Caravana de madres de migrantes halló a joven desaparecido

EFE | Nov 15, 2011 | 9:28 PM

Estaba en una prisión de México

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, México - La caravana de madres centroamericanas concluyó su recorrido por México con el hallazgo en una cárcel de Chiapas, en el sureste del país, de uno de los jóvenes que creían desaparecido desde hace 8 años.
El último día de su estancia en México, a unos kilómetros de la frontera, la hondureña Olivia Orellana encontró a su hijo en una cárcel del municipio de Tapachula y “tras varios años de buscarlo sin ninguna pista”, explicó hoy a Efe la activista Marta Sánchez, quien durante 15 días acompañó a 33 madres centroamericanas en su travesía por el país.
“Fue muy emotivo este encuentro de madre e hijo y definitivamente eso nos devuelve la esperanza y fuerza para seguir buscando a otros tantos hijos y familiares centroamericanos desaparecidos”, consideró la representante del Movimiento Migrante Mesoamericano.
El penal de Motozintla se convirtió anoche en el escenario del feliz desenlace de la madre hondureña con su hijo Osman Lizandro Mejía Orellana, quien, según las autoridades carcelarias, tiene “buen comportamiento y le falta sólo un año y medio” para cumplir una sentencia de 10 años por homicidio, apuntó.
El encuentro, relató, se concretó “gracias a la ayuda de un policía que el pasado sábado reconoció al joven a través de una foto que fue exhibida en una plaza pública” por la caravana de madres, que por tercera ocasión en este año recorrió suelo mexicano en busca de sus hijos.
“El policía se acercó y nos dijo dónde podíamos localizar al joven”, añadió Sánchez.
Una madre que nunca perdió la esperanza
Olivia Orellana, quien enviudó a los pocos meses de que Osman desapareciera en México, manifestó que “nunca” perdió la esperanza de que su hijo estuviera vivo y dijo regresar a su país satisfecha por haberlo encontrado y confiada en la inocencia de su vástago.
Esta caravana de mujeres centroamericanas recorrió durante 15 días nueve estados mexicanos para buscar a sus familiares y alertar sobre los grandes peligros que corren los indocumentados en su paso por México para llegar a Estados Unidos.
Las 33 mujeres se entrevistaron con funcionarios y organizaciones civiles para “formalizar” el intercambio de datos y pistas acerca de migrantes desaparecidos.
Al hacer un balance, la caravana consideró “positivo” el viaje por los compromisos adquiridos por funcionarios mexicanos. “Tenemos esperanzas de que esta vez se avance más en lo que prometen”, apuntaron las madres.
Durante su recorrido, las madres centroamericanas pidieron el fin del trato inhumano a inmigrantes y de la impunidad que gozan funcionarios que participan en secuestros y desapariciones de indocumentados, así como la creación de un banco de información genética.
Según organizaciones no gubernamentales defensoras de inmigrantes, al menos 800 indocumentados centroamericanos han desaparecido en los últimos años en México cuando intentaban llegar a Estado Unidos.
Hasta hace unos años por México cruzaban anualmente unos 350.000 centroamericanos indocumentados que pretendían llegar a EE.UU., pero la crisis económica en el vecino del norte y la violencia en territorio mexicano han causado una baja en el flujo migratorio hasta 140 mil.
En su paso por México, los “sin papeles” no sólo se exponen a las autoridades corruptas, sino a las organizaciones del crimen organizado, que los secuestran para pedir rescates a sus familias o tratar de que engrosen por la fuerza las filas de esas agrupaciones.
©EFE
Commentarios