Identifican en Guatemala restos de dos víctimas de represión militar

AFP | Nov 23, 2011 | 6:17 PM

Luego de varios procesos científicos

GUATEMALA - Forenses guatemaltecos identificaron las osamentas de un dirigente sindical y un estudiante desaparecidos en 1984, halladas en fosas clandestinas del destacamento militar de Chimaltenango, en el oeste del país, anunció el martes la organización encargada del las investigaciones.
"La investigación y las pruebas de ADN que realizaron para identificar a estas dos víctimas de la represión permitieron comprobar que hubo un patrón de desapariciones forzadas en Guatemala", afirmó el director de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG), Freddy Peccerelli, en conferencia de prensa.
Los restos fueron encontrados en una de las 53 fosas clandestinas descubiertas en 2003 en el destacamento y en las cuales había osamentas de 220 víctimas.
"La identificación se logró luego de varios procesos y pruebas científicas y de ADN. (...) La investigación deja ver por primera vez lo que pasó en Guatemala y nos acerca a la confrontación del pasado", agregó el antropólogo.
Los casos de las dos víctimas identificadas están documentados en el llamado "Diario Militar", un archivo desclasificado por el gobierno de Estados Unidos en 1999. El documento original fue entregado a la investigadora Kate Doyle, del National Security Archive, quien concluyó que es auténtico.
Muchos años después
Una de las víctimas fue identificada como Armancio Samuel Villatoro, un dirigente sindical detenido por las fuerzas de seguridad el 30 de enero de 1984 y torturado y asesinado el 29 de marzo de ese año, durante el régimen de facto del general Óscar Mejía (1983-1986).
Villatoro, fundador de la desaparecida Central Nacional de Trabajadores (CNT), tenía 48 años cuando fue arrestado bajo la acusación de pertenecer a la guerrilla.
Peccerelli precisó que la otra víctima fue identificada como Sergio Linares Morales, un estudiante de ingeniería de la estatal Universidad de San Carlos (USAC), quien tenía 30 años cuando, acusado también de guerrillero, fue detenido por los militares en la capital guatemalteca el 23 de febrero de 1984 y asesinado el mismo día que Villatoro.
Según el experto, en las próximas semanas estarán concluidas las investigaciones de los restos de otras 18 víctimas halladas en el antiguo destacamento militar.
El conflicto armado que vivió Guatemala durante 36 años (1960-1996) dejó unos 200 mil muertos y desaparecidos, según un informe auspiciado por Naciones Unidas.
Hace dos semanas, los médicos determinaron que Mejía, de 80 años, tiene limitaciones mentales y físicas que le impiden enfrentar un juicio por genocidio, lo cual causó indignación en organismos de derechos humanos.
©AFP
Commentarios