España capturó a 11 narcotraficantes que introducían cocaína en bananas

EFE | Nov 24, 2011 | 5:11 PM

La droga era enviada desde Ecuador

MADRID- La Policía española capturó a 11 personas por el hallazgo de más de 550 kilos de cocaína escondida en cajas de bananas procedentes de Ecuador y que llegaban en contenedores al puerto de Algeciras (Cádiz), operación en la que han participado agentes de Estupefacientes de Murcia.
Entre los once arrestados se encuentran el principal responsable de la red, un ciudadano ecuatoriano, que había creado una empresa de importación de fruta con actividad legal para intentar despistar a la Policía y capaz de introducir miles de kilos de cocaína en España sin ser descubiertos.
La droga se escondía en planchas de plástico que se introducían en el interior de los cartones de las cajas de bananas con origen en el puerto ecuatoriano de Guayaquil, de forma que era prácticamente indetectable.
En cada caja, la organización escondía ocho pequeñas tiras de droga, de 20 gramos de cocaína cada una.
La organización desmantelada aprovechaba que la banana es un producto perecedero para intentar acortar los trámites aduaneros y que la droga pasara inadvertida.
Modus operandi, casi "perfecto"
"Las redes del narcotráfico buscan cualquier recurso para ocultar la droga. Éste era muy original y bastante complicado de detectar", ha reconocido en rueda de prensa Francisco Migueláñez, jefe de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional.
El "modus operandi", según los investigadores, era casi "perfecto". Importaban toneladas de bananas de forma legal, aunque sólo algunas cajas, con un logotipo ligeramente distinto al original, llevaban escondida la droga.
Con alguna excusa, desviaban el camión con las cajas "preñadas" de droga a dos naves industriales que la organización tenía en el Centro de Transportes de Madrid.
Allí, entre fuertes medidas de seguridad, sacaban la fruta, la introducían en cajas nuevas y las distribuían en supermercados, mientras otros integrantes de la red se dedicaban a recuperar de entre los cartones la tiras de cocaína.
"Era un mecanismo perfecto porque la red tenía actividad comercial y sus clientes no sospechaban nada", subrayó Migueláñez.
©EFE
Comentarios