Cerraron las urnas y ya cuentan los votos en Michoacán

AFP | Nov 13, 2011 | 11:42 AM

Sin mayores inconvenientes

MORELIA, México - Las elecciones en Michoacán, en las que la hermana del presidente mexicano busca la gobernación, finalizaron este domingo en medio de un fuerte dispositivo de seguridad en este distrito acosado por cárteles de las drogas.
Los comicios, en los que además de elegir gobernador se votaron por 113 presidentes municipales (alcaldes) y 40 diputados locales, comenzaron formalmente a las 08h00 (14h00) con la apertura de unas 6,200 casillas para votar.
Luisa María Calderón, hermana del presidente Felipe Calderón y candidata por el conservador Partido Acción Nacional (PAN, que ejerce el gobierno federal), busca arrebatar el poder al izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que gobierna el estado desde 2002 y cuyo candidato es Silvano Aureoles.
El Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó Michoacán 70 años hasta su derrota ante el PRD, busca a su vez regresar al poder con su candidato Fausto Vallejo, considerado, junto con Luisa Calderón, de los aspirantes más sólidos.
La campaña electoral en Michoacán, a unos 300 km al oeste de la capital y uno de los distritos más violentos por la actuación de los cárteles de las drogas, estuvo marcada por el asesinato, el 2 de noviembre, de un alcalde cercano al presidente Calderón y por el retiro de varios candidatos ante amenazas del crimen organizado.
Tras la jornada, el Instituto Estatal Electoral de Michoacán no reportó mayores incidentes, salvo en el poblado indígena de Cherén, donde sus habitantes, asolados por el crimen organizado y taladores clandestinos, mantienen cerrados los accesos de la localidad para impedir la instalación de casillas.
La secretaría de Seguridad Pública estatal anunció el sábado por la noche en un comunicado que desplegó 10,000 efectivos en el estado, 800 vehículos y 17 aeronaves para garantizar la seguridad en la jornada.
Unos 3.4 millones de ciudadanos estaban convocados a las urnas para elegir al sustituto del gobernador Leonel Godoy, a los alcaldes de 113 municipios y los 40 diputados que integran el congreso de Michoacán, en el oeste de México.
En juego están 1,058 cargos de representación popular, entre los que destacan el de gobernador del estado natal del mandatario mexicano, Felipe Calderón.
'Cocoa' verus Vallejo
Su hermana, Luisa María Calderón, conocida en el ambiente político como "Cocoa", es la aspirante del conservador Partido Acción Nacional (PAN).
Calderón se enfrenta a Fausto Vallejo, postulado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Verde Ecologista (PVEM), y a Silvano Aureoles, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), actualmente en el poder, Convergencia y el Partido del Trabajo (PT).
La mayoría de las encuestas dan como favorita a la hermana de Calderón, seguida de cerca por Vallejo y en tercera posición por el izquierdista Aureoles.
Sin embargo, a lo largo de la campaña los candidatos han presentado diversas encuestas solicitadas por sus partidos en las que aparecen como favoritos.
El incidente más grave registrado durante la campaña electoral fue el asesinato del alcalde de La Piedad, Ricardo Guzmán Romero, del PAN, mientras repartía propaganda electoral en plena calle junto a jóvenes de su partido.
Durante la contienda se retiraron además varios candidatos a alcaldías y a la legislatura por el clima de inseguridad.
A todo ello hay que añadir un factor reciente: la muerte del secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora, encargado de supervisar el operativo de seguridad de los comicios por parte del gobierno federal, al desplomarse el helicóptero en el que viajaba desde la Ciudad de México a Cuernavaca.
Los tres aspirantes a gobernar Michoacán lamentaron el deceso de Blake, quien fue reemplazado como secretario interino por Juan Marcos Gutiérrez, excónsul de México en Los Ángeles.
Michoacán ha sido en los últimos años uno de los estados con mayor presencia del Ejército y la Policía Federal para tratar de contrarrestar a las organizaciones criminales que operan en él, especialmente las de La Familia y Los Caballeros Templarios.
Michoacán es un enclave del izquierdista PRD, que lo ha gobernado desde 2002.
Escenario político
Por su parte, diversos analistas resaltaron que en esta elección se han puesto en marcha las estrategias para ganar aliados, sectores de votantes y recursos, aunque aclararon que los resultados no necesariamente se repetirán a nivel nacional.
Coincidieron en que un triunfo del PAN, como adelanta la mayoría de encuestas, es su "última oportunidad" para que rompa con su racha de derrotas.
La victoria de Calderón supondría una bocanada de oxígeno para demostrar a los ciudadanos "que sí es posible vencer al PRI", al que los sondeos ubican como favorito para los comicios de 2012.
El experto Federico Berrueto recordó que los triunfos más recientes del conservador PAN, que arrebató la presidencia al PRI en 2000 tras más de siete décadas en el poder, han sido con candidatos externos o procedentes de los otros dos partidos.
El triunfo de la hermana del mandatario, que se convertiría en la primera gobernadora del PAN, podría fortalecer a Josefina Vázquez Mota, quien busca la candidatura de ese partido para las presidenciales, dijo.
Por su parte, el analista Salvador García Soto destacó que si bien Michoacán no es estratégico por el número de votos para el país, un triunfo del PAN elevaría "la mística del panismo para su recuperación", tras el desgaste y desilusión de los votantes por los últimos dos gobiernos de esta formación política.
En relación con el izquierdista PRD, comentó que ha tenido menos posibilidades debido a los recortes presupuestarios manejados desde el centro.
El PRD, en opinión de ambos analistas, puede convertirse en el principal perdedor de esta elección, ya que quedaría relegado a un tercer lugar debido al desprestigio, en particular por los vínculos con el narcotráfico de militantes de esa organización.
Sería un fuerte golpe para el PRD, que ha sido un bastión de ese partido y al que ahora solo le quedaría el Distrito Federal, donde gobierna desde 1997, para tratar de rehacer su influencia.
Para el analista de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Ulises Flores, una derrota del PRD sería un "mensaje muy importante para la izquierda de que algo están haciendo mal" y su última oportunidad, previa a los comicios de 2012, de reflexionar sobre sus políticas públicas y su organización interna.
Destacó que en Michoacán se podrá ver el impacto del "apoyo de la presidencia en las campañas electorales" y admitió la posibilidad de que haya un "voto de miedo" por la violencia que azota al país.
Según García Soto, tanto el PRI como el PAN financiaron las campañas desde los gobiernos estatales, en el caso del primero, y del federal, en el del segundo, con "recursos de programas sociales con tintes proselitistas", un esquema que se repetirá en las presidenciales.
Víctor Alarcón, experto en procesos electorales de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), resaltó que en la contienda también influye la personalidad de los candidatos.
Calderón tiene un "estilo propio" y "mayor acercamiento con la gente"; Vallejo, "más desactualizado", busca "asociar su nombre con el de Enrique Peña", fuerte aspirante de la candidatura del PRI a la presidencia, mientras Aureoles, aunque es "enjundioso, le ha tocado recoger los platos rotos por el agotamiento de los anteriores gobernadores" del PRD.
Esta campaña, según Alarcón, también definirá el papel que pueden jugar los partidos pequeños como aliados en las elecciones de 2012 y que pueden ser decisivos al aportar hasta 5% de los votos.
©AFP
Commentarios