Silvio Berlusconi renunció como jefe de gobierno

AFP | Nov 12, 2011 | 4:32 PM

La era de Berlusconi en Italia llegó a su fin

ROMA - El jefe de gobierno italiano Silvio Berlusconi renunció el sábado, con lo que puso fin a una era política de 17 años y comenzó un proceso de transición cuyo objetivo es evitar que el país caiga en una crisis financiera potencialmente catastrófica, y complique aun más el futuro del euro y de Europa.
El coro del "Aleluya" de Handel resonó, interpretado por decenas de cantantes y músicos que se congregaron junto con miles de manifestantes frente al palacio presidencial de Italia, reportó The Associated Press.
Hubo también concentraciones en otras partes del centro de Roma, por parte de italianos que mostraron regocijo por el fin de una gestión marcada por los escándalos.
"¡Bufón, bufón!", gritaron algunos manifestantes al paso de la caravana de Berlusconi, antes de que entrara al palacio, donde presentó su renuncia al presidente Giorgio Napolitano.
El sucesor
Mario Monti, ex comisionado europeo y un político respetado, era considerado el principal candidato para guiar al país como jefe de un gobierno de transición, en un momento en que Italia está al borde de la crisis económica.
Berlusconi, de 75 años, fue recibido entre abucheos en el Palacio del Quirinale donde hizo efectiva su dimisión ante el presidente de la República, Giorgio Napolitano.
Protagonista de los últimos 17 años de la vida política de Italia, Berlusconi prometió renunciar a su cargo después de la adopción definitiva este mismo sábado de las medidas anticrisis tomadas bajo la presión de los mercados y cerrando así una era marcada por los escándalos.
Berlusconi había llegado en un convoy de automóviles oficiales al palacio presidencial, frente al cual se congregaba una muchedumbre que festejaba su salida al grito de "payaso", "payaso" y con pancartas que rezaban "Bye, bye, Berlusconi".
La era Berlusconi
El jefe de gobierno italiano Silvio Berlusconi, principal protagonista de los últimos 17 años de la vida política de Italia, renunció este sábado a su cargo después de que el Parlamento adoptó las medidas anticrisis tomadas bajo la presión de los mercados y cerrando así una era marcada por los escándalos.
Italia tuvo que acelerar el ritmo esta semana para aprobar el paquete de medidas exigidas por la Unión Europea (UE), ante el riesgo de que la crisis derribe al país, tercera economía de la Eurozona, con una deuda de 1,9 billones (120% del PIB).
Después de que el Senado aprobó la víspera las medidas, la Cámara de Diputados ratificó definitivamente este sábado el paquete de reformas.
La controversia
Con ese acto se puso fin a una de las épocas más controvertidas de la historia de Italia, recordada por los escándalos judiciales y sexuales, que minaron la imagen del país y desacreditaron a su clase gobernante.
Il Cavaliere será remplazado por un tecnócrata, el economista Mario Monti, de 68 años, un experto en asuntos europeos y por diez años comisario europeo, quien cuenta con el apoyo de casi todos los partidos políticos, entre ellos el Partido Democrático (PD, izquierda), así como de los industriales.
Según la prensa italiana, el multimillonario político, se lamenta de no haber sido consultado sobre su sucesor y exige garantías para el futuro de su imperio mediático, que se vería gravemente afectado por nuevas leyes que fijen límites a la publicidad.
Además, el controvertido movimiento populista Liga Norte, aliado clave de Berlusconi, adelantó que se opone a un gobierno que no sea elegido con el voto popular y anunció su total oposición.
Mercados inquietos
La aprobación de las medidas y la eventual designación de Monti para salvar a Italia del abismo fue bien recibida por los mercados bursátiles que reaccionaron positivamente el jueves y viernes tras el miércoles negro que amenazó a toda la Eurozona.
También las obligaciones de deuda italiana a diez años, que habían superado esta semana el insostenible nivel de 7%, se situaban por debajo del 6,5%, alejando la posibilidad de un necesario rescate.
Por su parte la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, elogió este sábado "el progreso significativo" político logrado por Italia, tal como ocurrió en Grecia, donde otro economista asumió el gobierno.
"Nosotros sólo deseamos la estabilidad y claridad política en Italia y Grecia", explicó la dirigente desde Japón.
"Conozco a Monti y lo respeto mucho. Es una persona con enormes calidades y con el que he tenido siempre un diálogo fructífero", anticipó Lagarde.
El optimismo de la comunidad internacional podría ensombrecerse cuando el nuevo gobierno tenga que aplicar el impopular plan, que reforma entre otros el sistema de jubilaciones, para reducir la colosal deuda pública.
©AFP
Commentarios