El problema racial en Cuba

EFE | Nov 17, 2011 | 5:31 PM

No habrá democracia hasta que se acabe: experto

MIAMI - El experto cubano en relaciones internacionales Juan Benemelis aseguró que la democracia llegará a Cuba una vez que se haya encontrado una solución "al problema racial", ya que el régimen castrista ha excluido, a su juicio, a la población de raza negra y ha destruido "la fibra cubana".
En una mesa redonda organizada en Miami con motivo de la Feria Internacional del Libro, el analista comentó que "el problema racial y de género será decisivo" para conseguir una democracia real en la isla caribeña.
En la mesa redonda, organizada por el Miami Dade College, Benemelis discutió el problema de la discriminación racial en Cuba junto a Juan J. Almeida, hijo del comandante de la revolución cubana Juan Almeida, el exalcalde de Miami Maurice Ferré, la portavoz del Comité Ciudadanos por la Integración Racial, Victoria Ruíz Labrit, y el doctor Wilfredo Guibert.
Benemelis dijo que en la isla caribeña hay un problema "biorracial" y aseguró que "el cambio en Cuba no va a implicar sólo un cambio de modelo político y económico", sino que va a haber una transformación "más profunda en la sociedad, ya que el régimen cubano ha destruido la fibra cubana".
El experto, que presenta en esta edición de la Feria del Libro de Miami su obra "El miedo al negro" (ZC Editores), defendió que "es cierto que no hay segregación (en Cuba), pero eso no quiere decir que no haya racismo".
Juan J. Almeida reconoció que este tema le "apasiona" porque "el negro en Cuba siempre ha sido excluido. Antes en los barracones y ahora en los barrios marginales".
Es 'un tema excluido'
El abogado cubano no cree que "el racismo sea un problema olvidado en Cuba" sino que "es un tema excluido".
"Se convirtió en tabú y muy pocos quieren tocarlo. Solo hay que pasear por el malecón y verás", manifestó Almeida, que, al igual que Benemelis, aseguró que "hay que encontrar una solución a este tema".
En cualquier caso, Almeida explicó que él no ha sufrido el racismo en Cuba, aunque sí lo ha "visto de cerca".
Según Benemelis, "no podemos estar de espaldas a esa situación", ya que "el problema de género y racial serán decisivos" para el futuro de Cuba. De no ser así "los problemas no resueltos brotan y salen con gran fuerza".
El exdiplomático señaló que "en el caso de Cuba no estamos ante una minoría" y que podría haber "sorpresas" si se dan los "resultados reales del censo de la población de raza negra en la isla".
"El problema no está en la calle, está en el poder. Mientras el poder mantenga desequilibrios en su representación, fomentará indudablemente el racismo", dijo.
Por ello, ahondó en la importancia de que se ofrezca "una solución democrática", aunque "dolorosa", para la isla "que considere aspectos fundamentales como el aspecto racial y de género".
©EFE
Commentarios