Afectará electoralmente a republicanos línea dura en migración

Notimex | Nov 29, 2011 | 5:04 PM

Legalización de indocumentados es tema clave en contienda para elegir candidato

WASHINGTON - La posición de línea dura de la mayoría de aspirantes presidenciales republicanos en el tema migratorio afectará sus posibilidades de triunfo en las elecciones presidenciales de noviembre de 2012, coincidieron expertos estadunidenses.
El presidente de la organización América’s Voice, Frank Sharry, señaló que, con la excepción del ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, quien apoya la legalización de migrantes, el resto de aspirantes apoya una posición de priorizar el cumplimiento policial.
“Es sorprendente que Newt Gingrich esté siendo atacado por apoyar en lo que coincide la mayoría de los estadunidenses, es decir, que es irreal e inhumano expulsar a 11 millones de personas de Estados Unidos”, señaló.
Paso al costado
Gingrich fue el único de los aspirantes presidenciales republicanos que apoyó en un reciente debate la posibilidad de dar legalidad a los inmigrantes indocumentados sin concederles la ciudadanía, pues sostuvo que su deportación sería un acto inhumano.
“Seamos humanos en hacer cumplir la ley sin dar la ciudadanía pero creando una legalidad para que las personas no sean separadas de sus familias”, dijo Gingrich, quien aparece como favorito en las más recientes encuestas.
Gingrich favorece un programa conocido como “Tarjeta Roja” que busca dar a las empresas estadunidenses un flujo continuo de mano de obra extranjera, calificada y no calificada, sin ofrecer a los trabajadores temporales un camino a la naturalización.
Ante sí, ahora no
Angela Kelly, del liberal Centro para el Progreso Americano, lamentó que en las filas republicanas exista una involución en sus posturas de migración, toda vez que varios senadores de este partido apoyaron una iniciativa de reforma migratoria en el Senado.
“Creo que Gingrich no está ofreciendo un vaso de agua, sino el espejismo de una política”, dijo Kelly.
Analistas coinciden en que los republicanos requieren un 40 por ciento del voto latino para recuperar en 2012 los estados de Nevada, Nuevo México, Colorado y Florida, que fueron ganados por George W. Bush en 2004, pero retomados por Barack Obama en 2008.
Qué dice la gente
Una encuesta de la firma Latino Decisions muestra sin embargo que el apoyo latino a los republicanos es inferior al 20 por ciento en la actualidad.
Sharry consideró en ese sentido que la posición de Gingrich lo puede ayudar en la elección general, por estar en sincronía con la mayoría de los estadunidenses que apoyan alguna reforma migratoria.
En cambio, argumentó Sharry, puede afectar al ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, quien se ha limitado a hablar de un refuerzo de la seguridad fronteriza y de un apoyo a las acciones oficiales de cumplimiento de la ley migratoria.
Romney rechaza el plan de Gingrich al considerar que sería un “magneto” para más inmigrantes, aunque propuso dar una tarjeta de residencia a inmigrantes calificados, con diplomas de posgrado en matemáticas o ingeniería.
Rechazan la amnistía
La mayoría de los aspirantes presidenciales comparó la idea de Gingrich con una amnistía migratoria y consideró que la legalización de indocumentados sería un imán a más inmigración indocumentada.
Rick Perry, el gobernador de Texas, sostuvo en el debate que de llegar a la presidencia no sólo haría una prioridad la protección de la frontera sino que la cerraría en los primeros 12 meses de su mandato.
En igual sentido, la legisladora republicana, Michelle Bachman, quien representa al ultraconservador Partido del Té en la contienda, sostuvo que el plan de Gingrich es una “amnistía”.
“No estoy de acuerdo con legalizar, porque eso equivale a una amnistía”, señaló Bachman.
©Notimex
Comentarios