Los ojos puestos sobre Gingrich

Univision.com | Nov 30, 2011 | 5:52 PM

Gingrich ha suscitado críticas por su postura migratoria y relación con Fannie Mae y Freddie Mac.

La contienda republicana por la nominación del partido ha sido una de sabores y colores, donde los líderes bajan tan rápidamente como suben. Tal fue el caso de la ahora casi invisible Michelle Bachmann quien hace unos meses ganó el Iowa Straw Poll, la primera encuesta importante de la temporada. Igualmente, ocurrió con el Gobernador de Texas, Rick Perry, quien cayó en las encuestas tras numerosos deslices en los debates. Peor suerte corrió el empresario afroamericano Herman Cain, cuya campaña no ha podido recuperarse de acusaciones de acoso sexual de por lo menos cuatro mujeres; y la declaración de otra esta semana alegando que había sido su amante durante 13 años.
A pesar de que algunos comentaristas republicanos, como la ultraconservadora Ann Coulter, han salido a defender a Cain, sosteniendo en la cadena Fox News que la supuesta amante no tiene credibilidad porque es madre soltera y se ha declarado en la bancarrota; es válido decir que la recuperación de Cain es bastante improbable.
La estabilidad no es suficiente
Mitt Romney, el antiguo Gobernador de Massachusetts, ha sido el único que se ha mantenido sólido con alrededor del 21% del apoyo republicano. Habiendo pasado ya por una campaña por la nominación del partido en 2008, la candidatura Romney no trae sorpresas como el caso de Cain. Sin embargo, muchos republicanos no están convencidos con el mormón multimillonario, que acusan de cambiar de opinión con frecuencia respecto a temas álgidos como la cobertura de salud y el aborto.
Respecto al tema migratorio, que ha dividido y consternado al país en el último año, la campaña de Romney ha asumido una radical postura antiinmigrante. No obstante, ésta es fundamentalmente opuesta a su postura en 2006 durante una entrevista con Bloomberg, época en la cual también apoyó la legislación pro inmigrante de Edward Kennedy y John McCain, antes de postularse como candidato en 2008.
Incluso, sus prácticas laborales en Bain Capital, donde hizo carrera como hombre de negocios, fueron duramente criticadas en un artículo del New York Times, que citó cómo Romney compraba empresas en dificultades financieras, pedía prestado mucho dinero, despedía a gran cantidad de empleados, las aligeraba, y las revendía por un precio alto.
El sabor del mes
Ante todos los altos y bajos anteriormente citados, Newt Gingrich, el antiguo Presidente de la Cámara Baja, es el llamado “sabor del mes”. Esto pone los ojos sobre Gingrich, ya que, es el único rival que -por su peso dentro del Partido Republicano- puede darle la pelea a Mitt Romney.
Actualmente, Gingrich está por encima de Romney en las encuestas nacionales con 24% del apoyo, de acuerdo con un promedio de los sondeos más importantes de RealClearPolitics.com. Igualmente, en estados como California, Gingrich está empatado con Romney, dado que la diferencia de puntaje está dentro del margen de error de las encuestas.
La riña entre ambos se ha acentuado en los últimos días. Gingrich recibió el apoyo del diario más importante del estado de New Hampshire, mientras que Romney recibió el apoyo de Ileana Ros-Lehtinen y los hermanos Díaz Balart en Miami, casi asegurándole el apoyo de los hispanos republicanos en el estado de Florida.
Así como los demás, Gingrich ha recibido su lote de críticas, en particular por su relación con las empresas que muchos consideran responsables de la crisis hipotecaria -Fannie Mae y Freddie Mac- y por ser un elemento interno de la maquinaria política en Washington, y venderse como lo contrario.
Aunado a ello, en el último debate republicano en la capital, Gingrich anunció que apoyaba una política de legalización para algunos de los 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos. Esta propuesta acorraló a sus contrincantes, colocando el tema migratorio en el centro de la discusión.
En un momento que a muchos recordó una intervención de Rick Perry en debates anteriores, Gingrich sostuvo que el Partido Republicano tenía que ser "más humano" con el tema migratorio. Aclaró que no puede llamarse el partido "a favor de la familia" mientras separa a padres de sus hijos con nacionalidad estadounidense.
En un ejemplo hipotético, Gingrich dijo que si una persona tenía 25 años en Estados Unidos, con hijos y nietos en el país, y pagaba sus impuestos, no podía ser removido a la fuerza. Sin embargo, aclaró que un inmigrante indocumentado recién llegado, que no tuviera raíces en Estados Unidos, sí debería ser deportado.
Afincando más su cambio de postura respecto al tema migratorio, el antiguo vocero de la Cámara Baja dijo que también apoya el Dream Act, porque en su opinión no pueden castigar a un niño "que llegó a Estados Unidos a los 3 años" porque sus padres lo trajeron ilegalmente.
No obstante este cambio en su retórica, Gingrich también ha cambiado levemente los detalles de la llamada “legalización”, suscitando críticas de parte de grupos pro-inmigrantes de que está engañando a la comunidad hispana para ganar votos.
Todo el mundo sabe que ningún candidato puede ganar la carrera por la Casa Blanca sin-por lo menos- el 40% del apoyo hispano; se verá cómo se defiende Gingrich ante las presiones de ser el nuevo líder de la contienda.
@marianaatencio es editora de Debate Latino para Univision.com.
©Univision.com
Comentarios