicaba qué era lo que estaba pasando, desde cuándo Juan Carlos se da cuenta de esta situación y desde cuándo son las grabaciones. Solamente se reunieron con nosotros los del PRI. Recibieron los discos que contenían la información, las transcripciones que ya se tenían en ese momento de toda la información de los audios y videos. También contactamos a un senador de la república, con una de sus asistentes, fuimos a varias reuniones con ella. Nos recibió los documentos, las grabaciones, y lo único que nos decía era, “cuídense mucho” y no había más respuesta. También hubo contactos con varias agencias noticiosas en donde una de ellas, una agencia de España, nos dijeron no podemos hacer nada. Nos recomendaron que fuéramos con un periodista de la revista Proceso. Tuvimos la reunión con él y tampoco sucedió nada.
¿Se les ocurrió poner alguna denuncia en la Policía o la PGR?Juan Carlos ya lo había hecho, lo hizo antes de que yo me involucrara en ese trabajo. El fue a la Procuraduría, fue a la CIEDO y tuvo un largo interrogatorio con ellos. Le quitaron su computadora, le quitaron los discos, abrieron un expediente que desapareció, ya no existe ese expediente.
¿En qué consistían estos ataques?Ellos pretendían obtener los passwords de los sistemas de seguridad de las plantas nucleares de los Estados Unidos y atacar directamente los sistemas de seguridad. También a algunas empresas, son ataques cibernéticos utilizando a los estudiantes de la universidad para hacer estos ataques.
¿Te consta que esto ocurrió realmente?Realmente no, porque ellos trabajan con un sistema de doble ciego donde uno no conoce al otro, se sabe que están trabajando, ellos saben que están trabajando por la forma en que va trabajando el servidor. Pero físicamente yo no los conozco.
¿Idea de quién pueda ser el líder?Son algunos profesores de la Unión de Profesores de la Facultad de Ingeniería. De lo que yo tengo conocido, era Francisco Guerrero Lutteroth. No sé cómo llega él a conocer a estas personas dentro de las diferentes embajadas, pero está la relación con ellos, y se encarga de contactar a los estudiantes, de trabajar con ellos y las embajadas son las que empiezan a pedir ciertas informaciones de sistemas de seguridad, algunas empresas, de contratos con empresas que pudieran estar afectando económicamente a Venezuela, es lo que ellos hacen, y pues es lo que yo tengo conocimiento.
¿Y cómo llegaste a este conocimiento?La información grabada, yo no trabajé directamente en eso, eso lo hizo Juan Carlos, él es el que ha hecho todo este trabajo de información, y lo que yo hice fue contactar a personas, diferentes periodistas, políticos en México, y en la última parte de mi trabajo contacté a diferentes representantes en Estados Unidos, tanto gobernadores, senadores como medios de comunicación.Hubo buena respuesta. Varios de ellos nos escucharon, atendieron nuestras llamadas, se interesaron en lo que decíamos, se interesaron en obtener los paquetes de discos, las transcripciones, y los únicos que se interesaron en tener contacto directo con nosotros fue Univisión.
¿De qué manera te involucras con Juan Carlos, aparte de las llamadas telefónicas? Tuve que hacer trabajo de campo. Asistí a algunas reuniones con la embajada de Venezuela y a una reunión con la embajada de Irán.
¿Qué fuiste a hacer allí?Me comuniqué con la embajada de Venezuela. Busqué a la segunda secretaria de la embajada, a Livia Acosta, y me acerqué a ella diciéndole que, en aquel momento, yo trabajaba de profesora en el colegio de ciencias y humanidades, que es un sistema de high school que tiene la UNAM. Me contacté con ella para pedirle información cultural para poder acercar y contactar a los estudiantes con la embajada de Venezuela, y también para decirle que uno de mis ex alumnos trabajaba con el grupo de la unión de profesores, como alumno, y que ellos estaban haciendo estas actividades contra Estados Unidos y de esa manera me involucro con el grupo y ella me da la fecha para la reunión.Asistimos Noemí y yo a la reunión a la Embajada de Venezuela, y fue una reunión cordial donde se le entregó un paquete de discos que contenían supuestos passwords de los sistemas de seguridad de las plantas nucleares y a su vez ella nos entregó diferentes propagandas culturales y sobretodo de educación, que en ese instante era lo que más me interesaba a mí como entrada para acceder a ella.Ella ya sabía que alguien de parte del grupo de la unión de profesores se iba a acercar a ella para hacer esta entrega. Y la clave para que ella supiera que nosotros íbamos de ese grupo, era que se le entregaba los discos con “las actividades culturales”.
¿Y a ti quién te entregó los discos?Juan Carlos.
¿Y a Juan Carlos?Se los entregó un intermediario del grupo de la Unión de profesores. Juan Carlos tuvo que extorsionar a este chico para que le entregara a él los discos.
¿Le crees a Juan Carlos?Sí.
¿Por qué?Porque la historia que hay dentro del paquete de información, de los audios y los videos, es coherente con la realidad una vez estás frente a estos representantes, tanto de la embajada de Irán como de la embajada de Venezuela. Sí, es real, es coherente el discurso que ellos manejan, la forma cómo se expresan, lo que ellos siguen pidiendo, es coherente con lo que se ha estado entregando en estas embajadas. De hecho, Livia Acosta lo que dice es, “vamos a golpear poquito”, “vamos a golpear un poquito para que se mueva Estados Unidos, para que no se crea que es del todopoderoso”.
¿Y a qué se estaba refiriendo ella cuando dijo eso? Yo creo que a golpearlo económicamente, porque se ha comprobado que cualquier cosa que le suceda a Estados Unidos, de un ataque, alerta terrorista, donde se reciente más es en la economía, y que hay países como Venezuela que están sacando provecho de esta situación.
¿Qué evidencia tienen ustedes de estos planes?Las pruebas están en los paquetes de información que se han entregado. Escucharán en algún momento lo que los representantes están pidiendo, lo que se les está entregando, como la relación que hay entre ellos, el interés que estos representantes tienen en el trabajo que hace el grupo de la unión de profesores.
¿Cuántas veces visitaste la embajada de Venezuela?Fueron alrededor de cinco visitas a la embajada de Venezuela, y una a la embajada de Irán.
¿Qué pasó contigo entonces, cómo llegaste a este punto?Es una situación que no es fácil de explicarle, tener que esconder las cosas hasta de la misma familia por seguridad de los miembros del equipo y de todas las personas involucradas. Y ya pues la situación creó tanta tensión y el miedo en casa y entre los míos, que tomé la decisión de dejar la vida allá.
¿Te ha pagado Juan Carlos por tu ayuda?No, no ha habido dinero de por medio. Los recursos tanto económicos como materiales han sido por parte del grupo. Todos hemos aportado.
¿Tienen pruebas del financiamiento de Venezuela e Irán para este tipo de actividades?En  algunos archivos de todo el paquete de información tanto en audio como en video se escucha las peticiones que se le hacen a estas embajadas sobre las necesidades en equipos, servidores, discos duros, computadoras, drivers, eso es lo que ellos recibían… porque bueno, recibir dinero era… ¿Cómo comprobar? Y también a las reuniones que yo asistí con Livia Acosta, la representante de la embajada de Venezuela, de la información que ella iba pidiendo, ella preguntó si hacía falta algo, y se le dijo que unos 300 dólares porque uno de los hackers estaba enfermo, los cuales ella pagó y pidió un recibo para poder constatar que estaba haciendo ese pago.
¿En algún momento pudiste pensar que todo esto era falso, invento de Juan Carlos?No creo que la información sea falsa, porque son demasiadas horas para estar inventando esto. Son demasiados años de grabación, desde el 2006 que él entra en contacto con este grupo, las grabaciones, y hasta la fecha…, son muchas horas para como que esto no sea cierto. Y yo misma pude corroborar con mis visitas a las embajadas y mi interacción con los funcionarios.
¿Por qué te involucraste en esta historia?Primero, porque yo estudié en la universidad desde el sistema del high school, todo lo que yo tengo académicamente se lo debo a la UNAM. Es mi alma mater. La amo por encima de muchas cosas y estoy en contra de que se utilice, primero a los estudiantes, y después a una institución que tiene muchos años ganándose un prestigio gracias a buenos académicos y buenos estudiantes, y todo lo que la universidad ha hecho a nivel mundial. Y también otra de las razones es: cualquier cosa que le suceda a Estados Unidos, a mi país le va siempre muy mal. Después del 11 de Septiembre, mi país se fue a la miseria, está en la miseria y ya no hay esperanza. Ya no hay esperanza ni académica, ni social, mucho menos de seguridad y económica para salir adelante en México.
¿Cómo calificas tú estos supuestos ataques desde la UNAM?Es lo peor que puede pasar, porque no es el hecho de atacar al poder en sí, sino de atacar a terceras personas que no tienen una oportunidad de defenderse. Miles de familias, miles de ciudadanos que viven en paz, que están en paz con sus vecinos, con su país, por qué dañarlos. El punto no es que las cosas malas sucedan, sino que dejarlas que pasen y saber que están pasando y no levantar la mano para hacer la denuncia.
¿Crees que podría haber un ataque inminente contra los Estados Unidos?Sí. Creo que sí, porque se enviaron paquetes de información a diferentes partes del mundo y se enviaron también a Estados Unidos, para hacer estos ataques.
©Univision.com
Commentarios